Cuan­do la se­gun­da op­ción se mar­có en otra ciu­dad: fac­to­res a con­si­de­rar

La Hora - - E. Especiales -

Si un es­tu­dian­te no es se­lec­cio­na­do en su pri­me­ra op­ción, pe­ro que­da en la se­gun­da, que im­pli­ca la mis­ma ca­rre­ra pe­ro en otra ciu­dad, es im­por­tan­te que con­ver­se es­te te­ma con su en­torno fa­mi­liar, se­gún afir­ma Bea­triz Ri­ve­ra, di­rec­to­ra de orien­ta­ción del Preuni­ver­si­ta­rio Pe­dro de Val­di­via. “Hay que ana­li­zar el te­ma eco­nó­mi­co. Ade­más el es­tu­dian­te de­be pre­gun­tar­se si es ca­paz de en­fren­tar es­te desafío”, di­ce. Tras­la­dar­se a otra ciu­dad im­pli­ca em­pe­zar una nue­va vi­da que ayu­da­rá a en­trar en la edad adul­ta con una ma­yor in­de­pen­den­cia. “Los es­tu­dian­tes de­ben bus­car un nue­vo lu­gar en el que pue­dan vi­vir y ha­cer­se car­go de to­do lo que es­to con­lle­va: des­de pa­gar cuen­tas, ha­cer las com­pras, etc. Si el es­tu­dian­te no se sien­te pre­pa­ra­do pa­ra ello tam­bién pue­de op­tar por una re­si­den­cia es­tu­dian­til, don­de esas preo­cu­pa­cio­nes les co­rres­pon­den a otros. Ir a otra a ciu­dad su­po­ne un cre­ci­mien­to pa­ra cual­quier per­so­na que has­ta en­ton­ces no ha­ya sa­li­do del en­torno más pró­xi­mo”, in­di­ca Ri­ve­ra. El prin­ci­pal in­con­ve­nien­te de ser es­tu­dian­te de uni­ver­si­dad en otra zo­na son los cos­tos y no cual­quier fa­mi­lia pue­de afron­tar­los. Más allá de lo eco­nó­mi­co tam­bién pue­den exis­tir pro­ble­mas emo­cio­na­les. Hay gen­te que lle­va bien los tras­la­dos y se adap­ta rá­pi­da­men­te a las nue­vas cir­cuns­tan­cias. Otros, en tan­to, ex­tra­ñan a sus fa­mi­lias y ami­gos. “Es­to pue­de lle­gar a re­sul­tar un au­tén­ti­co pro­ble­ma, por­que el des­arrai­go y la me­lan­co­lía pue­den no só­lo li­mi­tar la vi­da so­cial en la uni­ver­si­dad, sino que tam­bién pue­den ha­cer que el es­tu­dian­te no rin­da del mo­do ade­cua­do y ter­mi­ne de­ser­tan­do”, ase­gu­ra Ri­ve­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.