RE­FOR­MA LA­BO­RAL: ¿ES PO­SI­BLE TE­NER FI­NES DE SE­MA­NA DE TRES DÍAS?

A par­tir de abril los sin­di­ca­tos po­drán acor­dar con las em­pre­sas mo­di­fi­ca­cio­nes en la dis­tri­bu­ción de las 45 ho­ras se­ma­na­les de tra­ba­jo, lo que per­mi­ti­ría li­be­rar los vier­nes.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba V.

Ca­si to­dos pen­sa­mos al­gu­na vez, en­tre bos­te­zo y bos­te­zo, que era ne­ce­sa­rio agre­gar­le un día al fin de se­ma­na pa­ra des­can­sar. Es­te de­seo, ca­si siem­pre re­pri­mi­do por in­fan­til o irreal, po­dría aho­ra trans­for­mar­se en una reali­dad pa­ra mu­chos tra­ba­ja­do­res del país.

Es­to por­que des­de el pri­me­ro de abril en­tra en vi­gen­cia la ley 20.940 que mo­der­ni­za las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, más co­no­ci­da co­mo re­for­ma la­bo­ral, con un ar­ti­cu­la­do que en­tre­ga la po­si­bi­li­dad de lle­gar a un co­mún acuer­do en­tre sin­di­ca­tos y em­plea­do­res pa­ra dis­tri­buir la jor­na­da la­bo­ral en cua­tro días se­ma­na­les.

El ar­tícu­lo que lo per­mi­te es el 375, que se re­fie­re a “la dis­tri­bu­ción de las jor­na­das de tra­ba­jo”. En él se se­ña­la que “las par­tes po­drán acor­dar que la jor­na­da or­di­na­ria se­ma­nal de tra­ba­jo se dis­tri­bu­ya en cua­tro días”.

Es­to, sin em­bar­go, no quie­re de­cir que se tra­ba­ja­rá me­nos, ya que lo que se de­be­rá ha­cer se­rá dis­tri­buir las mis­mas ho­ras se­ma­na­les en me­nos días. Al res­pec­to, la nor­ma­ti­va se­ña­la que “la jor­na­da no po­drá ex­ce­der de do­ce ho­ras dia­rias de tra­ba­jo efec­ti­vo, in­clui­das la jor­na­da or­di­na­ria, ex­tra­or­di­na­ria y los des­can­sos”.

De es­ta for­ma, se­gún ex­pli­ca el di­rec­tor del Tra­ba­jo, Chris­tian Me­lis, “con la nue­va mo­da­li­dad po­drías te­ner cua­tro días de tra­ba­jo en los que, co­mo má­xi­mo, se po­dría lle­gar a las do­ce ho­ras dia- rias. Eso su­po­ne que po­drías tra­ba­jar tres días a do­ce y el cuar­to a nue­ve, o los cua­tro días a on­ce ho­ras y cuar­to”.

La mo­da­li­dad la de­be­rán acor­dar las par­tes, con el re­qui­si­to de que es­té cons­ti­tui­do un sin­di­ca­to y és­te re­pre­sen­te por lo me­nos a un 30% del per­so­nal con­tra­ta­do. “Los ob­je­ti­vos son que los tra­ba­ja­do­res pue­dan dis­po­ner de una ma­yor can­ti­dad de días de des­can­so en la se­ma­na y las em­pre­sas pue­dan or­de­nar de me­jor ma­ne­ra sus tur­nos y co­ber­tu­ras, pa­ra así au­men­tar su pro­duc­ti­vi­dad”, ex­pli­ca Me­lis.

La me­di­da es vis­ta aún con es­cep­ti­cis­mo des­de la Cen­tral Uni­ta­ria de Tra­ba­ja­do­res, don­de su se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Nol­ber­to Díaz, ase­gu­ra que les hu­bie­se gus­ta­do “dis­cu­tir la re­duc­ción de la jor­na­da la­bo­ral, an­tes que la re­dis­tri­bu­ción de és­ta. Ba­jar a cua­ren­ta ho­ras es lo que a mí me pa­re­ce­ría sa­lu­da­ble. Aho­ra bien, si los sin­di­ca­tos es­tán de acuer­do en al­gu­nos lu­ga­res y los tra­ba­ja­do­res es­tán dis­pues­tos a es­te cam­bio, pa­ra no­so­tros se­rá bien­ve­ni­do”.

Des­de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo ex­pli­can que es­ta mo­di­fi­ca­ción no es­tá pen­sa­da pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res, sino pa­ra aque­llos que es­tén dis­pues­tos a asu­mir una so­bre­car­ga pa­ra te­ner más días li­bres. Se pue­de dar tam­bién el ca­so de que la mo­di­fi­ca­ción re­cor­te el pre­su­pues­to de tra­ba­ja­do­res que con­tem­plan el pa­go de ho­ras ex­tra en sus re­mu­ne­ra­cio­nes men­sua­les.

“Por eso es im­por­tan­te que los tra­ba­ja­do­res es­tén sin­di­ca­li­za­dos y se ase­gu­ren de que sus or­ga­ni­za­cio­nes sean re­pre­sen­ta­ti­vas. La idea es que ca­da reali­dad pue­da de­cir si le con­vie­ne aco­ger es­ta mo­da­li­dad o no”, ex­pli­ca Me­lis.

“Los ob­je­ti­vos son que los tra­ba­ja­do­res pue­dan con­tar con más días de des­can­so y las em­pre­sas se pue­dan or­ga­ni­zar me­jor”. Chris­tian Me­lis, di­rec­tor del Tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.