ES­TA­DO DE CA­TÁS­TRO­FE SE EX­TIEN­DE A CUA­TRO RE­GIO­NES

La Arau­ca­nía se su­mó a O’Hig­gins, Mau­le y Bío Bío co­mo las zo­nas afec­ta­das por la tra­ge­dia. Pue­blo de San­ta Ol­ga se con­vir­tió en la pos­tal del desastre al que­dar re­du­ci­do a ce­ni­zas. Has­ta ano­che se con­ta­ban seis de­te­ni­dos en tres lo­ca­li­da­des, que se­rán f

La Hora - - News - Na­ta­lia Heus­ser H.

Afue­go­las 14 ho­ras del miér­co­les el em­pe­zó a lle­gar a la lo­ca­li­dad de San­ta Ol­ga, ubi­ca­da a 15 ki­ló­me­tros de Cons­ti­tu­ción, en la Re­gión del Mau­le.

Loi­da Aro (47), au­xi­liar de ser­vi­cio de la pos­ta de lu­gar, su­po que el in­cen­dio es­ta­ba ame­na­zan­do a la ca­sa de una co­le­ga y no du­dó en ir en su ayu­da.

“Pu­di­mos de­te­ner las lla­mas y al­can­za­mos a sa­car sus co­sas de va­lor. Es­tá­ba­mos en eso cuan­do no nos di­mos cuen­ta que los otros cua­tro focos del in­cen­dio, que es­ta­ban por el la­do de San Ja­vier, en­tra­ron rá­pi­da­men­te a San­ta Ol­ga. Ahí em­pe­zó el caos”, di­ce Loi­da.

“Ha­bía mu­cho hu­mo en las ca­lles y la gen­te co­rría gri­tan­do de­ses­pe­ra­da. Yo fui a mi ca­sa pa­ra res­ca­tar a mis pe­rros, pe­ro no pu­de sa­car nada más. Jun­to a mi fa­mi­lia fui­mos a una par­te al­ta, des­de don­de vi­mos có­mo se que­ma­ba nues­tro ho­gar. Que­da­mos con lo pues- to. Fue ho­rri­ble por­que nun­ca nos ima­gi­na­mos que íba­mos a per­der to­do”, agre­ga en­tre lá­gri­mas.

A las 16.30 ho­ras arran­có jun­to a su ma­ri­do y sus hi­jas. Tam­bién lo hi­zo su ma­dre, her­ma­nos y so­bri­nos, quie­nes tam­bién re­si­dían en el sec­tor. To­dos se mo­vi­li­za­ron ha­cia Cons­ti­tu­ción, pe­ro se die­ron cuen­ta que el al­ber­gue de esa ciu­dad no da­ba abas­to.

“En San­ta Ol­ga fui­mos ca­si más de 6 mil eva­cua­dos y la ma­yo­ría lle­ga­mos a Cons­ti­tu­ción. En el al­ber­gue no ca­ben to­dos y hay mu­chos abue­los, ni­ños y pos­tra­dos, ellos son los que más ne­ce­si­tan ayu­da. Por eso de­ci­di­mos ir­nos a Mau­le (en­tre Tal­ca y San Ja­vier), a la ca­sa de otra her­ma­na. Es tan in­creí­ble lo que se sien­te aho­ra, cuan­do me dan apo­yo. Me sien­to en­tre po­bre, tris­te y agra­de­ci­da. Son mu­chos sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos”, di­ce.

Aro con­tra­tó una ca­mio­ne­ta y hoy irá al terreno don­de es­ta­ba su ca­sa. “No es lo mis­mo ver el desastre por fo­tos, ne­ce­si­to ir, lo sien­to en el co­ra­zón”, ase­gu­ra.

El in­cen­dio tam­bién arra­só con el do­mi­ci­lio de la fa­mi­lia de Nel­son Vás­quez (26), quie­nes ha­ce sie­te años tam­bién per­die­ron su ho­gar por otro in­cen­dio.

“Mu­cha gen­te se que­dó has­ta el fi­nal, de­fen­dien­do sus ca­sas. Pe­ro lle­gó un mo­men­to en que el fue­go aco­rra­ló a la po­bla­ción y hu­bo que arran­car. Mi pa­pá sa­có a mis her­ma­nos y a mi ma­má y los lle­vó a San Ja­vier. Ne­ce­si­ta­mos al Go­bierno, en unos me­ses más se vie­ne el in­vierno y no sé qué pa­sa­rá. La gen­te no tie­ne tra­ba­jo, lo per­dió to­do. Aho­ra lo que más se ne­ce­si­ta es agua, co­mi­da y ro­pa”, sub­ra­ya.

Nel­son Cha­mo­rro (45), quien vi­ve en Al­to del To­ro, a 500 me­tros de San­ta Ol­ga, fue tes­ti­go del si­nies­tro. “La ca­sa de mi so­bri­na, quien es­tá em­ba­ra­za­da de ocho me­ses, que­dó he­cha ce­ni­zas. Ella gri­ta­ba y pa­ta­lea­ba, fue an­gus­tian­te. Aquí ha­bía re­mo­li­nos de vien­tos y llu­via de fue­go. No­so­tros pu­di­mos sal­var mi ca­sa y aho­ra es­ta­mos alo­jan­do a tres fa­mi­lias que que­da­ron sin nada”, cuen­ta.

Ayer Sa­muel Do­no­so, tra­ba­ja­dor fo­res­tal de la lo­ca­li­dad de Em­pe­dra­do, fue a San­ta Ol­ga y le lle­vó 80 li­tros de agua y ba­rras de ce­real a los ve­ci­nos que lle­ga­ron a sus si­tios des­trui­dos. “Ne­ce­si­tan ro­pa y ali­men­to. El pa­no­ra­ma es de­sola­dor, la gen­te no só­lo que­dó sin su ca­sa, tam­bién sin su fuen­te la­bo­ral. Aquí hay mano del hom­bre, es­ta si­tua­ción es­tá es­ca­pan­do de las ma­nos, hay ter­ce­ros in­vo­lu­cra­dos dis­pues­tos a de­jar la em­ba­rra­da”, afir­ma.

Las lla­mas no le die­ron tre­gua a es­te pue­blo, don­de to­dos sus ha­bi­tan­tes que­da­ron sin vi­vien­da.

“Éra­mos so­lo ve­ci­nos y dos ca­rros de bom­be­ros tra­tan­do de apa­gar el in­cen­dio en San­ta Ol­ga. No di­mos abas­to”. Loi­da Aro, au­xi­liar de ser­vi­cio de la pos­ta de la lo­ca­li­dad. 5.000 eva­cua­dos hu­bo en San­ta Ol­ga.

En es­te si­tio de la co­mu­na de Cons­ti­tu­ción, se per­die­ron to­das las vi­vien­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.