Es­tu­dio de­tec­ta que su­per­hé­roes po­drían vol­ver vio­len­tos a los ni­ños

Sub­se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción Par­vu­la­ria lla­mó a los pa­dres a acom­pa­ñar y guiar a sus hi­jos cuan­do ven es­tas pro­duc­cio­nes.

La Hora - - Portada - Isa­beau La­van­de­ros

Sub­se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción Par­vu­la­ria hi­zo un lla­ma­do a los pa­dres pa­ra que acom­pa­ñen y guíen a sus hi­jos cuan­do ven es­tas pro­duc­cio­nes.

Un es­tu­dio rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad Brig­ham Young en Utah, Es­ta­dos Uni­dos, de­tec­tó que mu­chos ni­ños que ven pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes res­ca­tan só­lo la vio­len­cia por so­bre los va­lo­res o moralejas que pue­dan en­tre­gar.

La in­ves­ti­ga­do­ra Sa­rah M. Coy­ne reunió a 240 ni­ños en edad prees­co­lar, a quie­nes se les hi­zo una se­rie de pre­gun­tas re­la­ti­vas a sus gus­tos so­bre su­per­hé­roes, co­mo a quién ad­mi­ra­ban y por qué. El 20% aso­ció a su su­per­hé­roe fa­vo­ri­to con al­gún ti­po de ha­bi­li­dad vio­len­ta. “Él es gran­de y pue­de gol­pear”, o “él des­tru­ye y se enoja”, fue­ron al­gu­nos de los co­men­ta­rios.

La prin­ci­pal con­clu­sión fue que es­tos ni­ños aso­cian a los per­so­na­jes co­mo quie­nes gol­pean a otros pa­ra lo­grar sus co­me­ti­dos. Los su­per­hé­roes sue­len ser vis­tos co­mo los chi­cos bue­nos que arries­gan sus vi­das por sal­var a la hu­ma­ni­dad, pe­ro pa­ra Coy­ne es­to es un mi­to.

“Mu­chos prees­co­la­res es­tán re­la­cio­na­dos con su­per­hé­roes, y mu­chos pa­dres creen que la cul­tu­ra del su­per­hé­roe po­drá ayu­dar a sus hi­jos a de­fen­der a otros y ser bue­nos con sus pa­res, pe­ro nues­tro es­tu­dio mues­tra exac­ta­men­te lo opues­to”, di­ce.

Pa­ra la in­ves­ti­ga­do­ra nor­te­ame­ri­ca­na las pe­lí­cu­las o se­ries de su­per­hé­roes es­tán desa­rro­lla­das pa­ra adul­tos, por lo que los ni­ños no al­can­zan a per­ci­bir las moralejas y se que­dan en lo su­per­fi­cial de la vio­len­cia.

“Los su­per­hé­roes no son por si mis­mos ne­ga­ti­vos, sino que el con­su­mo ex­ce­si­vo de su cul­tu­ra sin acom­pa­ña­mien­to, sin orien­ta­ción, pue­de ser per­ju­di­cial en el pro­ce­so de apren­di­za­je y de­sa­rro­llo in­te­gral de los ni­ños y ni­ñas, ge­ne­ran­do pre­jui­cios y es­te­reo­ti­pos que pue­den ha­cer más di­fí­cil la cons­truc­ción de su iden­ti­dad y las re­la­cio­nes ar­mo­nio­sas con pa­res y adul­tos”, apun­tó en Chi­le la sub­se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción Par­vu­la­ria, Ma­ría Isa­bel Díaz.

“Los adul­tos tie­nen un rol fun­da­men­tal en el acom­pa­ña­mien­to de los ni­ños y ni­ñas, con­tex­tua­li­zan­do las ac­cio­nes de los su­per­hé­roes, in­vi­tán­do­los a bus­car nue­vas al­ter­na­ti­vas de so­lu­ción fren­te al con­flic­to, de­tec­tan­do de­fec­tos y vir­tu­des de los per­so­na­jes. Los su­per­hé­roes pue­den ser una opor­tu­ni­dad de apren­der, de re­fle­xio­nar en fa­mi­lia y de dia­lo­gar res­pec­to de si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas, pro­mo­vien­do el de­sa­rro­llo de cua­li­da­des co­mo la em­pa­tía y la ca­pa­ci­dad de re­sol­ver pro­ble­mas sin vio­len­cia”, agre­gó Díaz. Pa­ra Isi­do­ra Me­na, si­có­lo­ga y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Va­lo­ra UC, es pri­mor­dial que los ni­ños vean te­le­vi­sión pro­gre­si­va­men­te des­de los cin­co años y a los 13 que re­cién vean has­ta dos ho­ras, siem­pre en com­pa­ñía de un adul­to. Ade­más, Me­na re­co­mien­da que los me­no­res no vean pe­lí­cu­las de su­per­hé­roes por­que es­tos per­so­na­jes “siem­pre se desen­vuel­ven en un con­tex­to de gue­rra, don­de hay bue­nos y ma­los, pe­ro am­bos usan la vio­len­cia”. Agre­ga que “si los pa­pás quie­ren que los ni­ños no sean vio­len­tos, lo ideal es que no vean pe­lí­cu­las de este ti­po”. En cuan­to a la atrac­ción por los gol­pes, la es­pe­cia­lis­ta di­ce que “la vio­len­cia es emo­cio­nan­te y a los ni­ños les gus­tan las emo­cio­nes. Las emo­cio­nes fuer­tes son adre­na­lí­ni­cas y pro­du­cen pla­cer. Eso es atrac­ti­vo y adic­ti­vo, tan­to pa­ra pa­dres co­mo pa­ra ni­ños”. En con­tra­po­si­ción, Mar­ce­la Cue­vas, coor­di­na­do­ra del área in­fan­to-ju­ve­nil de la Clí­ni­ca de Aten­ción Psi­co­ló­gi­ca de la U. de Chi­le, di­ce que lo lla­ma­ti­vo de los su­per­hé­roes es “el te­ma de la aven­tu­ra, de te­ner po­de­res y de la fan­ta­sía. Eso es lo po­ten­te de los su­per­hé­roes, antes que la vio­len­cia”. Ade­más, agre­ga que la vio­len­cia en sí mis­ma, al me­nos en este ca­so, es “un me­ca­nis­mo pa­ra des­car­gar ener­gías en tér­mi­nos po­si­ti­vos, no co­mo un mo­do de agre­dir a al­guien”, por lo que pa­ra los ni­ños ver una pe­lí­cu­la de su­per­hé­roes no sig­ni­fi­ca al­go ne­ga­ti­vo, sin em­bar­go siem­pre en com­pa­ñía o su­per­vi­sión de un adul­to res­pon­sa­ble.

“Sin acom­pa­ña­mien­to, sin orien­ta­ción, pue­de ser per­ju­di­cial en el pro­ce­so de apren­di­za­je y de­sa­rro­llo”. Ma­ría Isa­bel Díaz, sub­se. Educ. Par­vu­la­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.