In­dus­tria y po­lí­ti­cas de sa­lud

La Hora - - País -

Cuan­do se ha­bla de cam­bios de die­ta pa­ra con­tro­lar la in­to­le­ran­cia a la lactosa sur­gen al­gu­nos pro­ble­mas co­mo el va­lor de los pro­duc­tos es­pe­cia­les o que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de sa­lud no con­si­de­ren es­ta con­di­ción ge­né­ti­ca lo­cal. La in­dus­tria de lác­teos en Chi­le ha ido, en los úl­ti­mos años, au­men­tan­do su ofer­ta de pro­duc­tos sin lactosa, pe­ro aún tie­ne va­lo­res más ele­va­dos que los nor­ma­les. Otro pro­ble­ma es que la lactosa no só­lo es­tá en los lác­teos, sino que tam­bién se usa co­mo adi­ti­vo. Es­to la ha­ce más di­fí­cil de de­tec­tar en las eti­que­tas, por lo que se re­quie­ren me­jo­res des­crip­cio­nes de los pro­duc­tos en los en­va­ses. Pe­ro no só­lo la in­dus­tria ali­men­ta­ria de­be adap­tar­se a es­tas con­di­cio­nes es­pe­cia­les de par­te de la po­bla­ción. Las po­lí­ti­cas pú­bli­cas tam­bién de­ben to­mar en cuen­ta la reali­dad epi­de­mio­ló­gi­ca ac­tual, opi­na el doc­tor Mi­quel. “A ve­ces hay una di­so­cia­ción en­tre al­gu­nas po­lí­ti­cas pú­bli­cas, in­clu­so in­di­ca­cio­nes mé­di­cas, y la reali­dad del país”, afir­ma el gas­tro­en­te­ró­lo­go. “Por ejem­plo, exis­te un pro­gra­ma gu­ber­na­men­tal pa­ra el in­cre­men­to del con­su­mo de lác­teos en la mu­jer adul­ta cuan­do se acer­ca a la me­no­pau­sia, pa­ra pre­ve­nir la os­teo­po­ro­sis, por­que la le­che tie­ne cal­cio de bue­na ca­li­dad. Pe­ro sa­be­mos que un ter­cio de esas mu­je­res va a to­le­rar mal la le­che. Y el Go­bierno en­tre­ga en los con­sul­to­rios le­che con lactosa o ali­men­tos ener­gi­zan­tes que tie­nen lác­teos”, ex­pli­ca. Bas­ta­ría en­ton­ces con que los con­sul­to­rios en­tre­gar par­te de esa le­che sin lactosa pa­ra evi­tar que mu­chos be­ne­fi­cia­rios su­frie­ran ma­les­ta­res, aña­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.