Hernán Quin­ta­na, el padre de los as­tró­no­mos chi­le­nos

Hernán Quin­ta­na creó ha­ce ca­si dos dé­ca­das la Li­cen­cia­tu­ra en As­tro­no­mía en el país. Hoy ju­bi­la­do, un pre­mio in­ter­na­cio­nal co­lo­ca al cien­tí­fi­co chi­leno al la­do de fi­gu­ras de la mag­ni­tud de Carl Sa­gan.

La Hora - - News - Tex­to Isa­beau La­van­de­ros Fo­to­gra­fía Gabriel Ga­ti­ca R.

Es­cri­bió, ha­bló, pi­dió. Así, con mu­cho en­tu­sias­mo, po­cos re­cur­sos y ca­si nu­lo apo­yo gu­ber­na­men­tal, el cien­tí­fi­co Hernán Quin­ta­na bus­có ayu­da en el ex­tran­je­ro pa­ra po­der abrir, fi­nal­men­te en 1998, la ca­rre­ra de Li­cen­cia­tu­ra en As­tro­no­mía en la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca.

Así, de a po­co, con­si­guió que ins­ti­tu­cio­nes in­ter­na­cio­na­les le man­da­ran li­bros pa­ra ar­mar una bi­blio­te­ca es­pe­cia­li­za­da en te­mas as­tro­nó­mi­cos. Así, pu­do com­prar a pre­cios ra­zo­na­bles ins­tru­men­tos y má­qui­nas ne­ce­sa­rias pa­ra la ca­rre­ra. Así, pu­do con­tar con la par­ti­ci­pa­ción ini­cial de pro­fe­so­res ex­tran­je­ros que apor­ta­ron con nue­vas for­mas de es­tu­diar la dis­ci­pli­na.

Son va­rias las ge­ne­ra­cio­nes de as­tró­no­mos que han po­di­do for­mar­se gra­cias a su ges­tión pio­ne­ra. Él es, de cier­ta for­ma, su padre. “Es­ta­ba bueno ya que me die­ran un pre­mio”, di­ce en­tre ri­sas.

Y así fue. El año pa­sa­do, la Sociedad Chi­le­na de As­tro­no­mía lo con­de­co­ró con el Pre­mio al Desa­rro­llo; a co­mien­zos de es­te mes, se con­vir­tió en el pri­mer cien­tí­fi­co tra­ba­jan­do fue­ra de Nor­tea­mé­ri­ca en ser ga­lar­do­na­do por la Ame­ri­can As­tro­no­mi­cal So­ciety (AAS). ¿El mo­ti­vo? “Su apor­te a la as­tro­no­mía mun­dial”. Carl Sa­gan, el crea­dor de

Cos­mos, es el pre­mia­do más fa­mo­so. Hoy tie­ne 74 años, vi­ve en lo más al­to de uno de los ce­rros de Las Condes y des­de allí ad­mi­ra ca­da no­che la in­men­si­dad de los cie­los y de la ciu­dad. “Ac­tual­men­te go­zo la vi­da. Ha­ce dos o tres años ju­bi­lé. Es­tu­ve trein­ta en la Ca­tó­li­ca. Oca­sio­nal­men­te es­cri­bo un ar­tícu­lo o doy charlas, pe­ro no es­toy in­ves­ti­gan­do a fon­do”. - ¿Por qué de­ci­dió ju­bi­lar­se?

- Pa­ra dar­le la opor­tu­ni­dad a la gen­te jo­ven. Creo que es im­por­tan­te ha­cer­les es­pa­cio y no ha­cer­les som­bra ni ta­par­les el ca­mino. Eso hi­ce en la Ca­tó­li­ca, fui di­rec­tor de As­tro­no­mía por 20 años y des­pués de­jé que otro si­guie­ra. De igual for­ma hay gen­te que le gusta se­guir has-

ta que se mueren. Yo pien­so que no es ne­ce­sa­rio, uno lee y se man­tie­ne al día, pe­ro hay que de­jar que la in­ves­ti­ga­ción la li­de­ren las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. - ¿Ya re­ci­bió el pre­mio de la AAS?

- No, por­que la pre­mia­ción es en la reunión de la sociedad que tie­nen en enero del pró­xi­mo año, ahí me en­tre­ga­rán el pre­mio. No sé qué se­rá, tal vez un cer­ti­fi­ca­do. Lo im­por­tan­te es que du­ran­te el año uno apa­re­ce en la lis­ta de pre­mia­dos. ¿Iré o no? No lo sé, fal­ta mu­cho. - Su fa­mi­lia de­be es­tar or­gu­llo­sa.

- Se los di­je un par de días des­pués y me di­je­ron qué bueno, te fe­li­ci­ta­mos. Co­mo no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con el te­ma, les to­ma un tiem­po to­mar el pe­so de lo que sig­ni­fi­ca el pre­mio. Los co­le­gas lo to­man me­jor y uno re­ci­be fe­li­ci­ta­cio­nes de mu­cha gen­te. Pe­ro, en ge­ne­ral, acá en Chi­le no se le da ma­yor im­por­tan­cia. - ¿La as­tro­no­mía siem­pre fue su me­ta? ¿Una pa­sión de in­fan­cia?

