Sán­gu­ches de mi­ga

La Hora - - En2minutos - Con­sue­lo Goep­pin­ger Pe­rio­dis­ta vi­vir­pa­ra­co­mer.cl, miem­bro del Círcu­lo de Cro­nis­tas Gas­tro­nó­mi­cos

Mi ma­má, una fa­ná­ti­ca de los sán­gu­ches de mi­ga y quien me in­cul­có des­de pe­que­ña el há­bi­to de co­mer­los, siem­pre me ha­bla­ba de los que ven­dían en el des­apa­re­ci­do Ca­fé Pau­la, ubi­ca­do en el cen­tro de San­tia­go. Pa­ra ella –y con el tiem­po me he ido en­te­ran­do que pa­ra mu­chos– fue­ron, por mu­cho tiem­po, los me­jo­res de San­tia­go. Al­go ha­bía en esos san­gu­chi­tos que los ha­cía úni­cos e irre­pe­ti­bles. Un sa­bor es­pe­cial que nun­ca pu­do re­pli­car en ca­sa y me­nos en­con­trar en otro lo­cal. No al­can­cé a co­no­cer el Pau­la, a pe­sar de que ce­rró de­fi­ni­ti­va­men­te a prin­ci­pios del 2000. Pe­ro mi ma­dre en­con­tró un re­em­pla­zo digno en otros lu­ga­res, co­mo el Ta­ve­lli o el Ca­fé Mok­ka. Eran ri­cos esos sán­gu­ches, so­bre to­do el de hue­vo, ma­yo y ja­món, mi fa­vo­ri­to. Un día al­go pa­só y de­ja­ron de ha­cer­los co­mo siem­pre. Y, con el tiem­po, de­ja­mos de com­prar­los. Des­de ahí que no he po­di­do en­con­trar un sán­gu­che de mi­ga co­mo los de an­tes, de pan fres­co y es­pon­jo­so, de re­lleno en­jun­dio­so y equi­li­bra­do y, lo más im­por­tan­te, buen sa­bor. Ca­da vez son me­nos los lo­ca­les que los ofre­cen y gran par­te de los que uno en­cuen­tra son esos des­an­ge­la­dos sán­gu­ches de mi­ga in­dus­tria­li­za­dos, que no tie­nen ni un gui­ño a ese to­que ca­se­ro que ca­rac­te­ri­za­ba a los de an­ta­ño. Por suer­te, aún que­dan lu­ga­res que le rin­den cul­to a es­ta sen­ci­lla, pe­ro sa­bro­sa pre­pa­ra­ción. Uno es el mí­ti­co Bo­ga­rín, ubi­ca­do ori­gi­nal­men­te fren­te a la Pla­za Vic­to­ria en Val­pa­raí­so – aun­que aho­ra tam­bién cuen­ta con lo­ca­les en Vi­ña del Mar–, que des­de 1939 ofre­ce los me­jo­res sán­gu­ches de mi­ga que uno pue­da en­con­trar. Hay de­li­cio­sos ave pal­ta, ave pi­men­tón, ja­món hue­vo, al­ca­cho­fa ja­món y una de­ce­na de sa­bo­res más, los que se pue­den acom­pa­ñar con de­li­cio­sos ju­gos na­tu­ra­les ela­bo­ra­dos al mo­men­to, co­mo el de man­za­na verde, una de­li­cia. Gra­cias Bo­ga­rín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.