En qué con­sis­ten los ta­lle­res de se­duc­ción

Hom­bres y mu­je­res pa­gan es­tos cur­sos pa­ra apren­der a re­la­cio­nar­se con el se­xo opues­to.

La Hora - - Portada - N. Heus­ser y C. Fuen­teal­ba

Una vein­te­na de hom­bres se reúne en la sa­la de una ca­so­na en Pro­vi­den­cia pa­ra es­cu­char la úl­ti­ma cla­se del se­mi­na­rio de se­duc­ción que dic­ta la Aca­de­mia LevantArt. Sí, un cur­so pa­ra va­ro­nes que no tie­nen su­fi­cien­te cla­ri­dad so­bre có­mo abor­dar a las mu­je­res o que, sa­bién­do­lo, aho­ra quie­ren ha­cer­lo en can­ti­da­des in­dus­tria­les.

“Fun­cio­na. La ver­dad es que des­de que ven­go acá me va sú­per bien en las fies­tas y sin to­mar una gota, me voy siem­pre acom­pa­ña­do”, co­men­ta “Cer­be­ro”, un jo­ven vein­tea­ñe­ro quien de pa­so ex­pli­ca que ese no es su nom­bre, ya que to­dos in­ven­tan seu­dó­ni­mos y se co­no­cen así en­tre ellos.

“Es que la se­duc­ción es­tá en to­do”, ex­pli­ca Fe­li­pe Ga­ti­ca, alias Lei­ton, quien es el di­rec­tor de LevantArt Chi­le. “Si tú quie­res ven­der, con­se­guir un tra­ba­jo, con­ven­cer a un fa­mi­liar u ob­te­ner un fa­vor de al­guien, tie­nes que se­du­cir­lo de al­gu­na for­ma”, di­ce an­tes de en­trar a la cla­se.

Una vez en el au­la, em­pie­za a re­pa­sar las ta­reas. Es­ta es la dé­ci­ma y úl­ti­ma cla­se del cur­so y los es­tu­dian­tes ya ma­ne­jan un vo­ca­bu­la­rio téc­ni­co. “¿Quién quie­re ex­po­ner aquí su tool box (he­rra­mien­tas de se­duc­ción)?”, pre­gun­ta el pro­fe­sor. En­ton­ces “Cer­be­ro” le­van­ta la mano y em­pie­za a de­ta­llar lo que di­se­ñó.

No ha­bla de re­la­tos, ni at­mós­fe­ras, sino de es­tra­te­gias pa­ra vin­cu­lar­se con las mu­je­res, a tra­vés de fór­mu­las. Ex­po­ne so­bre los “DAV” (de­mos­tra­ción de al­to va­lor), que se re­fie­re a los te­mas que lo apa­sio­nan y que pue­den ge­ne­rar in­te­rés en el se­xo opues­to.

Tam­bién nom­bra los “NEG” (ne­ga­cio­nes), que son si­tua­cio­nes en las que no se mues­tra in­te­rés por la otra per­so­na, lo que ge­ne­ra un efec­to de “en­can­to”.

“Por ejem­plo pue­des de­cir es muy lin­do tu ves­ti­do, pe­ro ya he vis­to a otras dos ni­ñas con él. Es ra­ro de en­ten­der, pe­ro pro­vo­ca un efec­to de atrac­ción”, acla­ra Lei­ton.

LevantArt tie­ne se­de en Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Co­lom­bia y en nues­tro país. El pri­mer ni­vel de los ta­lle­res tie­ne una du­ra­ción de dos me­ses, don­de se en­se­ña al­go tan bá­si­co co­mo de­cir­le “ho­la” a una mu­jer, has­ta qué ha­cer pa­so a pa­so cuan­do se co­mien­za una re­la­ción.

Jun­to a es­to, el coach ana­li­za los pun­tos fuer­tes y dé­bi­les de ca­da uno de los asis­ten­tes.

“Exis­te una es­truc­tu­ra, una di­ná­mi­ca so­cial en la que se de­be pa­sar por eta­pas pa­ra acer­car­se a una mu­jer. Pri­me­ro de­be exis­tir una atrac­ción y un con­fort, pa­ra lle­gar a una ins­tan­cia fi­nal que es la se­duc­ción. Al­gu­nos tra­tan de be­sar en la pri­me­ra ci­ta o de lle­var a su acom­pa­ñan­te a la ca­sa. No es lle­gar y ti­rar­se, to­do tie­ne su pro­ce­so. Ade­más, tra­ba­ja­mos mu­cho la au­to­es­ti­ma de los alum­nos”, di­ce Lei­ton.

Agre­ga que su gé­ne­ro mien­te en un in­ten­to por im­pre­sio­nar o mos­trar va­lor. En las pri­me­ras sa­li­das abren la puer­ta del au­to, re­ga­lan pe­lu­ches y cho­co­la­tes, y a los me­ses se ol­vi­dan de eso. “Por eso no­so­tros les en­se­ña­mos la con­gruen­cia, pa­ra que sean ver­da­de­ros y no ar­men una fal­sa ima­gen de ro­mán­ti­cos si no lo son”.

Aña­de que no es ne­ce­sa­rio que el hom­bre siem­pre pa­gue la cuen­ta. “Si la mu­jer quie­re ha­cer­lo hay que de­jar­la, o si quie­re pa­gar la par­te de ella, tam­bién. Es una se­ñal que quie­re com­par­tir con­ti­go su tiem­po, su di­ne­ro, o lo que sea, por­que eres in­tere­san­te”, di­ce.

El len­gua­je cor­po­ral tam­bién es im­por­tan­te. “Es clá­si­co ver en las dis­co­te­cas a los ti­pos que es­tán en la ba­rra con un co­pe­te a la al­tu­ra de la bo­ca. Esa ac­ti­tud crea una ba­rre­ra de es­pa­cio en­tre ellos y una mu­jer con la que quie­ran con­ver­sar. Por eso es me­jor man­te­ner el va­so cer­ca de la cin­tu­ra”, pre­ci­sa Lei­ton.

Mar­tín Riez­nik, apo­da­do “Ca­ba­lle­ro”, es ar­gen­tino y di­rec­tor de LevantArt La­ti­noa­mé­ri­ca. Co­men­ta que, al mo­men­to de se­du­cir, el chi­leno sue­le avan­zar muy des­pa­cio o con fal­ta de li­de­raz­go: “Di­ga­mos que si en Ar­gen­ti­na mu­chas ve­ces de­be­mos en­se­ñar­les a los hom­bres a pi­sar el freno, con los chi­le­nos so­le­mos tra­ba­jar en có­mo apre­tar el ace­le­ra­dor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.