CÓ­MO RE­SOL­VER LAS PE­LEAS EN LA OFI­CI­NA POR EL AI­RE ACON­DI­CIO­NA­DO

Sub­se­cre­ta­ría del Tra­ba­jo re­co­mien­da que si no hay acuer­do en­tre fun­cio­na­rios se in­clu­ya al sin­di­ca­to o co­mi­té pa­ri­ta­rio en la dis­cu­sión. La tem­pe­ra­tu­ra re­co­men­da­da en ve­rano es 24°.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba V.

La ola de ca­lor que azo­ta a la ca­pi­tal du­ran­te es­tos días ha dis­pa­ra­do el uso de los sis­te­mas de ai­re acon­di­cio­na­do en los am­bien­tes la­bo­ra­les y con es­to al­gu­nas con­tro­ver­sias que pue­den vol­ver­se muy mo­les­tas.

Y en es­te pun­to nun­ca hay con­sen­so. Por más ca­lor o frío que in­di­quen los me­di­do­res ob­je­ti­vos, la sen­sa­ción tér­mi­ca no obe­de­ce ne­ce­sa­ria­men­te a es­tos pa­rá­me­tros y la ma­yo­ría de las ve­ces se pro­du­cen di­sen­sos que ter­mi­nan con la im­po­si­ción de la ma­yo­ría. Así es co­mo las mi­no­rías se ter­mi­nan acos­tum­bran­do al frío o al ca­lor.

Pe­ro, ¿has­ta qué pun­to se pue­de so­por­tar es­to? Pa­ra el sub­se­cre­ta­rio de Tra­ba­jo, Fran­cis­co Ja­vier Díaz, el pro­ble­ma pue­de ser abor­da­do en dos fa­ses. “En pri­mer lu­gar, las nor­mas y re­gla­men­tos so­bre sa­lud y se­gu­ri­dad en el tra­ba­jo. Cual­quier ele­men­to de ven­ti­la­ción o cli­ma­ti­za­ción de­be cum­plir con la re­gla­men­ta­ción, de ma­ne­ra de ge­ne­rar un am­bien­te de tra­ba­jo que sea sa­lu­da­ble”, ex­pli­ca.

Díaz se re­fie­re al ar­tícu­lo 32° del De­cre­to 594 del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, se­gún el cual “to­do lu­gar de tra­ba­jo de­be­rá man­te­ner, por me­dios na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les, una ven­ti­la­ción que con­tri­bu­ya a pro­por­cio­nar con­di­cio­nes am­bien­ta­les con­for­ta­bles y que no cau­sen mo­les­tias o per­ju­di­quen la sa­lud del tra­ba­ja­dor”.

Si no se lle­ga a un acuer­do in­terno con la men­ción de es­ta re­gla, el sub­se­cre­ta­rio re­co­mien­da “que se converse con el sin­di­ca­to y sea és­te quien re­suel­va una so­lu­ción con la em­pre­sa. En el ca­so de que no exis­ta sin­di­ca­to, es per­ti­nen­te acu­dir al co­mi­té pa­ri­ta­rio pa­ra ha­cer va­ler los de­re­chos de los tra­ba­ja­do­res”.

Se­gún ex­pli­ca el mé­di­co bron- co­pul­mo­nar de la Red de Sa­lud UC Ch­ris­tus, Pa­blo Brock­mann, pa­ra al­gu­nas per­so­nas el pro­ble­ma no es me­nor.

“El ai­re acon­di­cio­na­do pue­de pro­du­cir una al­te­ra­ción de una es­pe­cie de pe­li­tos que te­ne­mos en nues­tro apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, los fi­lios res­pi­ra­to­rios, que al re­se­car­se pue­den de­pri­mir la re­sis­ten­cia in­mu­no­ló­gi­ca y vol­ver al cuer­po más afec­to a en­fer­me­da­des. Se pue­den exa­cer­bar las aler­gias y las si­nu­si­tis”, ex­pli­ca.

El doc­tor re­co­mien­da evi­tar ubi­car­se jus­to de­ba­jo del cho­rro de un ai­re acon­di­cio­na­do, res­pi­rar siem­pre por la na­riz, man­te­ner­se siem­pre sa­lien­do a to­mar ai­re de afue­ra y con cier­ta ven­ti­la­ción na­tu­ral. Brock­mann, ade­más, ad­vier­te que la ma­la man­ten­ción de es­tos equi­pos pue­de fa­ci­li­tar el alo­ja­mien­to de bac­te­rias co­mo las de la si­nu­si­tis y la neu­mo­nía.

En es­te sen­ti­do, Rodrigo Pai­lla­queo, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de San­tia­go, sos­tie­ne que “lo prin­ci­pal es el cam­bio de fil­tros. Es en los fil­tros don­de se ge­ne­ra la ma­yor can­ti­dad de bac­te­rias, las que en­tre otras co­sas pro­du­cen mal olor y en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias. Un cam­bio pro­gra­ma­do se­gún lo in­di­que el fa­bri­can­te per­mi­te en­tre otras co­sas man­te­ner tam­bién la efi­cien­cia del equi­po, ya que si el fil­tro se sa­tu­ra es me­nos la can­ti­dad de ai­re que atra­vie­sa por él y por en­de me­nos efi­cien­cia en la cli­ma­ti­za­ción del re­cin­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.