Los de­ta­lles del pri­mer edi­fi­cio de es­tu­dian­tes de San­tia­go

Li­vinn San­tia­go se lla­ma es­te nue­vo pro­yec­to traí­do de EE.UU. Tie­ne gim­na­sio, sa­lón de im­pre­sión y un espacio para jue­gos con Pla­ys­ta­tion.

La Hora - - País - Na­ta­lia Heus­ser H.

Al más pu­ro es­ti­lo de EE.UU., el pró­xi­mo 7 de mar­zo abri­rá sus puer­tas en San­tia­go cen­tro, en ca­lle Lord Co­chra­ne con Ta­ra­pa­cá, un edi­fi­cio que só­lo al­ber­ga­rá a es­tu­dian­tes.

Li­vinn San­tia­go es el nom­bre de es­ta mo­der­na cons­truc­ción de 11 pi­sos, que cuen­ta con 144 de­par­ta­men­tos in­di­vi­dua­les y com­par­ti­dos de 1, 2, y 3 ha­bi­ta­cio­nes. En es­te úl­ti­mo pue­den vi­vir has­ta cua­tro es­tu­dian­tes, ya que una de las pie­zas es do­ble.

El pri­mer pi­so es­ta­rá des­ti­na­do a los es­pa­cios co­mu­nes, co­mo gim­na­sio, sa­lón de yo­ga, un sa­lón de even­tos, uno de im­pre­sión, la­van­de­ría y una sala de re­crea­ción, don­de ha­brá Pla­ys­ta­tion y un te­le­vi­sor para ver los par­ti­dos de fútbol. En el pa­tio in­te­rior, en tan­to, es­ta­rá el quin­cho y una pis­ci­na; y en el te­cho se ubi­ca­rá una te­rra­za des­ti­na­da para el es­tu­dio.

Mu­chos pen­sa­rán que es­te se­rá el nue­vo epi­cen­tro del ca­rre­te ca­pi­ta­lino, pe­ro es­tán equi­vo­ca­dos. Aquí hay re­glas es­tric­tas que de­be­rán ser res­pe­ta­das por los re­si­den­tes o se­rán eli­mi­na­dos por con­vi­ven­cia. Por ejem­plo, no es­tá per­mi­ti­do to­mar al­cohol en los es­pa­cios co­mu­nes o lle­var in­vi­ta­dos sin re­gis­tro pre­vio.

Quie­nes pos­tu­len a es­tas vi­vien­das tie­nen la po­si­bi­li­dad de ele­gir a sus com­pa­ñe­ros a tra­vés de un Room­ma­te Mat­ching Soft­wa­re, he­rra­mien­ta con la que pue­den bus­car los pun­tos en co­mún con otros candidatos. Si al tiem­po no hay afi­ni­dad con los com­pa­ñe­ros, ac­tua­rá un staff preo­cu­pa­do de la me­dia­ción que po­drá reasig­nar a los es­tu­dian­tes en otras ha­bi­ta­cio­nes.

“Ya hay 33 es­tu­dian­tes que fir­ma­ron con no­so­tros. Por es­te año te­ne­mos con­tra­tos de mar­zo a ju­lio, de agos­to a di­ciem­bre, y de mar­zo a di­ciem­bre. Es­te es un concepto nue­vo y no que­re­mos ser tan in­fle­xi­bles. Una de las gran­des ven­ta­jas para los pa­dres es que los in­te­gran­tes de la co­mu­ni­dad es­tán con­tro­la­dos, ade­más ellos ten­drán lí­nea di­rec­ta con no­so­tros”, ex­pli­ca a La Ho­ra Eduar­do Re­go­ne­si, ge­ren­te de mar­ke­ting de Li­vinn San­tia­go.

Ca­da de­par­ta­men­to se en­cuen­tra to­tal­men­te equi­pa­dos, con te­le­vi­sor, mue­bles, ca­mas, re­fri­ge­ra­dor, mi­cro­on­das, in­ter­net y has­ta un ra­dia­dor para ca­len­tar las toa­llas en el ba­ño. Lo úni­co que no in­clu­ye es la ro­pa de ca­ma, los uten­si­lios de la co­ci­na y el aseo. “Los de­par­ta­men­tos tie­nen ter­mo­pa­ne­les, lo que los man­tie­ne ale­ja­dos del rui­do ex­te­rior”, pre­ci­sa Re­go­ne­si.

Es­ta co­mu­ni­dad fun­cio­na­rá si­mi­lar a un ho­tel. Ten­drá un en­car­ga­do del edi­fi­cio que se preo­cu­pa­rá de la vi­da es­tu­dian­til, tan­to de las nor­mas co­mo de los pa­seos co­lec­ti­vos. Ade­más ten­drá a su car­go el staff de vein­te per­so­nas des­ti­na­das a la se­gu­ri­dad y el aseo. Tam­bién se con­tem­pla una se­rie de re­cep­cio­nis­tas y en la en­tra­da del edi­fi­cio se ins­ta­la­rán tor­ni­que­tes que se­rán abier­tos con una tar­je­ta que po­see­rá ca­da jo­ven. Con es­ta mis­ma cre­den­cial se po­drán abrir las puer­tas de los de­par­ta­men­tos.

Pen­sa­do en es­tu­dian­tes de otras re­gio­nes y ex­tran­je­ros, el arrien­do men­sual in­clu­ye gas­tos co­mu­nes, cuen­tas de ser­vi­cios bá­si­cos, y arre­glos. Los pre­cios fluc­túan en­tre los $300 mil y los $750 mil.

“A Chi­le anual­men­te lle­gan 7 mil ex­tran­je­ros de in­ter­cam­bio y 19 mil se ins­ta­lan para es­tu­diar una ca­rre­ra com­ple­ta. Para ellos arren­dar es muy di­fí­cil por­que les pi­den una se­rie de pa­pe­les a los que no pue­den ac­ce­der. No­so­tros les aho­rra­mos esas preo­cu­pa­cio­nes”, se­ña­la Re­go­ne­si.

El edi­fi­cio es­tá a dos cua­dras del Me­tro Mo­ne­da, en­tre los ba­rrios uni­ver­si­ta­rios.

329 per­so­nas vi­vi­rán aquí. La ma­yo­ría de los ins­cri­tos son mu­je­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.