Por qué en Ru­sia la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar ya no se­rá de­li­to

La Cá­ma­ra apro­bó un pro­yec­to de los ul­tra­con­ser­va­do­res que cuen­ta con el res­pal­do de la Igle­sia Or­to­do­xa.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

La cul­tu­ra familiar ru­sa. Esa es la ra­zón que es­gri­me la se­na­do­ra ul­tra­con­ser­va­do­ra ru­sa Ele­na Mi­zu­li­na pa­ra pro­po­ner que se re­duz­can las san­cio­nes pa­ra quie­nes co­me­ten vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar.

Mi­zu­li­na (fo­to), una abo­ga­da de 62 años que pre­si­de la Co­mi­sión de Asun­tos de la Fa­mi­lia y la Mu­jer de la Du­ma (Par­la­men­to ru­so), ar­gu­men­ta que “en la cul­tu­ra familiar ru­sa las re­la­cio­nes pa­dre-hi­jo se cons­tru­yen en torno al po­der de la au­to­ri­dad del pa­dre. Y las le­yes de­ben apo­yar esa tra­di­ción familiar”.

Con esa idea, la se­na­do­ra pre­sen­tó un pro­yec­to pa­ra re­for­mar el Có­di­go Pe­nal que, con­tra­rio a lo que se po­dría pen­sar, ha si­do bien re­ci­bi­do por am­plios sec­to­res. Tan­to que en la Cá­ma­ra fue apro­ba­do por 368 vo­tos a fa­vor, uno en con­tra y una abs­ten­ción, en pri­mer trá­mi­te.

Ac­tual­men­te, la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar pue­de ser pe­na­li­za­da has­ta con dos años de pri­sión, de­bi­do a que es con­si­de­ra­da un de­li­to pe­nal.

La ini­cia­ti­va de Mi­zu­li­na propone que sea con­si­de­ra­da so­lo co­mo un de­li­to ci­vil, siem­pre que la vio­len­cia sea una vez al año, y que las san­cio­nes sean, co­mo má­xi­mo, una mul­ta de 43.500 ru­blos (unos $350.000), me­nos de 15 días de arres­to o tra­ba­jos co­mu­ni­ta­rios.

“No que­re­mos que va­ya gen­te a pri­sión por dos años y se le pon­ga la eti­que­ta de cri­mi­nal por el res­to de su vi­da por un bo­fe­tón”, ha di­cho Mi­zu­li­na.

Se­gún las es­ta­dís­ti­cas del go­bierno ru­so, 36.000 mu­je­res son agre­di­das por sus pa­re­jas ca­da año y 26.000 ni­ños su­fren vio­len­cia por par­te de sus pa­dres.

Se­gún gru­pos de de­fen­sa de los de­re­chos hu­ma­nos, en Ru­sia 14.000 mu­je­res mue­ren ca­da año a ma­nos de sus pa­re­jas.

RE­TRO­CE­SO

Ha­ce me­nos de un año el Pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, fir­mó una re­for­ma que es­ta­ble­ce pe­nas de has­ta dos años de cár­cel pa­ra quie­nes gol­peen a su es­po­sa o sus hi­jos. En la re­for­ma, ade­más, se in­clu­yen en­tre las po- si­bles víc­ti­mas de vio­len­cia do­més­ti­ca a los “alle­ga­dos”, es de­cir, her­ma­nos y otros pa­rien­tes.

Si se aprue­ba el pro­yec­to de Mi­zu­li­na, al que le fal­ta so­la­men­te una vo­ta­ción en la Du­ma, lo an­te­rior se­rá le­tra muer­ta.

La Igle­sia or­to­do­xa ru­sa apo­ya la ini­cia­ti­va y cree que es dis­cul­pa­ble “el castigo cor­po­ral” si es “ra­zo­na­ble y se ha­ce con amor” por­que “es un de­re­cho esen­cial da­do por Dios a los pa­dres”.

La se­na­do­ra Mi­zu­li­na es co­no­ci­da por sus pro­yec­tos con­tro­ver­ti­dos. En 2013 lo­gró la apro­ba­ción de la ley “an­ti pro­pa­gan­da gay”, que prohi­be los com­por­ta­mien­tos ho­mo­se­xua­les en las ca­lles ru­sas y en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.