Los desafíos que en­fren­tan los reos que dan la PSU

Gen­dar­me­ría va­lo­ra el es­fuer­zo y es­pe­cia­lis­tas pi­den que se creen cen­tros uni­ver­si­ta­rios al in­te­rior de los pe­na­les.

La Hora - - País - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Au­las en los mó­du­los, cua­der­nos en las cel­das, maes­tros mez­cla­dos con gen­dar­mes. Es­ta es par­te de la ru­ti­na de mi­les de chi­le­nos pre­sos que in­ten­tan, en el en­cie­rro, re­gu­la­ri­zar su es­co­la­ri­dad. Y al­gu­nos, los me­nos, pien­san en la edu­ca­ción su­pe­rior.

Para au­men­tar sus po­si­bi­li­da­des los ex­per­tos pro­po­nen uni­ver­si­da­des in­tra­pe­na­les y acom­pa­ña­mien­tos para los que lo­gren la li­ber­tad.

Se­gún da­tos de Gen­dar­me­ría, en las cár­ce­les exis­ten ac­tual­men­te 98 es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­cio­na­les que en 2016 aten­die­ron a 15.472 in­ter­nos, de los cua­les 1.687 (10,9%) se ins­cri­bie­ron para ren­dir la PSU (147 mu­je­res y 1.540 hom­bres). El año an­te­rior, 2.022 reos (13%) es­ta­ban ins­cri­tos para ren­dir el examen.

Para el di­rec­tor na­cio­nal de Gen­dar­me­ría, Jaime Ro­jas, la so­cia­li­za­ción y la edu­ca­ción de las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad cons­ti­tu­yen pi­la­res fun­da­men­ta­les para la re­in­ser­ción so­cial.

“A ma­yor edu­ca­ción ma­yor po­si­bi­li­dad de com­pren­der el me­dio, lo que trae con­si­go el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des po­si­ti­vas que in­ci­den en el me­jo­ra­mien­to de las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias para una in­te­gra­ción so­cial efec­ti­va”, ase­gu­ra Ro­jas.

Mar­ce­la Gae­te, aca­dé­mi­ca del De­par­ta­men­to de Es­tu­dios Pe­da­gó­gi­cos de la Uni­ver­si­dad de Chi­le y di­rec­to­ra de la Red de Pe­da­go­gía en Con­tex­tos de En­cie­rro (PECE), des­ta­ca que la edu­ca­ción no só­lo es un me­dio de re­in­ser­ción so­cial, sino un de­re­cho. “Las per­so­nas no lo pier­den cuan­do son con­de­na­das”, afir­ma.

Pe­ro a di­fe­ren­cia de lo que pa­sa con las 141.906 per­so­nas que en es­te pro­ce­so 2016-2017 pos­tu­la­ron a al­gún cen­tro de edu­ca­ción su­pe­rior, para los reos el ca­mino a la uni­ver­si­dad es más lar­go e in­trin­ca­do.

Las op­cio­nes de las per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad no só­lo de­pen­den de un buen pun­ta­je sino de nu­me­ro­sas otras va­ria­bles.

“El pri­mer ele­men­to a con­si­de­rar es sa­ber de qué in­terno se tra­ta. Si pue­de o no op­tar a li­ber- tad con­di­cio­nal o a un ré­gi­men que le fa­ci­li­te la asis­ten­cia a la uni­ver­si­dad”, ex­pli­ca Ro­jas.

Y agre­ga que, en el ca­so de los in­ter­nos que ob­tu­vie­ron un buen pun­ta­je, exis­te un re­gla­men­to que per­mi­te a Gen­dar­me­ría otor­gar per­mi­sos es­pe­cia­les para con­ti­nuar en la edu­ca­ción su­pe­rior.

