“Voy a cum­plir 93 años, a mis shows va la ma­má, la hi­ja y la nie­ta”

La voz de Ve­ne­cia sin ti ha­bla de su pa­sión por las mu­je­res, del due­to que gra­bó con Juan Ga­briel y cri­ti­ca la des­car­ga de mú­si­ca en la web. “Can­to con el mis­mo fer­vor que cuan­do te­nía 9 años”, ad­vier­te.

La Hora - - Tiempo Libre - Ca­ro­la Ju­lio e Ig­na­cio To­bar

Lu­ca Pro­dan, el mí­ti­co y des­apa­re­ci­do vo­ca­lis­ta de la ban­da ar­gen­ti­na Su­mo, di­jo una vez que pa­ra can­tar co­mo Char­les Az­na­vour bas­ta­ba con tre­par­se a una ju­gue­ra. Pe­ro el in­fan­til chis­te del Pe­la­do, en bur­la a la tré­mu­la voz del hoy no­na­ge­na­rio in­tér­pre­te, no ha­cía luz so­bre el gran se­cre­to del in­tér­pre­te, que se con­vir­tió en el em­ba­ja­dor de la chan­son fra­nçai­se. “En ma­yo cum­pli­ré 93 años y sien­to el mis­mo pla­cer y emo­ción de cuan­do can­té por pri­me­ra vez con só­lo 9 años. Ten­go las mis­mas ga­nas de se­guir ade­lan­te y ten­go mu­cha suer­te de que to­da­vía mi voz es­té aquí. To­da­vía ten­go ener­gía pa­ra ha­cer una ho­ra y 40 mi­nu­tos can­tan­do sin in­ter­va­los. Pe­ro so­bre to­do soy un suer­tu­do, por­que el pú­bli­co ha si­do in­creí­ble­men­te ge­ne­ro­so y fiel en to­dos es­tos años. A mis shows va la ma­má, la hi­ja y la nie­ta”. Con esas pa­la­bras, el hom­bre de ori­gen ar­me­nio que na­ció en el Pa­rís de en­tre gue­rras, abre su con­ver­sa­ción con La Ho­ra.

El 11 de mar­zo re­tor­na a Chi­le pa­ra can­tar en el Tea­tro Cau­po­li­cán. “Me en­can­ta el país, la gen­te, su ca­li­dez, la cul­tu­ra y su co­mi­da. El pú­bli­co chi­leno me adop­tó ha­ce mu­cho y es un pla­cer es­tar de vuel­ta”, di­ce es­te mi­to vi­vien­te que se for­mó al ale­ro de Edith Piaf y que, aun­que de­bu­tó can­tan­do en 1933, tar­dó en con­se­guir el éxi­to co­mo in­tér­pre­te, tras una ca­rre­ra co­mo com­po­si­tor pa­ra es­tre­llas de la ta­lla de su men­to­ra. “Es­tar en el es­ce­na­rio es mi vi­da”, ase­gu­ra la voz de La bohe­mia, que de­be ser el ar­tis­ta vi­vo con la ca­rre­ra más ex­ten­sa en el mundo de la mú­si­ca.

Tan vi­gen­te es­tá Az­na­vour que le de­di­ca crí­ti­cas pa­la­bras al nue­vo es­ce­na­rio de la in­dus­tria de la mú­si­ca. “Ca­da pe­río­do tie­ne sus ta­len­tos y can­cio­nes de ca­li­dad, pe­ro la mú­si­ca, el ne­go­cio, ha cam­bia­do mu­cho. Lo de in­ter­net ha si­do muy ne­ga­ti­vo. Las des­car­gas gra­tui­tas son un ro­bo. Ade­más iTu­nes, Spo­tify y otros pa­gan muy po­co. Las ven­tas se han des­plo­ma­do, por lo que to­do el mundo es­tá ha­cien­do shows en vi­vo. Y por en­de el mer­ca­do en vi­vo es­tá sa­tu­ra­do

de con­cier­tos”, re­fle­xio­na.

