Sin re­gre­so

La Hora - - En 2 Minutos - Pa­tri­cio Cor­va­lán Di­rec­tor de Ga­llos.cl

De es­to ya han pa­sa­do unos cuan­tos años, to­da­vía po­cos eso sí pa­ra ha­blar­lo co­mo un sim­ple re­cuer­do. En ca­da ve­rano des­de en­ton­ces, la fa­mi­lia elu­cu­bra so­bre cuán­do el tío Ró­mu­lo se can­sa­rá y vol­ve­rá pa­ra ser co­mo fue – con­ta­dor de una em­pre­sa, 35 aniver­sa­rios co­mo ma­ri­do y ca­si diez co­mo viu­do, hi­jos gran­des, au­to y ca­sa pro­pia–, tal vez por­que lo ex­tra­ñan, tal vez por­que lo en­vi­dian. Por cual­quier ra­zón, vol­ver a ser lo que se fue es pa­ra Ró­mu­lo un pe­so del que ya se sien­te li­be­ra­do. Acos­tum­bra­do a las re­glas, a aca­tar lo que le po­nía la vi­da ca­da día co­mo me­nú, Ró­mu­lo ha­bía lle­ga­do a vie­jo sin­tien­do un cos­qui­lleo in­aguan­ta­ble: más que vi­vir ha­bía en­sa­ya­do, cum­plien­do lo que de­bía ha­cer cuan­do él era –es– de esos ti­pos que no de­jan de so­ñar en al­go nue­vo en qué creer. Al­go de eso en­con­tró en ese ve­rano. Es­ta­ba en Mé­xi­co, en me­dio de esas se­ma­nas con to­do in­clui­do, ya arri­ba del ca­ta­ma­rán que lo lle­va­ba jun­to a un gru­po que no co­no­cía pa­ra bu­cear en­tre los co­ra­les de una is­la. Qui­zás los pe­ces o el ai­re, los co­lo­res, las ri­sas fá­ci­les de los vie­jos co­mo él que se las arre­gla­ban pa­ra vi­vir –y no en­sa­yar– pe­lan­do co­cos o aten­dien­do los ba­res que se apre­tu­ja­ban a lo lar­go de la are­na, o tal vez la su­ma de to­do eso fue lo que, apro­ve­chan­do un des­cui­do de lo co­rrec­to, des­com­pu­so sus co­ra­zas. Es­to iba en se­rio. Con suer­te le que­da­ba un ter­cio de años pa­ra se­guir las re­glas o pa­ra co­me­ter el de­li­to de la lo­cu­ra. En­ton­ces lo de­ci­dió. Cuan­do el guía fue a bus­car­lo pa­ra el re­gre­so, Ró­mu­lo le di­jo al­go al oí­do y am­bos si­guie­ron con lo su­yo. Ró­mu­lo ya tie­ne unos cuan­tos años vi­vien­do en la is­la, lle­ván­do­les las cuen­tas a los ba­res. Los que lo han vi­si­ta­do di­cen que se ve fe­liz, que apro­ve­cha ca­da vi­ra­je que tie­ne la vi­da pa­ra ha­cer lo que le da la ga­na. Po­drás ce­rrar la ven­ta­na, pe­ro el vien­to se­gui­rá so­plan­do, di­ce, sa­bien­do que nun­ca po­drá vol­ver a ser lo que ya fue.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.