- No, pa­ra nada. Yo es­tu­dié fí­si­ca e in­ge­nie­ra si­mul­tá­nea­men­te en la Uni­ver­si­dad de Chi­le, has­ta ahí nun­ca pen­sé có­mo ter­mi­na­ría es­to. Al fi­nal de mis es­tu­dios me fui a ha­cer un pos­gra­do a Cam­brid­ge, In­gla­te­rra, ahí me cam­bié a as­tro­fí­si­ca. - Mien­tras es­ta­ba ha­cien­do el pos­gra­do, ¿có­mo se man­te­nía?

- La fo­to­gra­fía pa­gó mis pri­me­ros años allá, ven­día fo­tos de Chi­le a re­vis­tas ex­tran­je­ras. Tam­bién tra­ba­jé pa­ra la re­vis­ta Pau­la en sus ini­cios. - Por ini­cia­ti­va us­ted no se que­da.

- Una per­so­na ha­ce mu­chas co­sas a lo lar­go de su vi­da. Cuan­do te­nía seis años cons­truía mis pro­pios ju­gue­tes con he­rra­mien­tas de car­pin­te­ría de mi padre, des­pués a los ocho sa­lía a ca­zar con mi padre con ri­fles que eran más gran­des que yo. - Hoy la ca­za es mal mi­ra­da.

- Eran otros tiem­pos, pe­ro es cier­to hoy se es­cu­cha un dis­pa­ro y lle­ga ca­ra­bi­ne­ros, la PDI y el fis­cal na­cio­nal. - ¿Cuán­do de­jó de ca­zar?

- Una vez un po­co más gran­de in­vi­té a una jo­ven­ci­ta y se es­pan­tó mu­chí­si­mo al es­cu­char un dis­pa­ro. Des­de ahí, las pa­sio­nes cam­bia­ron.

- Si la as­tro­no­mía vino des­pués, ¿có­mo fue que na­ció su in­te­rés por la fí­si­ca y la in­ge­nie­ría?

“La as­tro­fí­si­ca es el fu­tu­ro. Mien­tras más jó­ve­nes se de­di­quen a es­to, Chi­le va a te­ner la chan­ce de es­tar en el top ten del mun­do”. “To­da­vía hay dos o tres uni­ver­si­da­des im­por­tan­tes que no tie­nen Li­cen­cia­tu­ra en As­tro­no­mía. Lo con­si­de­ro un fra­ca­so per­so­nal”.

- Mi padre era abo­ga­do y en al­gún jui­cio le to­có guar­dar en nues­tra par­ce­la lo que que­dó de una em­pre­sa de elec­tró­ni­ca. Lle­gó mu­cho ma­te­rial eléc­tri­co y elec­tró­ni­co con el que em­pe­cé a ar­mar dis­tin­tos ar­te­fac­tos, co­mo un to­ca­dis­cos, por ejem­plo. Te­nía dos ge­ne­ra­do­res de 10 mil vol­tios y yo ju­ga­ba con ellos, ha­cía sal­tar chispas. De­bía te­ner mu­cho cuidado pa­ra que no me die­ra la co­rrien­te, pe­ro uno se acos­tum­bra a elec­tro­cu­tar­se pe­se a que es una sen­sa­ción muy des­agra­da­ble.

VIA­JE ASTRAL

Quin­ta­na re­cuer­da que, an­tes de in­tere­sar­se en la dis­ci­pli­na en sí mis­ma, lo que lo se­du­jo de la as­tro­no­mía fue la po­si­bi­li­dad de re­co­rrer el pla­ne­ta. “Si ha­ces ob­ser­va­cio­nes, tie­nes la chan­ce de via­jar bas­tan­te, co­no­cer ce­rros y pai­sa­jes bo­ni­tos, es co­mo sen­tir­se in­te­gra­do al mun­do. Yo via­ja­ba to­dos los me­ses a EE.UU. a reunio­nes cien­tí­fi­cas, charlas, ob­ser­va­cio­nes, pro­yec­tos y re­pre­sen­ta­cio­nes en or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les”.

- Mu­chos ni­ños sue­ñan con ser co­mo Ale­xis Sán­chez o Ar­tu­ro Vidal, pe­ro ¿qué le di­ría us­ted al que quie­re ser as­tró­no­mo o as­tro­fí­si­co?

- Le di­ría que la as­tro­fí­si­ca es el fu­tu­ro, que se atre­va. Mien­tras más jó­ve­nes se de­di­quen a es­to, Chi­le va a te­ner la chan­ce de es­tar en el top ten del mun­do. Eso sí, a ese ni­ño le tie­ne que gus­tar el uni­ver­so pe­ro por so­bre to­do la fí­si­ca y la ma­te­má­ti­ca. A eso des­pués se le su­man las ga­nas de ha­cer co­sas dis­tin­tas, las ga­nas de en­con­trar co­sas y to­do eso con mu­cha ima­gi­na­ción. - Es un buen mo­men­to pa­ra pen­sar en de­di­car­se a es­to en Chi­le.

