CÓ­MO ELI­GEN LOS CHI­LE­NOS LOS NOM­BRES DE SUS HI­JOS

Glo­ba­li­za­ción, as­pi­ra­ción so­cial y ma­ni­fes­ta­cio­nes cul­tu­ra­les ins­pi­ran a los pa­dres. Es­pe­cia­lis­tas pre­vén pron­ta lle­ga­da de nom­bres asiáticos.

La Hora - - Portada - I. La­van­de­ros y M.E. Du­rán

Por quin­to año con­se­cu­ti­vo, So­fía y Agus­tín li­de­ra­ron en 2016 la lis­ta de nom­bres más ele­gi­dos por los chi­le­nos pa­ra re­gis­trar a sus hi­jos, se­gún da­tos en­tre­ga­dos ayer por el Ser­vi­cio de Re­gis­tro Ci­vil e Iden­ti­fi­ca­ción.

El se­gun­do lu­gar en­tre los nom­bres femeninos pre­fe­ri­dos el año pa­sa­do por los pro­ge­ni­to­res chi­le­nos lo ocu­pó Isi­do­ra (ter­cer pues­to en 2015), mien­tras que el ter­ce­ro lo tie­ne Emi­lia (se­gun­do el año an­te­rior). En hom­bres, Ma­teo ocu­pó el se­gun­do pues­to (cuar­to en 2015), se­gui­do por Ben­ja­mín, que has­ta 2011 fue el más usa­do.

De acuer­do al si­có­lo­go Giorgio Agos­ti­ni, el nom­bre es el “prin­ci­pal in­di­ca­dor de iden­ti­dad de las per­so­nas”. “Tú te iden­ti­fi­cas con el nom­bre que te fue da­do y él te acom­pa­ña­rá to­da la vi­da”, di­ce.

La iden­ti­dad es uno de los de­re­chos fun­da­men­ta­les del ser hu­mano y, se­gún re­cal­ca el pro­pio Re­gis­tro Ci­vil, “el nom­bre es uno de los atri­bu­tos de la per­so­na­li­dad que sir­ve pa­ra in­di­vi­dua­li­zar a las per­so­nas co­mo se­res úni­cos e irre­pe­ti­bles”.

El lin­güis­ta de la Uni­ver­si­dad de Chi­le Da­río Ro­jas ex­pli­ca que “el po­ner­le nom­bre a al­go es un ejer­ci­cio de po­der y de li­ber­tad in­di­vi­dual”. “Hoy los pa­dres tie­nen ab­so­lu­ta li­ber­tad de po­ner­le el nom­bre que quie­ran a los hi­jos, den­tro de los már­ge­nes que es­ta­ble­ce la nor­ma­ti­va”, apun­ta.

IN­FLUEN­CIA

Ro­jas agre­ga que en la elec­ción de los nom­bres pa­ra los hi­jos in­flu­yen ele­men­tos de per­te­nen­cia e in­clu­so as­pi­ra­cio­na­les. “Cuan­do las per­so­nas les po­nen nom­bres a sus hi­jos, es­tos nom­bres es­tán aso­cia­dos a con­no­ta­cio­nes de per­te­nen­cia a cier­tos gru­pos so­cia­les”, ase­gu­ra.

“Mu­chas ve­ces la gen­te de cla­se al­ta va res­ca­tan­do nom­bres an­ti­guos, de las bi­sa­bue­las, co­mo Do­min­ga, y cuan­do eso pa­sa a los gru­pos me­dios, so­bre to­do a los que son de cla­se me­dia as­pi­ra­cio­nal, em­pie­zan a nom­brar a sus hi­jos así”, di­ce Ro­jas. “En oca­sio­nes, po­ner­le a un ni­ño un nom­bre iden­ti­fi­ca­do con la cla­se al­ta ha­ce pen­sar a los pa­dres que su hi­jo va a te­ner una me­jor re­cep­ción en círcu­los su­pe­rio­res al pro­pio”, ex­pli­ca.

Coin­ci­de en es­to Agos­ti­ni y aña­de que en oca­sio­nes “se po­nen de mo­da nom­bres que son vis­tos co­mo de ‘ma­yor ni­vel’, por lo que hay una ten­den­cia ge­ne­ral a usar­los”. Pe­ro el si­có­lo­go ase­gu­ra que hay otros fe­nó­me­nos

que tam­bién in­flu­yen en la elec­ción. “En tiem­pos de glo­ba­li­za­ción se dio una gran ten­den­cia a ele­gir nom­bres ex­tran­je­ros, por ejem­plo, en in­glés. Eso ha ido pa­san­do y aho­ra un gru­po im­por­tan­te in­ten­ta re­be­lar­se an­te eso, eli­gien­do nom­bres más tra­di­cio­na­les”, afir­ma.

Tam­bién, a su jui­cio, el aban­dono de los nom­bres en in­glés pue­de ser vis­to co­mo una es­pe­cie de “crí­ti­ca so­cio-po­lí­ti­ca que hay en cier­tos gru­pos, por ejem­plo, al ca­pi­ta­lis­mo”. Y ade­lan­ta que “vie­ne aho­ra to­do lo que es chino, ja­po­nés y co­reano, en las per­so­nas más jó­ve­nes, que se iden­ti­fi­can con cier­tos as­pec­tos de esas cul­tu­ras”.

ÍCONOS

Agos­ti­ni aña­de co­mo un ter­cer fac­tor los fe­nó­me­nos cul­tu­ra­les. “In­flu­yen mu­cho en al­gu­nos sec­to­res te­mas co­mo las te­le­se­ries y las pe­lí­cu­las”, di­ce el aca­dé­mi­co. Es­to se vio re­fle­ja­do en 2016, se­gún los da­tos del Re­gis­tro Ci­vil, con la elec­ción de al­gu­nos nom­bres li­ga­dos al fe­nó­meno cinematográfico de Star Wars: se ins­cri­bie­ron 4 “Lu­ke”, un “Han” y 3 “Leia”. El fút­bol tam­bién atra­jo la aten­ción de mu­chos pro­ge­ni­to­res que qui­sie­ron fes­te­jar los éxi­tos de la se­lec­ción chi­le­na nom­bran­do a sus hi­jos Ale­xis (241), Ar­tu­ro (205), Gary (16) e in­clu­so uno nom­bró a su vás­ta­go “Vidal”. Con res­pec­to a es­tos nom­bres “exó­ti­cos”, Agos­ti­ni des­ta­ca que siem­pre los hay, pe­ro re­cuer­da que los pa­dres de­ben pen­sar en sus hi­jos. “Hay pa­dres que son me­dio mal­da­do­sos (…) al­gu­nas ve­ces es­to pue­de res­pon­der a al­gún con­flic­to de per­so­na­li­dad”, ad­vier­te.

“En tiem­pos de glo­ba­li­za­ción se dio una ten­den­cia a ele­gir nom­bres ex­tran­je­ros (...), eso ha ido pa­san­do y aho­ra un gru­po in­ten­ta re­be­lar­se a eso”. Giorgio Agos­ti­ni, si­có­lo­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.