¿Por qué se aca­bó el im­pe­rio de las te­le­se­ries ve­ne­zo­la­nas?

La ley de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y el cie­rre de RCTV, uno de los ca­na­les más im­por­tan­tes de ese país, ge­ne­ra­ron la caí­da del pro­duc­tor de te­le­se­ries más exi­to­so de La­ti­noa­mé­ri­ca.

La Hora - - Portada - Camila Oli­va G.

Se­cues­tros, pér­di­da de la me­mo­ria, vi­lla­nas del ver­bo ma­las, caí­das por es­ca­le­ras, ro­bo de gua­guas, re­pen­ti­nas ce­gue­ras, so­bre­ac­tua­das ca­che­ta­das, po­bres que se vol­vían mi­llo­na­rios y lar­gos be­sos al es­ti­lo del Holly­wood do­ra­do. Esas fue­ron al­gu­nas de las fór­mu­las uti­li­za­das du­ran­te años por las te­le­no­ve­las ve­ne­zo­la­nas, que con­vir­tie­ron al país pe­tro­le­ro en el prin­ci­pal ex­por­ta­dor de fic­ción en Amé­ri­ca La­ti­na. Pe­ro a más de vein­te años del apo­geo del cu­le­brón ve­ne­zo­lano, la si­tua­ción ha cam­bia­do drás­ti­ca­men­te.

El li­bro Te­le­no­ve­la aden­tro (2015) es­cri­to por Ca­ro­li­na Acos­ta, in­ves­ti­ga­do­ra y pro­fe­so­ra ve­ne­zo­la­na de la Uni­ver­si­dad de Geor­gia, ana­li­za los fac­to­res po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos que ga­ti­lla­ron la caí­da del im­pe­rio del que Catherine Fu­lop fue una de las rei­nas. La apro­ba­ción de la “ley re­sor­te” en 2005 y el cie­rre de Ra­dio Caracas Te­le­vi­sión (RCTV) hun­die­ron la in­dus­tria que en los no­ven­ta pro­du­cía anual­men­te en­tre do­ce y 15 te­le­no­ve­las. En la ac­tua­li­dad rea­li­zan una o dos y no lo­gran el mis­mo éxi­to.

“LEY RE­SOR­TE”

El 2005 se apro­bó en Ve­ne­zue­la la Ley de Res­pon­sa­bi­li­dad So­cial en Ra­dios y Te­le­vi­sión, cu­yo ob­je­ti­vo era pro­te­ger a ni­ños y ado­les­cen­tes de con­te­ni­do inade­cua­do. La nor­ma­ti­va es­ta­ble­ció que los ca­na­les de te­le­vi­sión y es­ta­cio­nes de ra­dio de­ben obli­ga­to­ria­men­te trans­mi­tir men­sa­jes cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vos se­lec­cio­na­dos por el po­der eje­cu­ti­vo de Ve­ne­zue­la, que veía en las te­le­no­ve­las una fá­bri­ca de “an­ti­va­lo­res”.

La ley prohi­bió ex­hi­bir imá­ge­nes de ro­bos, se­xo, se­cues­tros y ar­ma­men­to, por ser con­si­de­ra­das es­ce­nas que in­ci­ta­ban al de­li­to. “Las his­to­rias que se que­rían con­tar ya no po­dían in­cluir as­pec­tos de la po­lí­ti­ca na­cio­nal. La preo­cu­pa­ción más gran­de que tie­ne un ca­nal de te­le­vi­sión ve­ne­zo­lano hoy en día es que le cai­ga la Co­mi­sión Na­cio­nal de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, que los va­ya a ce­rrar por con­si­de­rar que no cum­plen la ley”, ex­pli­ca Acos­ta.

La in­ves­ti­ga­do­ra re­cuer­da lo ocu­rri­do con la te­le­se­rie To­ma­sa te­quie­ro (2009). “En esa no­ve­la ha­bía un per­so­na­je que era lu­dó­pa­ta, y ca­da vez que ha­bía que gra­bar­lo ju­gan­do pó­ker, no se po­día no­tar que lo es­ta­ba ha­cien­do. En­ton­ces tú lo veías en una me­sa, pe­ro no veías el lu­gar exac­to don­de es­ta­ba, no po­días ver sus mo­vi­mien­tos en el jue­go ni el de­ta­lle de sus ac­cio­nes. Tam­po­co lo po­días ver en una má­qui­na tra­ga­mo­ne­das, eso le qui­ta con­tex­to a lo que se es­tá ha­cien­do”, ex­pli­ca.

Así, las pro­duc­cio­nes dra­má­ti­cas ca­ye­ron en una au­to­cen­su­ra. “(Los guio­nis­tas) no se atre­ven a ha­cer co­sas nue­vas, eso ha­ce que las te­le­no­ve­las ten­gan his­to­rias más pre­de­ci­bles y me­nos arries­ga­das”, ase­gu­ra Acos­ta.

CIE­RRE DE RA­DIO CARACAS TE­LE­VI­SIÓN

Los pro­ble­mas para la in­dus­tria dra­má­ti­ca no se de­tu­vie­ron con la pro­mul­ga­ción de la ley re­sor­te. En 2006, Hu­go Chá­vez, en­ton­ces pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, anun­ció que la con­ce­sión a la ca­de­na te­le­vi­si­va Ra­dio Caracas Te­le­vi­sión (RCTV) no se­ría re­no­va­da, de­bi­do a su ac­tua­ción du­ran­te el gol­pe de es­ta­do ocu­rri­do en 2002.

So­bre el im­pac­to que cau­só es­te cie­rre, la in­ves­ti­ga­do­ra ase­gu­ra que la in­dus­tria de la no­ve­la ve­ne­zo­la­na pa­só a ser la mi­tad de lo que era. Cien­tos de ac­to­res, pro­duc­to­res y guio­nis­tas se que­da­ron sin tra­ba­jo, y op­ta­ron por tras­la­dar­se a Mé­xi­co, Es­ta­dos Uni­dos o Co­lom­bia, paí­ses que se per­fi­la­ban co­mo po­ten­cias en la pro­duc­ción de te­le­no­ve­las.

Tras el ce­se de las trans­mi­sio-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.