Cua­tro Bo­cas: pe­da­zos de cie­lo

¿Qué tan atrac­ti­vo pue­de ser un res­to­rán de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a las al­bón­di­gas? Bas­tan­te. Cua­tro Bo­cas se per­fi­la co­mo uno de los me­jo­res nue­vos lo­ca­les.

La Hora - - Tiempo Libre - Se­bas­tián Al­bur­quer­que

Las al­bón­di­gas no for­man par­te del re­per­to­rio gas­tro­nó­mi­co na­cio­nal. ¿Dón­de co­me­mos al­bón­di­gas? Qui­zás en al­gu­na ca­zue­la, y se­ría. Y es una lás­ti­ma. Cua­tro Bo­cas, un res­to­rán y bar ba­sa­do ex­clu­si­va­men­te en in­ter­pre­tar es­tas bo­las de car­ne, tie­ne mu­cho por mos­trar.

La so­la des­crip­ción de los pla­tos de­be­ría bas­tar pa­ra en­tu­sias­mar a cual­quie­ra: al­bón­di­gas de va­cuno y cer­do con pa­pas rús­ti­cas, sal­sa bar­ba­coa ca­se­ra bien car­ga­da ha­cia el to­ma­te, que­so ched­dar, pe­re­jil y to­cino cro­can­te ($7.500). Se pro­bó tam­bién, no sin es­fuer­zo (es­tos pla­tos es­tán pen­sa­dos pa­ra com­par­tir, pe­ro la glo­to­ne­ría siem­pre pue­de más), otro pla­to de al­bón­di­gas de prie­ta y nuez, re­bo­sa­das y fri­tas, con pa­pas rús­ti­cas, ce­bo­lla ca­ra­me­li­za­da y una re­duc­ción dul­ce y ca­si no pi­can­te de ají ($7.500 tam­bién).

Si us­ted, co­mo quien fir­ma, no ha­bía pen­sa­do nun­ca en las al­bón­di­gas co­mo un pla­ti­llo digno de sa­li­var, bueno, en Cua­tro Bo­cas se va a lle­var una sor­pre­sa.

Las “ori­gi­na­les”, de cer­do y va­cuno, es­ta­ban de­li­cio­sas. Se cor­ta­ban con el te­ne­dor, y la mez­cla con el to­cino (que no era pu­ra sal, co­mo sue­le su­ce­der), era muy ri­ca. La bar­ba­coa es­ta­ba jus­to arri­ba de las pa­pas, y tam­bién al fon­do del pla­to, pa­ra que de prin­ci­pio a fin tu­vie­ra su­fi­cien­te sal­sa. Gra­ta sor­pre­sa.

Pe­ro fue­ron las de prie­ta y nuez las que se ro­ba­ron la pe­lí­cu­la. Dul­ces, sua­ves y cru­jien­tes por fue­ra. La con­fi­tu­ra de ce­bo­lla acen­tua­ba los to­nos dul­ces y te­rro­sos de la prie­ta, y las nue­ces ce­rra­ban la ex­pe­rien­cia. Pue­de leer­se exa­ge­ra­do, pe­ro el me­jor ad­je­ti­vo pa­ra des­cri­bir­las es “ce­les­tia­les”. En se­rio.

Tam­bién tie­ne una en­tre­te­ni­da car­ta de tra­gos (san­gría con chanca­ca y hue­si­llos, por ejem­plo). Pe­ro son las al­bón­di­gas las que po­nen a Cua­tro Bo­cas co­mo un lu­gar de pe­re­gri­na­ción en el nue­vo ma­pa go­lo­so de San­tia­go. Ade­más, hay de po­llo, sal­món y ve­ge­ta­ria­nas.

● Cua­tro Bo­cas Ma­nuel Montt, 983, Pro­vi­den­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.