Pi­na­res, la jo­ya de Co­lón Orien­te que de­bu­tó por la Ro­ja con un gol

Su pa­pá y un ex com­pa­ñe­ro de cadetes en Co­lo Co­lo que hoy es su bar­be­ro re­ve­lan par­te de su his­to­ria de sa­cri­fi­cio. “Es­pe­ro ver­lo en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes”, di­ce su pa­dre Ra­fael.

La Hora - - Portada - Cris­tian Gon­zá­lez Farfán

“Ha­cer un gol en mi de­but con Chi­le es el sue­ño del pi­be”. Así re­su­mió Cé­sar Pi­na­res su pri­me­ra ex­pe­rien­cia con la ro­ja de la Se­lec­ción en la Chi­na Cup an­te Croa­cia. Con la ro­ja de Unión Es­pa­ño­la, sin em­bar­go, el vo­lan­te vie­ne cum­plien­do ha­ce ra­to des­ta­ca­das ac­tua­cio­nes, des­de que es­tu­vo al man­do de Fernando Ver­ga­ra.

Con un po­ten­te re­ma­te con la ca­ra ex­ter­na de su bo­tín iz­quier­do, Pi­na­res lo­gró abrir la cuen­ta en el triun­fo de Chi­le por pe­na­les (1-1 en los 90 mi­nu­tos), que le per­mi­tió avan­zar a la fi­nal del do­min­go an­te Is­lan­dia.

Aun­que for­ma­do en Co­lo Co­lo, el zur­do par­tió tem­pra­na­men­te de la tien­da al­ba tras su es­treno: si bien de­bu­tó en el his­tó­ri­co par­ti­do an­te Is­la de Pas­cua por la Co­pa Chi­le 2009, una ofer­ta del Chie­voVe­ro­na en ver­de lo lle­vó a Ita­lia al año si­guien­te. Des­de ahí, pa­só por el US Tries­ti­na Cal­cio, y lue­go re­gre­só a Chi­le pa­ra ju­gar por San Luis, Iqui­que y aho­ra el elen­co his- pano. En 2014, eso sí, tu­vo un breve pa­so por el Olym­pia­kos Vo­lou de Gre­cia.

Oriun­do de Co­lón Orien­te, un sec­tor po­pu­lar de Las Con­des, hi­zo sus pri­me­ras ar­mas en el Unión Co­lón de su ba­rrio, res­pal­da­do tan­to por su pa­dre Ra­fael co­mo por su madre Mar­got Ta­ma­yo.

Ayer, Ra­fael Pi­na­res tu­vo que se­guir el par­ti­do de la Ro­ja en ple­na fae­na a tra­vés de la trans­mi­sión on­li­ne de Me­ga y la ra­dio. “Soy ca­mio­ne­ro y me to­có tra­ba­jar tem­prano, así que ocu­pa­mos un apa­ra­to chi­co jun­to a mi peo­ne­ta pa­ra ver y es­cu­char el par­ti­do. Es un or­gu­llo, es un jo­ven con ham­bre de triun­fo”, di­ce a La Ho­ra.

Él re­cuer­da que su hi­jo Cé­sar des­ta­ca­ba en la ca­te­go­ría 91 de Co­lo Co­lo, don­de com­par­tió con Phi­llip Araos, Mir­ko Opa­zo, Yas­hir Pin­to y Ni­co­lás Mi­llán, en­tre otros. Con la fa­mi­lia de es­te úl­ti­mo, sin ir más le­jos, se tur­na­ban pa­ra ir a de­jar a los ju­ga­do­res al Es­ta­dio Mo­nu­men­tal. “Con la fa­mi­lia del Ni­co nos cam­biá­ba­mos de au­to y fui­mos pa­ra to­dos la­dos. Cé­sar vi­vió un tiem­po en la ca­sa al­ba. ¿Si le sir­vió lle­gar tan jo­ven a Ita­lia? Yo creo que sí, por­que lo­gró otro ro­ce, le hi­zo bien. Aho­ra es­pe­ro ver­lo en la Co­pa Con­fe­de­ra­cio­nes”, ase­gu­ra Ra­fael Pi­na­res.

En tan­to, Fa­bián Ar­ce (Bless Bar­bers­hop) se con­vir­tió en su bar­be­ro per­so­nal tras ser com­pa­ñe­ro de cadetes en el Ca­ci­que en­tre los 10 y 17 años. “Yo le cor­to el pe­lo cuan­do vie­ne a Cu­ra­ca­ví, don­de ten­go mi bar­be­ría, o cuan­do es­tá con­cen­tra­do en el ho­tel Die­go de Al­ma­gro. Yo des­pués me re­ti­ré por­que tu­ve le­sión en el to­bi­llo, pe­ro co­mo bar­be­ro en­con­tré otro don. Al prin­ci­pio fue chis­to­so, por­que él me de­cía: hueón, me de­ja­rás la ca­gada en el pe­lo, pe­ro él ya ha­bía vis­to mi tra­ba­jo por fo­tos en Iqui­que. Cuan­do lle­gó a Unión, me con­tac­tó de nue­vo. Él es muy hu­mil­de, sim­pá­ti­co, es­for­za­do y to­do le ha cos­ta­do, sin pi­tu­tos”.

Pi­na­res le de­di­có el gol a su ami­go Die­go Clerc, quien fue ase­si­na­do en 2015. Lle­va un ta­tua­je en su ho­nor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.