Fe­de­rer se que­dó con la fi­nal so­ña­da an­te Na­dal

El sui­zo se que­dó con una épi­ca fi­nal fren­te a su ya clá­si­co ri­val es­pa­ñol. En cin­co sets y ex­tre­man­do re­cur­sos, el te­nis­ta de 35 años con­si­guió su tí­tu­lo nú­me­ro 18 en un Grand Slam.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba V.

La ri­va­li­dad más cé­le­bre del te­nis mun­dial vi­vió un ines­pe­ra­do y emo­cio­nan­te ca­pí­tu­lo en la fi­nal de Aus­tra­lia, en que el sui­zo con­quis­tó su 18° tí­tu­lo de Grand Slam.

Ro­ger Fe­de­rer (17° en el ran­king ATP) ne­ce­si­tó de cin­co sets pa­ra ga­nar 6-4, 3-6, 6-1, 3-6, 6-3 al es­pa­ñol Rafael Na­dal (9°) y co­ro­nar­se por quin­ta vez co­mo cam­peón en el Abier­to de Aus­tra­lia, en una épi­ca fi­nal que se­rá re­cor­da­da co­mo una de las me­jo­res en los úl­ti­mos años.

Tras seis años, el sui­zo y el es­pa­ñol vol­vie­ron a ver­se las ca­ras en la fi­nal de un Grand Slam que no los es­pe­ra­ba co­mo pro­ta­go­nis­tas, pe­ro que gra­cias a ellos ter­mi­nó en­tre­gan­do uno de los me­jo­res es­pec­tácu­los te­nís­ti­cos del úl­ti­mo tiem­po.

Con una pe­lo­ta tan ajus­ta­da que tu­vo que ser acla­ra­da por el “Ojo de Águi­la”, Fe­de­rer con­si­guió su quin­ta co­ro­na y que­dó a una de Djo­ko­vic que tie­ne seis tí­tu­los en Ocea­nía jun­to al lo­cal Roy Emer­son. Fe­de­rer ya ha­bía con­quis­ta­do es­te cer­ta­men en 2004, 2006, 2007 y 2010.

El sui­zo au­men­to su ci­fra de “ma­jors” ga­na­dos a 18, mar­ca in­su­pe­ra­ble pa­ra cual­quier te­nis­ta. Aven­ta­ja a Pe­te Sam­pras y Rafael Na­dal que tie­nen 14. Sin du­da, el ré­cord más pre­cia­do del hel­vé­ti­co y que se­gu­ra­men­te na­die po­drá ba­tir.

Otro nú­me­ro im­pre­sio­nan­te del sui­zo, que es el úni­co ju­ga­dor de la historia en ha­ber con­quis­ta­do cin­co o más ve­ces tres tor­neos dis­tin­tos de Grand Slam: Aus­tra­lia (2004, 2006, 2007, 2010, 2017), Wim­ble­don (2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2009, 2012), US Open (2004, 2005, 2006, 2007, 2008).

Al ter­mi­nar el en­cuen­tro, un emo­cio­na­do Fe­de­rer agra­de­ció el apo­yo y ho­me­na­jeó a su ri­val. “En el te­nis no exis­te el em­pa­te, pe­ro si exis­tie­se yo es­ta­ría or­gu­llo­so de em­pa­tar con Rafael. Él ha si­do muy es­pe­cial en mi ca­rre­ra, de­fi­ni­ti­va­men­te. Me ha he­cho me­jor ju­ga­dor, por­que el ni­vel de su jue­go me ha he­cho su­bir”, di­jo.

Asi­mis­mo, re­cor­dó que des­de 2007, en Wim­ble­don, que no su­pe­ra­ba a Na­dal en un Grand Slam, por lo que re­ve­ló que es­ta vic­to­ria “es muy dul­ce”.

Fe­de­rer, ade­más, ase­gu­ró que “aún me que­da mu­cho te­nis”, des­car­tan­do planes de re­ti­ra­da a sus 35 años, aun­que sos­tu­vo que “si me le­siono y si me pier­do el pró­xi­mo año, quien sa­be lo que su­ce­de­rá”.

“En el te­nis no exis­te el em­pa­te, pe­ro si exis­tie­se yo es­ta­ría or­gu­llo­so de em­pa­tar con Rafael”. Ro­ger Fe­de­rer, cam­peón de Aus­tra­lia.

Ro­ger Fe­de­rer se mos­tró par­ti­cu­lar­men­te emo­cio­na­do lue­go de ob­te­ner el tí­tu­lo de Aus­tra­lia.

Na­dal si­gue vi­gen­te, a la es­pe­ra de la tem­po­ra­da de ar­ci­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.