¿EN QUÉ MO­MEN­TO LOS CHI­LE­NOS NOS VOL­VI­MOS TAN ANI­MA­LIS­TAS?

El ma­si­vo re­cha­zo que ge­ne­ró la re­cien­te agre­sión al pe­rro Cho­li­to da cuen­ta de es­te cam­bio so­cial. Ha­ce un año se for­mó una ban­ca­da par­la­men­ta­ria de de­fen­sa ani­mal.

La Hora - - Portada - Em­ma An­tón Cer­da

Des­de el año 2003, cuan­do Patricia Co­cas fun­dó la or­ga­ni­za­ción Proa­ni­mal Chi­le, la so­cie­dad chi­le­na “ha ex­pe­ri­men­ta­do un cam­bio enor­me”, ase­gu­ra la ac­ti­vis­ta.

“Cuan­do par­ti­mos no ha­bía nin­gu­na nor­ma ni ley de pro­tec­ción ani­mal, y to­do es­te asun­to no era un te­ma en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es más, era irri­so­rio que te­mas re­la­cio­na­dos a los ani­ma­les fue­ran no­ti­cia”, ex­pli­ca Co­cas.

En los úl­ti­mos años cla­ra­men­te en el país ha ha­bi­do un cam­bio de men­ta­li­dad, en don­de pe­rros y ga­tos -y en me­nor me­di­da, otros ani­ma­les-, es­tán sien­do con­si­de­ra­dos co­mo se­res ca­pa­ces de sen­tir do­lor, tan­to fí­si­co co­mo emo­cio­nal, lo que obli­ga a las per­so­nas a ve­lar por su bie­nes­tar.

Es así co­mo el ca­so de Cho­li­to, el pe­rro que fue bru­tal­men­te apa­lea­do ha­ce una se­ma­na en Re­co­le­ta, cau­só una gran in­dig­na­ción en­tre los chi­le­nos (ver re­cua­dro). Es­to pro­vo­có que or­ga­ni­za­cio­nes co­mo Proa­ni­mal Chi­le pre­sen­ta­ran una que­re­lla cri­mi­nal con­tra los res­pon­sa­bles.

“Al fi­nal fue la mis­ma so­cie­dad la que pi­dió avan­ce en es­te te­ma. Uno pue­de ver que la cla­se po­lí­ti­ca, que an­tes nos ce­rra­ba la puer­ta en la ca­ra, sal­vo algunas ex­cep­cio­nes, hoy en día nos lla­man pa­ra pre­gun­tar­nos por pro­yec­tos de ley. Es un am­bien­te to­tal­men­te dis­tin­to a có­mo se ha­cen las po­lí­ti­cas pú­bli­cas”, re­la­ta Co­cas.

CON­GRE­SO

La abo­ga­da Ca­ro­li­na Lei­va se desem­pe­ña co­mo coor­di­na­do­ra del co­mi­té téc­ni­co de Par­la­men­ta­rios por la Dig­ni­dad Ani­mal (Par­da), una ban- ca­da de la Cá­ma­ra Ba­ja que na­ció des­de la so­cie­dad ci­vil con el apo­yo de la Fun­da­ción Franz We­ber, or­ga­ni­za­ción sui­za pre­sen­te en gran par­te del mun­do que pro­mue­ve cam­pa­ñas en de­fen­sa de ani­ma­les y la na­tu­ra­le­za. “A tra­vés del di­rec­tor sur de Eu­ro­pa y Amé­ri­ca La­ti­na de la fun­da­ción, Leo­nar­do An­sel­mi, se pro­pu­so la idea de crear es­ta ban­ca­da aquí en Chi­le, que es muy si­mi­lar a las que ya fun­cio­nan en Es­pa­ña y en Co­lom­bia”, de­ta­lla Lei­va. Des­de el año 2015, la ban­ca­da ani­ma­lis­ta de dipu­tados fun­cio­na con in­te­gran­tes de to­do el es­pec­tro po­lí­ti­co, con el úni­co fin de ase­gu­rar dig­ni­dad y bie­nes­tar ani­mal en Chi­le. Ac­tual­men­te, nue­ve par­la­men­ta­rios for­man par­te de Par­da.