-Us­ted que siem­pre le ha can­ta­do a las mu­je­res, ¿qué opi­na del pa­pel fe­me­nino en el mundo ac­tual?

-Siem­pre amé y amo a las mu­je­res. Me ale­gro de que po­co a po­co va­ya­mos ca­mi­nan­do a al- gún ti­po de igual­dad en el fren­te de tra­ba­jo y en la opor­tu­ni­dad que se da a las mu­je­res. Las mu­je­res tie­nen mu­chas fa­ce­tas fas­ci­nan­tes que he tra­ta­do de ex­plo­rar y se re­fle­jan en mu­chas de mis can­cio­nes. He ha­bla­do de la ma­dre, de las sex sym­bols, de las víc­ti­mas. Y tam­bién de las mu­je­res va­lien­tes, siem­pre he abor­da­do a las mu­je­res con res­pe­to y dig­ni­dad en mis can­cio­nes.

VE­NE­CIA CON JUAN GA­BRIEL

En 2015, en me­dio de la cri­sis de in­mi­gra­ción en Eu­ro­pa, Az­na­vour ase­gu­ró que es­ta­ba dis­pues­to a re­ci­bir in­mi­gran­tes en su ca­sa, re­cor­dan­do que su fa­mi­lia ar­me­nia se que­dó a vi­vir en Fran­cia. “Los in­mi­gran­tes de­ben es­tar agra­de­ci­dos de los paí­ses que los re­ci­ben. De­ben res­pe­tar las le­yes de la tie­rra, apren­der el idio­ma del país aco­ge­dor y tra­tar de in­te­grar­se co­mo lo hi­ci­mos no­so­tros los ar­me­nios cuan­do nues­tros pa­dres lle­ga­ron co­mo emi­gran­tes”, di­ce hoy y re­cal­ca que no só­lo las mu­je­res lo ins­pi­ran a la ho­ra de com­po­ner. “Me in­tere­san los pro­ble­mas so­cia­les, el pa­sa­do, la ju­ven­tud, el tiem­po que pa­sa tan rá­pi­do, no hay un te­ma que yo no abor­da­ría si pen­sa­ra que se­ría una bue­na can­ción. No ten­go mie­do de las pa­la­bras. Cuan­do es­cri­bí

Com­me ils di­sent en 1972, la pri­me­ra can­ción so­bre la ho­mo­se­xua­li­dad, la gen­te di­jo que se­ría el fi­nal de mi ca­rre­ra. Aho­ra es un clá­si­co”, cuen­ta. -¿Con quién le fal­ta ha­cer un dúo o can­tar?

-Con na­die en par­ti­cu­lar.. Hi­ce un mon­tón de gran­des dúos en mi vi­da, y es­toy abier­to a las su­ge­ren­cias. Co­mo el que hi­ce con Juan Ga­briel pa­ra Ve­ne­cia sin ti, que sal­drá en los pró­xi­mos me­ses. Él era un ar­tis­ta muy ta­len­to­so. Fue tris­te que mu­rie­ra tan jo­ven.

-¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra ha­cer una bue­na can­ción?

-Una bue­na can­ción pa­ra mí es una bue­na le­tra, que pue­de to­car a la gen­te. Don­de pue­den re­co­no­cer­se a sí mis­mos, y que po­dría ¡du­rar años! Su­pon­go que ten­go mu­cha suer­te de que los años han si­do muy ama­bles con mi tra­ba­jo. He con­se­gui­do re­no­var mi au­dien­cia, y cuan­do ten­go una chi­ca de 18 años vi­nien­do a mí di­cien­do que ella fue to­ca­da y se re­co­no­ció en al­go que es­cri­bí. Ese es el ma­yor cum­pli­do.

“En es­ta eta­pa de mi vi­da re­cuer­do mis le­tras en di­fe­ren­tes idio­mas.

En Chi­le más de la mi­tad del con­cier­to se­rá en es­pa­ñol”.

Az­na­vour di­ce que aún pue­de can­tar una ho­ra y 40 mi­nu­tos sin in­ter­va­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.