- El nú­me­ro de alum­nos, pro­fe­so­res e in­ves­ti­ga­do­res cre­ció ex­po­nen­cial­men­te. Si­mul­tá­nea­men­te nues­tro país ha de­mos­tra­do ser ca­da vez más ade­cua­do pa­ra la ob­ser­va­ción as­tro­nó­mi­ca, co­mo lo evi­den­cia el ob­ser­va­to­rio AL­MA. Se es­ti­ma que en el fu­tu­ro el 70 por cien­to de las ca­pa­ci­da­des ob­ser­va­cio­na­les del mun­do es­tén en Chi­le. Por lo tan­to es­ta es una bo­la de nie­ve que cre­ce y cre­ce, y que va a ha­cer que la as­tro­no­mía sea la cien­cia más im­por­tan­te del país.

Hoy na­die dis­cu­te que es­to es una co­sa im­por­tan­te, lo que ha­ce vein­te o trein­ta años era in­con­ce­bi­ble. Y los da­tos lo mues­tran: la as­tro­no­mía tie­ne una im­por­tan­cia eco­nó­mi­ca in­di­rec­ta, una im­por­tan­cia pa­ra el pres­ti­gio a ni­vel in­ter­na­cio­nal y, por úl­ti­mo, pa­ra el es­pí­ri­tu del país.

- En­ton­ces no es un mi­to o una exa­ge­ra­ción de­cir que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal nos ala­ba en es­te cam­po.

- El desa­rro­llo de Chi­le es al­go real­men­te ex­cep­cio­nal. La gen­te que yo co­noz­co del ex­tran­je­ro, que vi­nie­ron a ayu­dar­nos en los 80, se que­dan im­pre­sio­na­dos

al ver lo que ha cre­ci­do tan­to la Ca­tó­li­ca co­mo el res­to de las uni­ver­si­da­des. Im­pre­sio­na el nú­me­ro de alum­nos chi­le­nos de al­ta ca­li­dad que es­tán es­tu­dian­do y que han sa­li­do de es­tos pro­gra­mas que no­so­tros hi­ci­mos. - Co­mo for­ma­dor, qué cree que le fal­ta a la edu­ca­ción en as­tro­no­mía.

- To­da­vía hay dos o tres uni­ver­si­da­des im­por­tan­tes que no tie­nen Li­cen­cia­tu­ra en As­tro­no­mía. Lo con­si­de­ro un fra­ca­so per­so­nal.

- Y co­mo observador del uni­ver­so, im­po­si­ble no pre­gun­tar­le es­to ¿Hay vi­da in­te­li­gen­te fue­ra de la Tie­rra?

- Sí, exis­te vi­da aun­que sea mi­cros­có­pi­ca o ce­lu­lar. Teó­ri­ca­men­te es im­po­si­ble que no la ha­ya. So­bre la vi­da in­te­li­gen­te, tam­bién es po­si­ble por­que el uni­ver­so es gi­gan­tes­co y re­pli­ca­ble. Es muy pro­ba­ble que exis­ta otro con­jun­to de pla­ne­tas co­mo nues­tro sis­te­ma. En al­gu­na par­te de­be ha­ber vi­da in­te­li­gen­te y pro­ba­ble­men­te mu­cho más in­te­li­gen­tes que no­so­tros. Eso sí, es di­fí­cil pre­de­cir qué for­ma to­ma. - ¿Le gusta la pe­lí­cu­la Star Wars?

- Lo que me pa­sa con esa pe­lí­cu­la es que el nom­bre que tie­ne en es­pa­ñol de­mues­tra una ig­no­ran­cia tre­men­da. Por­que una ga­la­xia es un con­jun­to de es­tre­llas, de es­tre­llas… que es­tán den­tro de una ga­la­xia. En in­glés se lla­ma

Star Wars y no Ga­la­xies War. No sé quién fue el bru­to que hi­zo esa tra­duc­ción, por­que le cam­bia­ron el sen­ti­do a la idea ori­gi­nal. No hay nin­gu­na po­si­bi­li­dad de te­ner co­mu­ni­ca­ción, ni via­jar en­tre ga­la­xias, ni me­nos de una gue­rra con otra ga­la­xia.

- En su ám­bi­to, us­ted es pa­ra mu­chos una es­pe­cie de padre de la dis­ci­pli­na. ¿Có­mo le gus­ta­ría que lo re­cor­da­ran?

- No lo he pen­sa­do, pe­ro tal vez in­clui­ría al­go so­bre mi es­pí­ri­tu li­bre y la per­sis­ten­cia. Sin ella no hu­bie­ra lo­gra­do nada de to­do lo que hi­ce en Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.