La man­da­más de Vi­ña re­ve­la los se­cre­tos del Fes­ti­val

“Las me­ga es­tre­llas a ve­ces son las más sen­ci­llas”, co­men­ta la in­ge­nie­ra co­mer­cial, que ya lle­va sie­te cer­tá­me­nes en el cuer­po.

La Hora - - Portada - Felipe Morales L.

“Ya es­ta­mos cu­ra­dos de es­pan­to. Hay ar­tis­tas muy ca­ba­le­ros que, por ejem­plo, pi­den que se cu­bra to­do lo que ten­ga co­lor ca­fé”. Catalina Yudin y las exi­gen­cias de al­gu­nas es­tre­llas.

No se de­tie­ne. Ca­si no des­can­sa. Por su es­cri­to­rio han pa­sa­do mi­llo­na­rios con­tra­tos y las exi­gen­cias más es­tra­fa­la­rias de los ar­tis­tas que ca­da año suben a la Quin­ta Ver­ga­ra, y ella ni se in­mu­ta. Catalina Yudin, pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va del Fes­ti­val de Vi­ña del Mar, ca­mi­na con to­tal tran­qui­li­dad por los pa­tios de CHV mientras Ca­ro­li­na de Mo­ras y Rafael Ara­ne­da en­ca­be­zan uno de los tan­tos en­cuen­tros que man­tie­nen con la pren­sa pa­ra dar el va­mos a fes­ti­val. Yudin pa­sa prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­da, aun­que siem­pre cer­ca­na a Álex Her­nán­dez, el director ge­ne­ral de Vi­ña. Am­bos, jun­to a la pro­duc­to­ra Car­la Ruz, for­man el tri­den­te que lle­van las rien­das del even­to. “Ya es­ta­mos cu­ra­dos de es­pan­to”, lan­za al ahon­dar en las ne­go­cia­cio­nes que ca­da año de­be em­pren­der con los can­tan­tes. “Po­cas co­sas nos sor­pren­den”, agre­ga.

Por ejem­plo, “hemos te­ni­do ar­tis­tas a los que só­lo le po­dría­mos do­blar el au­to ha­cia la de­re­cha (Ro­ber­to Car­los), por­que son muy ca­ba­le­ros, o ta­par­les to­do lo que ten­ga co­lor ca­fé por­que les da ma­la suer­te”, re­pa­sa. “Tam­bién es co­no­ci­do el ca­so de Luis Mi­guel que que­ría to­do fo­rra­do de ne­gro en el ho­tel, y así su­ma y si­gue”.

- ¿Y los chi­le­nos son es­tra­fa­la­rios tam­bién?

- Hay de to­do. Al prin­ci­pio ha­bían más so­li­ci­tu­des, pe­ro en ge­ne­ral se ha en­ten­di­do que no por pe­dir más co­sas se es más ar­tis­ta. La idea tam­po­co es abu­sar. Hay ca­sos co­mo Lio­nel Ri­chie que só­lo pi­dió bo­te­llas de agua. A ve­ces las me­gas es­tre­llas son las que me­nos exi­gen­cias ha­cen.

- Es­te año vie­nen fi­gu­ras que es­tán en la cús­pi­de, co­mo Ma­lu­ma, ¿Có­mo se les tra­ta?

- Con mu­cho ca­ri­ño (ríe), tan­to que lo in­vi­ta­mos con su fa­mi­lia. Le arren­da­mos una ca­sa en Re­ña­ca, ya que vie­ne con pa­pás, pri­mos, her­mano. Y to­do con con­tra­to. Has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle de­be que­dar es­ti­pu­la­do por es­cri­to. Ade­más ten­drá dos au­tos 24 ho­ras con cua­tro guar­dias de se­gu­ri­dad en la puer­ta de su ca­sa, más el per­so­nal que él trae.

- Res­pec­to de la parrilla, mu­chas ve­ces se di­ce que los re­pre­sen­tan­tes de ar­tis­tas ne­go­cian un nú­me­ro fuer­te con otros que es­tán re­cién abrién­do­se pa­so. ¿Es así?

- Eso se da­ba más an­tes, cuan­do

se ne­go­cia­ba con los se­llos. Efec­ti­va­men­te tra­ta­ban de dar a co­no­cer a ar­tis­tas más chi­cos, pe­ro hoy no tra­ba­ja­mos con nin­gún se­llo. Por lo me­nos des­de que yo he es­ta­do a car­go, los con­tra­tos son di­rec­tos uti­li­zan­do siem­pre un pro­mo­tor lo­cal que se preo­cu­pa más de la lo­gís­ti­ca. En­ton­ces así no de­be­mos na­da, na­die pa­ga fa­vo­res.

- ¿En qué se fi­jan al mo­men­to de ar­mar la parrilla, cons­tan­te­men­te cues­tio­na­da por la pren­sa y el pú­bli­co?

- Hay mu­chos fac­to­res, pe­ro la idea es que en Vi­ña ha­ya de to­do. Tra­ta­mos de que los vier­nes y sá­ba­dos sean más fes­ti­vos por­que es fin de se­ma­na, y hemos que­ri­do ins­tau­rar los jue­ves pa­ra la no­che an­glo. Pe­ro tam­bién de­be­mos ade­cuar­nos a los tiem­pos de los ar­tis­tas. Si ellos pue­den el mar­tes, y no el jue­ves, hay que ha­cer un mo­vi­mien­to ge­ne­ral de la parrilla. De ver­dad es muy di­fí­cil ar­mar una, tra­ba­ja­mos to­do el año pa­ra eso. In­clu­so ya es­toy vien­do lo que su­ce­de­rá en Vi­ña 2018.

- Isabel Pan­to­ja vie­ne con el ma­yor con­tin­gen­te que ha te­ni­do Vi­ña en su historia. ¿Plan de con­tin­gen­cia pa­ra es­tar a la al­tu­ra?

- Nues­tro staff más gran­de ha­bía si­do el de Sting en 2011, pe­ro Pan­to­ja lo su­pera. Vie­ne con 95 mú­si­cos y sig­ni­fi­có una pro­duc­ción gi­gan­te. Ten­dre­mos que ha­bi­li­tar ca­ma­ri­nes por fue­ra de la Quin­ta por­que no ca­ben den­tro.

- ¿En tu rol de pro­duc­to­ra eje­cu­ti­va de­bes mos­trar las ga­rras con­tra al­gu­nos ar­tis­tas que son muy exi­gen­tes?

- To­do fes­ti­val tie­ne sus con­di­cio­nes y no­so­tros trans­pa­ren­ta­mos las nues­tras des­de las pri­me­ras con­ver­sa­cio­nes. Y al ar­tis­ta que le gus­ta bien, y si no, no se lle­ga acuer­do no­más.

- ¿Y han ha­bi­do ar­tis­tas con­sa­gra­dos que no acep­tan las cláu­su­las?

- Me ha pa­sa­do, pe­ro no di­ré nom­bres (ríe).

Ro­ber­to Car­los es con­si­de­ra­do uno de los más ca­ba­le­ros: pi­dió que su vehícu­lo no do­bla­ra a la iz­quier­da an­tes de su show el 2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.