7 con­se­jos para apro­ve­char el ve­rano y com­ba­tir la hi­per­co­ne­xión

Es­pe­cia­lis­tas ad­vier­ten que el uso ex­ce­si­vo y has­ta pa­to­ló­gi­co de los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas de sa­lud fí­si­ca y men­tal.

La Hora - - País - Ma­ría Eu­ge­nia Du­rán

Paula es una pro­fe­sio­nal de las co­mu­ni­ca­cio­nes que tie­ne 45 años, ca­sa­da, ma­dre de un ni­ño de seis, quien todos los días del año, des­de la sie­te y me­dia de la mañana y has­ta la una o dos de la ma­dru­ga­da, es­tá co­nec­ta­da a in­ter­net “por tra­ba­jo, pe­ro tam­bién por pla­cer”, afir­ma.

Tie­ne What­sapp, Twitter, Fa­ce­book, Ins­ta­gram, Lin­ke­din, Swarm, Pin­te­rest, lo usual en es­tos días. Pe­ro a ve­ces sien­te que se es­tá vol­vien­do adic­ta.

“Es par­te de tu vi­da, es co­mo si exis­tie­ra un yo vir­tual, par­te de tu iden­ti­dad, que se re­la­cio­na con otros a tra­vés de las re­des, pe­ro que a ve­ces ha­ce que per­da­mos el con­tac­to di­rec­to con los de­más”, ase­gu­ra.

A es­to lo lla­man hi­per­co­ne­xión, un fe­nó­meno de nues­tros tiem­pos que al­gu­nos ala­ban co­mo par­te de la mo­der­ni­dad, pe­ro al que otros acha­can ma­les per­so­na­les, fa­mi­lia­res y so­cia­les.

Para el pe­rio­dis­ta y es­pe­cia­lis­ta en me­dios di­gi­ta­les, Da­niel Hal­pern, una so­cie­dad co­nec­ta­da, co­mo la de ha­ce al­gu­nos años, era aque­lla en que ha­bía que ha­cer un es­fuer­zo por co­nec­tar­se a tra­vés de in­ter­net y las re­des so­cia­les, ha­bía que eje­cu­tar un pro- ce­so para lo­grar es­te ob­je­ti­vo.

“La hi­per­co­ne­xión, en tan­to, es lo que ex­pe­ri­men­ta­mos hoy, cuan­do, al con­tra­rio, de­be­mos ha­cer un es­fuer­zo por des­co­nec­tar­nos”, ex­pli­ca.

Así, an­tes de­bía­mos bus­car la co­ne­xión, mien­tras que hoy de­be­mos po­ner en si­len­cio los gru­pos de What­sapp o ce­rrar nues­tra cuen­ta de Fa­ce­book, asu­mien­do los cos­tos que eso aca­rrea.

EX­CE­SO

Se­gún da­tos del año pa­sa­do del Mi­nis­te­rio de Transportes y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, 13,1 mi­llo­nes de per­so­nas tie­nen ac­tual­men­te ac­ce­so a in­ter­net en nues­tro país, y un es­tu­dio del área Big Da­ta de Mo­vis­tar Chi­le re­ve­ló que los chi­le­nos pa­san en pro­me­dio cin­co ho­ras al día na­ve­gan­do con sus smartp­ho­nes.

Para la doc­to­ra Va­nes­sa Can­ti­llano, psi­quia­tra de Clí­ni­ca Ale­ma­na, “el uso ex­ce­si­vo de los dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas de sa­lud fí­si­ca y men­tal, pues al­te­ra los ci­clos de sue­ño y vi­gi­lia, los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad du­ran­te el día, li­mi­ta la in­ter­ac­ción con otras per­so­nas, afec­tan­do así las re­la­cio­nes so­cia­les y fa­mi­lia­res”.

Ade­más, en per­so­nas vul­ne­ra­bles, co­mo ni­ños, ado­les­cen­tes o quie­nes pre­sen­ten al­gún cua­dro de­pre­si­vo o an­sio­so, pue­de ge­ne­rar adi- cio­nes que, a jui­cio de la es­pe­cia­lis­ta, mu­chas ve­ces es­tán “sub­diag­nos­ti­ca­das”.

El psi­quia­tra de la Red de Sa­lud UC Ch­ris­tus, Jaime San­tan­der, dis­tin­gue en­tre el uso nor­mal y el uso ex­ce­si­vo de los apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos, cu­ya ex­pre­sión má­xi­ma pue­de ser una de­pen­den­cia.

“Cuan­do hay un uso pa­to­ló­gi­co, ya sea de una subs­tan­cia o de un so­por­te tec­no­ló­gi­co, se em­pie­za a per­tur­bar la ru­ti­na co­ti­dia­na, la per­so­na de­ja de par­ti­ci­pa de las ho­ras de en­cuen­tro fa­mi­liar, de­ja de ha­cer otras co­sas con ami­gos por es­tar co­nec­ta­do, no ha­ce ca­so a los pe­di­dos de los cer­ca­nos”, apun­ta San­tan­der.

Can­ti­llano agre­ga otros sín­to­mas: “Irri­ta­bi­li­dad, in­quie­tud, pro­ble­mas de con­cen­tra­ción, di­fi­cul­ta­des en el sue­ño y sen­sa­ción de ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de ac­ce­der a los dis­po­si­ti­vos”. La psi­quia­tra de la Clí­ni­ca Ale­ma­na re­co­mien­da “re­tar­dar lo más po­si­ble la ex­po­si­ción a es­tas tec­no­lo­gías en la in­fan­cia y li­mi­tar y con­tro­lar su uso”.

Para lo­grar es­to úl­ti­mo, el es­pe­cia­lis­ta de la Red Sa­lud UC Ch­ris­tus ase­gu­ra que hay al­gu­nas es­tra­te­gias que se pue­den im­ple­men­tar en fa­mi­lia, es­pe­cial­men­te en tiem­po de va­ca­cio­nes, las que, aun­que pa­rez­can ob­vias, a ve­ces no son tan fá­ci­les de im­ple­men­tar en la vi­da dia­ria.

M ACARENA RIVERA CRUZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.