“Eso sí, es­te per­mi­so es­tá su­je­to a eva­lua­ción de cier­tas con­di­cio­nes, co­mo la con­duc­ta y el cum­pli­mien­to de tiem­pos mí­ni­mos de con­de­na. En otro ám­bi­to, la dis­ci­pli­na y la re­gu­la­ción per­so­nal cons­ti­tu­ye una exi­gen­cia fun­da­men­tal para el cum­pli­mien­to de ta­reas fue­ra del pe­nal”, pre­ci­sa Ro­jas.

EX­PE­RIEN­CIA

To­do es­to lo co­no­ce bien Gil­ber­to So­to, di­rec­tor de la Es­cue­la es­pe­cial para adul­tos E-508, que fun­cio­na al in­te­rior del Com­ple­jo Pe­ni­ten­cia­rio de Val­pa­raí­so (CPV).

“Lle­gar a la uni­ver­si­dad es di­fí­cil para los in­ter­nos, por­que ellos par­ten con las con­di­cio­nan­tes de con­duc­ta y de con­de­na”, ex­pli­ca So­to, quien lle­va 16 años tra­ba­jan­do con per­so­nas pri­va­das de li­ber­tad.

So­to cuen­ta que en su es­cue­la el año pa­sa­do 40 in­ter­nos rin­die­ron la PSU, de los cua­les só­lo tres sa­ca­ron un pun­ta­je que les per­mi­tía op­tar a al­gu­na ca­rre­ra de edu­ca­ción su­pe­rior (más de 450 pun­tos).

“Uno de ellos in­clu­so sa­có más de 550 pun­tos, pe­ro al ha­blar con las per­so­nas que tie­nen que ver las so­li­ci­tu­des no fue au­to­ri­za­do. En tan­to, los otros no te­nían los tiem­pos (de con­de­na cum­pli­da) su­fi­cien­tes”, apun­ta So­to.

Para lo­grar ver­da­de­ros avan­ces “el apo­yo de la fa­mi­lia es fun­da­men­tal”, di­ce So­to, des­ta­can­do otra de las gran­des ca­ren­cias que tie­nen mu­chos de los es­tu­dian­tes in­ter­nos de nues­tro país.

La pro­fe­so­ra Gae­te pre­ci­sa que bue­na par­te de la po­bla­ción pe­nal, que es bas­tan­te jo­ven en Chi­le, ya no tie­ne o nun­ca tu­vo esas re­des fa­mi­lia­res por lo que, ade­más, ne­ce­si­tan acom­pa­ña­mien­to.

Para los reos que ya lo­gra­ron o es­tán a pun­to de lo­grar su li­ber­tad, Gae­te pro­po­ne crear ins­ti­tu­cio­nes que pue­dan aco­ger­los y que ac­túen co­mo in­ter­me­dia­rios en­tre la pri­sión y el me­dio li­bre edu­ca­ti­vo. Y para aque­llos a los que les fal­ta mu­cho para cum­plir sus con­de­nas, lo ideal, se­gún la aca­dé­mi­ca, son las uni­ver­si­da­des in­tra­pe­na­les.

“Gen­dar­me­ría ne­ce­si­ta un pro­gra­ma per­ma­nen­te y con­ti­nuo de edu­ca­ción pe­ni­ten­cia­ria ca­da vez más orien­ta­do a ob­te­ner, por par­te de los in­ter­nos, tí­tu­los y gra­dos. Es de­cir, com­ple­men­tar el sis­te­ma de edu­ca­ción bá­si­ca y me­dia ac­tual con uno de edu­ca­ción su­pe­rior”, ase­gu­ra el di­rec­tor na­cio­nal de la ins­ti­tu­ción.

“Para ello es fun­da­men­tal una po­lí­ti­ca pú­bli­ca en con­jun­to con el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y otros or­ga­nis­mos pú­bli­cos en apo­yo a la re­in­ser­ción so­cial”, agre­ga Ro­jas.

“A ma­yor edu­ca­ción, ma­yor po­si­bi­li­dad de com­pren­der el me­dio, lo que trae con­si­go el desa­rro­llo de ha­bi­li­da­des po­si­ti­vas”. Jaime Ro­jas, di­rec­tor na­cio­nal de Gen­dar­me­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.