Con­tác­te­nos: 2550 76 07

Se­gui­dor de la cul­tu­ra mao­rí, el uru­gua­yo vi­ve co­mo un ri­tual ca­da fes­te­jo. Fi­gu­ra en el fút­bol ar­gen­tino, nun­ca fue con­si­de­ra­do por la se­lec­ción de su país.

La Hora - - Deportes -

co­no­ci­do por sus cua­li­da­des en el área co­mo por sus des­afo­ra­do ca­rác­ter, que mues­tra a la ho­ra de pro­tes­tar y en ca­da ce­le­bra­ción.

“Pre­pa­ro esos fes­te­jos. Cuan­do me­to un gol lo gri­to con el al­ma y des­pués me re­la­jo. Ten­go dos per­so­na­li­da­des. Vi­vo los par­ti­dos con mu­cha in­ten­si­dad y a ve­ces se me sa­le la cha­ve­ta y me pon­go un po­co lo­co, pe­ro afue­ra soy una per­so­na nor­mal que se ríe co­mo to­dos. Hay gen­te que no se me acer­ca ni me ha­bla por­que ten­go ca­ra de lo­co y tal vez pa­rez­co ma­la on­da, pe­ro no, pa­ra na­da, no soy así”, re­co­no­ció el Tan­que a El Grá­fi­co de Ar­gen­ti­na, ha­ce unos años.

Sus ri­tua­les, en par­te, se ex­pli­can por su iden­ti­fi­ca­ción con el pue­blo mao­rí, et­nia de Nue­va Ze­lan­da. De he­cho, el uru­gua­yo tie­ne un ta­tua­je en su pe­cho que se ex­pan­de has­ta su bra­zo iz­quier­do alu­si­vo a esa cul­tu­ra. Tam­bién, ha con­fe­sa­do, de­vo­ra li­te­ra­tu­ra so­bre el te­ma.

Co­mo sea, la fa­ma de Sil­va se ex­pli­ca an­te to­do por su buen ren­di­mien­to en el fút­bol ar­gen­tino. En ese país ha de­fen­di­do a Ne­well’s Old Boys, Gim­na­sia y Esgrima de La Pla­ta, La­nús, Vé­lez Sars­field, Bo­ca, Ar­se­nal de Sa­ran­dí y Ban­fi­eld, don­de con­si­guió el úni­co tí­tu­lo na­cio­nal del club en 2009.

“Ocu­pa un lu­gar vi­tal en la his­to­ria de Ban­fi­eld, fue go­lea­dor de ese tor­neo con 14 go­les. Fue uno de los ju­ga­do­res más im­por­tan­tes. Y cla­ro, siem­pre con sus in­ge­nio­sos fes­te­jos”, di­ce a La Ho­ra Leo­nel Ce­rru­do, pe­rio­dis­ta del pro­gra­ma Show de Ban­fi­eld de Ra­dio Ur­be.

Pe­se a ti­tu­lar­se go­lea­dor en dos oca­sio­nes del fút­bol tras­an­dino, el ar­ti­lle­ro no fue con­si­de­ra­do por la se­lec­ción de Uru­guay. An­te la in­di­fe­ren­cia de Ós­car Was­hing­ton Ta­bá­rez, el Tan­que mos­tró su dis­po­si­ción a de­fen­der a Ar­gen­ti­na, lla­ma­do que tam­po­co se con­cre­tó.

La otra man­cha de su ca­rre­ra fue Eu­ro­pa. En 2011 fue ad­qui­ri­do por la Fio­ren­ti­na, don­de so­lo mar­có un gol en seis me­ses de es­ta­día.

An­te­ce­den­tes que po­co le im­por­ta­ron a Ma­rio Sa­las, quien lo pu­so co­mo su prio­ri­dad lue­go de la sa­li­da de Ni­co­lás Cas­ti­llo. “El Tan­que es un go­lea­dor. Com­par­tí po­co tiem­po en Bo­ca Ju­niors. Le en­can­ta ha­cer go­les y nos va a ha­cer bien“, di­jo Ri­car­do Noir.

“Tie­ne un lu­gar vi­tal en la his­to­ria de Ban­fi­eld. Y cla­ro, siem­pre con in­ge­nio­sos fes­te­jos”. Leo­nel Ce­rru­do, pe­rio­dis­ta ar­gen­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.