El pe­rio­dis­ta que so­bre­vi­vió a la tra­ge­dia de Cha­pe­co­en­se

A dos me­ses del ac­ci­den­te, el pe­rio­dis­ta y re­la­tor se en­cuen­tra en fran­ca re­cu­pe­ra­ción y apun­ta al fu­tu­ro. “Con el Cha­pe ce­rra­mos un ci­clo y hay que es­cri­bir una nue­va historia”, ase­gu­ra.

La Hora - - Portada - Cris­tián Gon­zá­lez Far­fán, des­de Cha­pe­có, Bra­sil.

Rafael Hen­zel sa­lió ca­si ile­so de la caí­da del avión que mar­có la historia del fút­bol bra­si­le­ño. El equi­po ga­nó ayer.

El es­tre­cho pa­si­llo de la tribuna pre­fe­ren­cial del Are­na Con­dá co­mu­ni­ca a las tres ra­dios lo­ca­les de Cha­pe­có mar­ca­das por la pér­di­da de cin­co com­pa­ñe­ros. En la ca­se­ta de la emi­so­ra Ca­pi­tal Oes­te son­ríe el pe­rio­dis­ta y re­la­tor Rafael Hen­zel, uno de los seis so­bre­vi­vien­tes de la tra­ge­dia aé­rea que de­vas­tó al Cha­pe­co­en­se ha­ce dos me­ses.

“Es un mi­la­gro de Dios es­tar vi­vo”, di­ce a La Ho­ra Hen­zel, cu­ya le­ve ci­ca­triz en su ce­ja de­re­cha es el úni­co signo vi­si­ble de la caí­da del vue­lo La Mia 2933. A ni­vel res­pi­ra­to­rio, sin em­bar­go, aún tie­ne se­cue­las: su­frió una pul­mo­nía y se le que­bra­ron sie­te cos­ti­llas por lo que le cues­ta su­bir las es­ca­le­ras del es­ta­dio. Y le due­le al to­ser. “Eso es más di­fí­cil pa­ra mí que re­la­tar, pe­ro neu­ro­ló­gi­ca­men­te es­toy bien; só­lo ten­go una pe­que­ña le­sión en el pie”, cuen­ta el co­mu­ni­ca­dor, quien se tra­zó dos ob­je­ti­vos ape­nas fue da­do de al­ta el 19 de di­ciem­bre: vol­ver a tra­ba­jar el 9 de enero y vol­ver a re­la­tar el 25 de enero an­te Join­vi­lle por la Pri­mei­ra Li­ga.

Hen­zel, efec­ti­va­men­te, re­gre­só al pa­nel de la ra­dio el día pre­vis­to, pe­ro se an­ti­ci­pó en la na­rra­ción de un par­ti­do y co­men­tó el sá­ba­do pa­sa­do an­te Pal­mei­ras, don­de fue ho­me­na­jea­do por la “tor­ci­da” del Cha­pe, jun­to a los tres ju­ga­do­res so­bre­vi­vien­tes: Alan Rus­chel, He­lio Ne­to y Jak­son Foll­mann.

“Apar­te del mi­la­gro, in­flu­yó mi con­di­ción fí­si­ca. Si bien no soy un atleta, tam­po­co fu­mo y be­bo muy po­cas be­bi­das al­cohó­li­cas. Eso es muy im­por­tan­te en es­tas si­tua­cio­nes”, ase­gu­ra Hen­zel, quien no quie­re es­cu­dri­ñar en los de­ta­lles del ac­ci­den­te y, en cam­bio, pre­fie­re cen­trar­se en la re­cons­truc­ción. O el “re­co­meço”, la con­sig­na que em­pu­ja a es­te nue­vo Cha­pe que in­cor­po­ró a 25 ju­ga­do­res.

“Con Cha­pe­co­en­se ce­rra­mos un ci­clo. Te­ne­mos que mi­rar pa­ra el fren­te pa­ra que los hin­chas pue­dan ver co­sas po­si­ti­vas. Hay que es­cri­bir una nue­va historia”, plan­tea Hen­zel, pa­ra quien su re­la­to ha de­bi­do ser mo­di­fi­ca­do por­que “no co­noz­co a to­dos los ju­ga­do­res nue­vos, ten­go que guiar­me por los nú­me­ros, las ca­rac­te­rís­ti­cas del pe­lo, de las pul­se­ras, de los za­pa­tos”.

Hen­zel, na­tu­ral­men­te, cree que la re­cons­truc­ción se­rá len­ta. “Los ju­ga­do­res que mu­rie­ron tam­po­co te­nían ese apo­yo al ini­cio de la tem­po­ra­da, sino que fue­ron cons­tru­yen­do la con­fian­za de los hin­chas. Aho­ra pien­so que es lo mis­mo: cons­truir un nue­vo jue­go, tor­neo por tor­neo, no ne­ce­si­ta ser cam­peón, sino pe­lear y re­pre­sen­tar a aque­llos que se fue­ron”, plan­tea Hen­zel. Y cie­rra: “Yo ya no me es­tre­so por co­sas chi­cas, ese fue el gran cam­bio de mi vi­da”.

“Yo ya no me es­tre­so con co­sas chi­cas, ese fue el gran cam­bio de mi vi­da”. “No ne­ce­si­ta­mos ser cam­peo­nes, sino re­pre­sen­tar a los que se fue­ron”. Rafael Hen­zel, pe­rio­dis­ta so­bre­vi­vien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.