La die­ta al­ca­li­na

La Hora - - En2minutos - Ga­briel León Di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la Co­mu­ni­ca­ción de la Cien­cia UNAB @Ga­boTui­te­ro

Ha­ce unos me­ses fui a to­mar agua de un dis­pen­sa­dor y, pa­ra mi sor­pre­sa, des­cu­brí que no con­te­nía agua, sino que un eli­xir mágico que pro­cla­ma­ba ha­cer ma­ra­vi­llas con mi cuer­po. En­tre otras co­sas pro­me­tía “ma­tar cé­lu­las can­ce­ro­sas” o “eli­mi­nar la pla­ca ar­te­rial” mien­tras me qui­ta­ba la sed. Se tra­ta­ba de agua al­ca­li­na. Las die­tas al­ca­li­nas tam­bién pro­me­ten re­sul­ta­dos mi­la­gro­sos e in­clu­so cu­rar el cán­cer. ¿Qué hay de cier­to? Par­ta­mos des­de el prin­ci­pio. La es­ca­la de pH mi­de el ni­vel de aci­dez o al­ca­li­ni­dad de una di­so­lu­ción. Es­ta va de 0 a 14 y se con­si­de­ran co­mo áci­das a to­das aque­llas sus­tan­cias con pH ba­jo 7 y co­mo al­ca­li­nas a aque­llas con pH so­bre 7. El agua pu­ra tie­ne pH 7 y es con­si­de­ra­da co­mo neu­tra. Exis­te una vie­ja hi­pó­te­sis que aso­cia los ni­ve­les de pH áci­dos (es de­cir, ba­jo 7) con va­rias en­fer­me­da­des. De­bi­do a es­to, mu­chos han elu­cu­bra­do acer­ca del po­si­ble rol de una die­ta al­ca­li­na pa­ra neu­tra­li­zar es­te efec­to pa­to­gé­ni­co de los am­bien­tes áci­dos. Sin em­bra­go, nues­tros cuer­pos re­gu­lan el pH de ma­ne­ra muy es­tre­cha y no im­por­ta lo que co­man o to­men, no mo­di­fi­ca­rán el pH de la san­gre o de los te­ji­dos. De he­cho, si fue­ran ca­pa­ces de al­ca­li­ni­zar su san­gre así de fá­cil, mo­ri­rían. Lo más gra­ve es que al­gu­nos gu­rús de la sa­lud pro­mo­cio­nan a las die­tas al­ca­li­nas co­mo una po­si­ble cu­ra pa­ra el cán­cer, a pe­sar de que no exis­te una so­la pie­za de evi­den­cia que su­gie­ra que eso pue­de fun­cio­nar. Ha­ce po­cos días se des­cri­bió el ca­so de una jo­ven in­gle­sa que re­cu­rrió a uno de es­tos tra­ta­mien­tos. Pa­gó 50 mi­llo­nes de pe­sos por uno de in­yec­cio­nes in­tra­ve­no­sas de bi­car­bo­na­to de so­dio que du­ró cer­ca de tres me­ses y que evi­den­te­men­te no fue efec­ti­vo. Ac­tual­men­te Ro­bert Young, el gu­rú que pro­me­tió cu­rar­la, es­tá en la cárcel por ejer­cer la me­di­ci­na sin li­cen­cia y en­fren­ta una con­de­na de tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.