Un mu­seo ines­pe­ra­do

La Hora - - En 2 Minutos - Ju­lio Sal­viat

Un par de se­ma­nas por la ca­rre­te­ra aus­tral pro­vo­ca cam­bios se­rios en las per­so­nas. Tan­to pai­sa­je ma­ra­vi­llo­so en esa mez­cla de mon­ta­ñas y la­gos, tan­to si­len­cio cuan­do el vien­to se cal­ma, tan­to ver­de pa­ra fe­li­ci­dad de los ojos van trans­for­man­do los áni­mos y cul­ti­van­do el es­pí­ri­tu. El agua ha­ce re­fle­xio­nar so­bre el va­lor que pue­de te­ner esa zo­na pa­ra la hu­ma­ni­dad. El bos­que lle­va a pen­sar en una ri­que­za que hay que cui­dar, aho­ra que los in­cen­dios pa­re­cen in­con­tra­rres­ta­bles. El ai­re in­vi­ta a lle­nar los pul­mo­nes, sa­car el sa­rro de la con­ta­mi­na­ción y cam­biar­la por oxí­geno. Ciu­da­des y pue­blos son un ejem­plo de or­den y lim­pie­za. No lle­gan los gra­fi­te­ros, y si lle­gan, no se atre­ven a en­su­ciar. Nin­gún pa­pel en el sue­lo. No hay pe­rros ca­lle­je­ros ni aglo­me­ra­cio­nes en las far­ma­cias. La gen­te se sa­lu­da, co­mo an­tes. Y ayu­da si pue­de. La co­ci­na es­tá siem­pre pren­di­da, la ca­le­fac­ción re­con­for­ta y el pan, siem­pre ca­len­ti­to. Uno pien­sa en las gran­des ciu­da­des, y no que­da más que com­pa­de­cer­se por la vi­da que lle­va­mos. Hay te­le con ca­ble, pe­ro es más atrac­ti­vo el arre­bol del atar­de­cer. No to­das las com­pa­ñías tie­nen se­ñal pa­ra sus ce­lu­la­res en pue­blos y ciu­da­des, y eso pue­de pro­vo­car al­gún in­con­ve­nien­te. Pe­ro tam­bién se agra­de­ce que na­die te lla­me pa­ra ofre­cer­te le­se­ras que no quie­res o cré­di­tos que no pe­dis­te. ¿Y el de­por­te? Eso es­tá en to­das par­tes. Y la gran sor­pre­sa pa­ra es­te via­je­ro se pre­sen­tó en Coy­hai­que: un res­tau­ran­te-mu­seo lla­ma­do Ba­jo Mar­que­si­na. Un en­tu­sias­ta del fút­bol, Pa­blo Ál­va­rez, con­vir­tió el lu­gar en un tem­plo don­de se unen las fa­mi­lias a ver los par­ti­dos y co­men­tar­los. Ba­jo el te­cho ta­pi­za­do de ca­mi­se­tas, me­sas que no tie­nen nú­me­ro, sino nom­bres: Me­sa Ma­ra­do­na, Me­sa Sa­las, Me­sa Fi­gue­roa, Me­sa Cas­zely… Vi­tri­nas con pu­bli­ca­cio­nes y re­cuer­dos. Es­ce­nas fut­bo­le­ras, re­tra­tos, ca­ri­ca­tu­ras. Y, so­bre to­do, ca­ri­ño. Si va a Coy­hai­que, no se lo pier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.