Los cau­san­tes del bo­chorno

La Hora - - En 2 minutos - Pe­rio­dis­ta Ju­lio Sal­viat

Los vie­jos maes­tros del pe­rio­dis­mo en­se­ña­ban que con los jó­ve­nes ha­bía que ser con­si­de­ra­do, que la fal­ta de ro­ce y la in­ma­du­rez les im­pe­dían mos­trar de in­me­dia­to sus con­di­cio­nes. Que ha­bía que dar­les tiem­pos pa­ra su con­so­li­da­ción. Tra­to de ser con­des­cen­dien­te con la Se­lec­ción Sub 20 que par­ti­ci­pó en el cam­peo­na­to sud­ame­ri­cano en Ecua­dor, y no pue­do. Su director téc­ni­co, Héc­tor Ro­bles, tu­vo tiem­po pa­ra ele­gir, pa­ra pro­bar, pa­ra en­sa­yar y pa­ra prac­ti­car. Y de to­do eso sa­lió el peor equi­po chi­leno que ha­ya par­ti­ci­pa­do en una com­pe­ten­cia de ese ni­vel. El equi­po tu­vo suer­te an­te Bra­sil y Ecua­dor, y pu­do ter­mi­nar sin pun­tos y con un so­lo tan­to a fa­vor, por­que lo fa­vo­re­ció el ár­bi­tro al va­li­dar un gol con­ver­ti­do en po­si­ción fue­ra de jue­go. Hay res­pon­sa­bi­li­dad del en­tre­na­dor. Pe­ro la cul­pa ma­yor la tie­nen los ju­ga­do­res. En es­te plan­tel hay va­rios que pin­ta­ban pa­ra fi­gu­ras del tor­neo y que va­ti­ci­na­ban que no só­lo cla­si­fi­ca­rían al Mun­dial de Co­rea del Sur, sino que pe­lea­rían el tí­tu­lo. Las pu­ña­la­das de la crí­ti­ca, en­ton­ces, tie­nen que ir ha­cia el co­ra­zón de ellos. El ar­que­ro Gonzalo Co­llao al­go ata­ja, pe­ro con los pies es un desas­tre. El la­te­ral de­re­cho, Rai­mun­do Rebolledo, es co­mo los de an­tes: de­fien­de un po­co y nun­ca ata­ca. El cen­tral Nicolás Ra­mí­rez es in­ge­nuo. El otro, Francisco Sie­rral­ta, acier­ta una y fa­lla la si­guien­te. El otro la­te­ral, Cris­tián Gu­tié­rrez, no sa­be ha­cer cen­tros. Los vo­lan­tes fue­ron un poe­ma al des­or­den. Y el más con­no­ta­do, Jeis­son Var­gas, fue el peor del equi­po. Otro que po­día sal­var, Jaime Ca­rre­ño, se ma­tó so­lo pe­lean­do con el cuar­to ár­bi­tro. De los ata­can­tes no se sal­vó nin­guno. ¿Qué que­da, en­ton­ces? Pro­ba­ble­men­te, más de al­guno de es­te equi­po lle­ga­rá a bue­nas al­tu­ras en su ca­rre­ra fut­bo­lís­ti­ca. Pe­ro, se­gu­ra­men­te, na­da cam­bia­rá en la for­ma­ción de ju­ga­do­res, y Chi­le se­gui­rá dan­do la ho­ra en com­pe­ten­cias de me­no­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.