Ex es­pía que re­ve­ló vi­deo de Trump te­me por su vi­da

El ex miem­bro del MI6 de Reino Uni­do ha­bría hui­do con su fa­mi­lia por mie­do a re­pre­sa­lias por par­te de los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos.

La Hora - - Mundo - Ce­ci­lia Ri­ve­ra H.

Con pa­ra­de­ro des­co­no­ci­do e inubi­ca­ble se en­cuen­tra Ch­ris­top­her Stee­le (52), el ex es­pía bri­tá­ni­co del MI6 (ser­vi­cio se­cre­to del Reino Uni­do) se­ña­la­do co­mo el au­tor del po­lé­mi­co in­for­me so­bre las su­pues­tas co­ne­xio­nes del go­bierno ruso y el pre­si­den­te elec­to de Estados Unidos, Do­nald Trump.

Se­gún in­for­mó el dia­rio Daily Te­le­graph, Stee­le, que di­ri­ge una em­pre­sa pri­va­da de in­ves­ti­ga­ción, de­jó su ca­sa en Su­rrey, a unos 55 ki­ló­me­tros de Lon­dres, por mie­do a re­pre­sa­lias de los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos, tras re­ve­lar las pre­sio­nes que ejer­ce­ría el Krem­lin so­bre Trump.

Mike Hop­per, un ve­cino de Stee­le, in­di­có que el ex es­pía se fue con su es­po­sa y los cua­tro hi­jos de la pa­re­ja sin es­pe­ci­fi­car o dar re­fe­ren­cias de a dón­de, mien­tras le en­car­gó el cui­da­do de sus ga­tos.

El in­for­me ela­bo­ra­do su­pues­ta­men­te por Stee­le ha­bría si­do en­car­ga­do por Jeb Bush, ex pre­can­di­da­to re­pu­bli­cano, hi­jo y her­mano de ex pre­si­den­tes cuan­do co­men­za­ron las pri­ma­rias re­pu­bli­ca­nas. Se des­co­no­ce có­mo lle­gó el in­for­me a las agencias de in­te­li­gen­cia de Estados Unidos, mien­tras in­ves­ti­ga­ban los ci­be­ra­ta­ques ru­sos du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial.

El dos­sier re­ve­la, en­tre otras co­sas, que los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos tie­nen un vi­deo en el que Trump par­ti­ci­pa en “ac­ti­vi­da­des se­xua­les per­ver­sas”, gra­ba­do clan­des­ti­na­men­te du­ran­te un via­je a Mos­cú en 2013. Di­cho ma­te­rial se­ría usa­do por el Krem­lin pa­ra ma­ni­pu­lar y chan­ta­jear a Trump a cam­bio de fa­vo­res.

El epi­so­dio re­cuer­da la tác­ti­ca del “in­for­me com­pro­me­te­dor”

en ruso) usa­do por los ser­vi­cios se­cre­tos ru­sos du- ran­te la épo­ca so­vié­ti­ca y que al pa­re­cer aún se practica: usar mu­je­res pa­ra se­du­cir a em­pre­sa­rios, po­lí­ti­cos o al­tos fun­cio­na­rios pa­ra lue­go gra­bar­los y chan­ta­jear­los.

Has­ta aho­ra, los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia es­ta­dou­ni­den­ses no han con­clui­do si la in­for­ma­ción del in­for­me de Stee­le es ve­rí­di­ca.

En tan­to, la ten­sión que ha ge­ne­ra­do el ca­so ha sal­pi­ca­do al go­bierno bri­tá­ni­co, des­de don­de des­car­ta­ron la par­ti­ci­pa­ción de agen­tes ac­ti­vos en la ela­bo­ra­ción del in­for­me. Sin em­bar­go, la em­ba­ja­da ru­sa en Lon­dres ase­gu­ró ayer en su cuen­ta de Twitter que “no hay ex agen­tes en el MI6” y que el in­for­me que Stee­le ela­bo­ró iba con­tra Ru­sia y Trump.

La ca­sa de Stee­le es­tá de­socu­pa­da y es cus­to­dia­da por la po­li­cía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.