Uno de ellos es Vla­do Mi­ro­se­vic, quien ocu­pa el car­go de coor­di­na­dor ge­ne­ral dentro de la ban­ca­da. Mi­ro­se­vic ad­mi­tió que una de las mo­ti­va­cio­nes de ge­ne­rar la ins­tan­cia era que en el Con­gre­so no ha­bía una de­fen­sa sis­te­má­ti­ca de los de­re­chos ani­ma­les.

“Por eso or­ga­ni­za­mos un gru­po con el que pu­dié­ra­mos te­ner co­sas en co­mún y dar la pe­lea. He­mos pre­sen­ta­do va­rias ini­cia­ti­vas ya: lo­gra­mos que se apro­ba­ra en la Cá­ma­ra de Dipu­tados la ley de prohi­bi­ción de ani­ma­les en cir­cos y aho­ra es­tá sien­do dis­cu­ti­da en el Se­na­do; otro de los pro­yec­tos es ha­cer efec­ti­vas las san­cio­nes con­tra el mal­tra­to ani­mal, pe­ro esa la­men­ta­ble­men­te aún no es tra­mi­ta­da en el Con­gre­so”, ex­pli­ca.

Jun­to a Ma­ya Fer­nán­dez, otra in­te­gran­te de Par­da, Mi­ro­se­vic se reunió con el ministro de la Seg­pres, Ni­co­lás Ey­za­gui­rre, pa­ra so­li­ci­tar que el Go­bierno agi­li­ce la tra­mi­ta­ción de la ley de te­nen­cia res­pon­sa­ble de mas­co­tas. Di­cho pro­yec­to fue in­gre­sa­do el 2009, en­con­trán­do­se aún es­tan­ca­do.

“Creo que la gen­te jo­ven ha ayu­da­do mu­cho a te­ner una mi­ra­da dis­tin­ta so­bre el te­ma ani­mal”. Vla­do Mi­ro­se­vic, dipu­tado in­te­gran­te de Par­da.

CAU­SAS

El es­cri­tor Ra­fael Gu­mu­cio ha­ce tres años se vio en­vuel­to en una vio­len­ta po­lé­mi­ca. Lue­go del in­cen­dio que arra­só al­gu­nos ce­rros de Val­pa­raí­so, Gu­mu­cio ase­gu­ró a tra­vés de su cuen­ta de Twitter que las per­so­nas que ayu­da­ban a los ani­ma­les se guia­ban por mo­da, sin de­te­ner­se a pen­sar en los mi­les de chi­le­nos afec­ta­dos.

El re­pu­dio con­tra el es­cri­tor fue ge­ne­ral, vién­do­se obli­ga­do a ce­rrar su cuen­ta por las nu­me­ro­sas ame­na­zas que re­ci­bió. Res­pec­to al sen­ti­mien­to que des­pier­tan los ani­ma­les en las per­so­nas, el au­tor de Me­mo­rias Pre­ma­tu­ras cree que hay cier­ta iden­ti­fi­ca­ción con ellos.

“Hay una au­tén­ti­ca pa­sión por los ani­ma­les, so­bre to­do por los pe­rros. Yo creo que tie­ne que ver con que hay una iden­ti­fi­ca­ción con el aban­dono, de sen­tir­se hua­cho. Sien­to que hay cier­to es­pe­jo del chi­leno hua­cho con el quil­tro aban­do­na­do”, di­ce Gu­mu­cio. Vie­ne de

El co­lum­nis­ta ase­gu­ra que el tra­to digno con los ani­ma­les es una cau­sa jus­ta, pe­ro cri­ti­ca que “los chi­le­nos no es­ta­mos tan bien co­mo pa­ra preo­cu­par­nos pri­me­ro de los ani­ma­les. ¿Qué pa­sa con las cár­ce­les en Chi­le y con el Se­na­me? Me pa­re­ce muy bien que na­die aguan­te que se tra­te así a un pe­rro, pe­ro tam­bién me pa­re­ce más preo­cu­pan­te que ha­ce una se­ma­na a un gay lo gol­peen de ma­ne­ra cruel y no ten­ga el mis­mo im­pac­to”.

Pa­ra la abo­ga­da de Par­da, la ma­si­fi­ca­ción de la in­for­ma­ción a tra­vés de las re­des so­cia­les ha

“Era irri­so­rio que te­mas re­la­cio­na­dos a los ani­ma­les fue­ran no­ti­cia”. Patricia Co­cas, fun­da­do­ra Proa­ni­mal Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.