CÓ­MO SE OR­GA­NI­ZA LA AYU­DA PA­RA LOS ANI­MA­LES EN LOS IN­CEN­DIOS

Los si­nies­tros fo­res­ta­les que ya han co­bra­do la vi­da de 11 per­so­nas y han des­trui­do más de mil ca­sas tam­bién han pro­vo­ca­do un gran da­ño en la fau­na del país.

La Hora - - Portada - Em­ma An­tón Cer­da

En las úl­ti­mas dos se­ma­nas, los in­cen­dios fo­res­ta­les que afec­tan a gran par­te del país han pro­vo­ca­do la des­truc­ción de más de mil ho­ga­res y cien­tos de mi­les de hec­tá­reas, sin dis­cri­mi­nar a la ho­ra de con­su­mir lo que se in­ter­pon­ga en su ca­mino.

Quie­nes han su­fri­do tam­bién las con­se­cuen­cias de las lla­mas han si­do los ani­ma­les que vi­ven en las zo­nas afec­ta­das, des­de pe­rros y ga­tos, pa­san­do por ani­ma­les de gran­ja y fau­na sil­ves­tre de Chi­le.

El in­te­rés de la gen­te por ayu­dar a otros se­res mo­ti­vó que el Co­le­gio Mé­di­co Ve­te­ri­na­rio (Col­me­vet) asu­mie­ra la res­pon­sa­bi­li­dad de coor­di­nar la ayu­da pa­ra los ani­ma­les. Así, la or­ga­ni­za­ción se en­cuen­tra tra­ba­jan­do en cin­co de las re­gio­nes in­cen­dia­das, con ve­te­ri­na­rios que de­ja­ron de la­do sus tra­ba­jos pa­ra ir co­mo vo­lun­ta­rios.

Claudia Pa­rra­guez, coor­di­na­do­ra en la Re­gión de O’Hig­gins del Col­me­vet, ex­pli­ca que los ani­ma­les más afec­ta­dos en la re­gión son, prin­ci­pal­men­te, ove­jas, ca­bras y ca­ba­llos. La pro­fe­sio­nal des­ta­ca que la api­cul­tu­ra tam­bién ha su­fri­do da­ños im­por­tan­tes, al mo­rir que­ma­das mi­les de abejas.

“Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas pa­ra tra­tar a los ani­ma­les es que por con­duc­ta tien­den a es­ca­par a lu­ga­res muy ale­ja­dos, y por la geo­gra­fía de la zo­na cues­ta mu­cho re­cu­pe­rar­los. Son ani­ma­les que nor­mal­men­te vi­ven en ce­rros, no son de co­rral, por lo tan­to el que los pre­dios es­tén abier­tos cues­ta mu­cho que po­da­mos lle­gar a ellos”, ex­pli­ca Pa­rra­guez.

LA JOR­NA­DA

El cen­tro de ope­ra­cio­nes es­tá ubi­ca­do en Mar­chi­güe, don­de la jor­na­da co­mien­za ape­nas ama­ne­ce y no ter­mi­na has­ta pa­sa­da la 1 de la ma­ña­na. Una sa­la del Ins­ti­tu­to Car­de­nal Ca­ro se uti­li­za pa­ra al­ma­ce­nar las do­na­cio­nes de me­di­ca­men­tos e in­su­mos y, ade­más, co­mo cen­tro de aten­ción.

Va­rios equi­pos de ve­te­ri­na­rios se re­par­ten el tra­ba­jo y vi­si­tan a ve­ci­nos cu­yos ani­ma­les su­frie­ron el efec­to de las lla­mas. In­yec­cio­nes y la apli­ca­ción de cre­mas tó­pi­cas se uti­li­zan pa­ra tra­tar las que­ma­du­ras de aque­llos se­res que tie­nen po­si- bi­li­da­des. Los más gra­ves de­ben ser eu­ta­na­sia­dos.

“La eu­ta­na­sia es un te­ma bien com­pli­ca­do en los ani­ma­les de ga­na­de­ría, por­que tie­nen va­lor co- mer­cial. Por lo tan­to, la de­ci­sión pa­sa siem­pre por el due­ño”, ex­pli­ca Pa­rra­guez so­bre los ani­ma­les que son cria­dos pa­ra ser fae­na­dos, co­mo ove­jas, va­cas y cer­dos.

En el ca­so de mas­co­tas co­mo pe­rros y ga­tos, los ve­te­ri­na­rios che­quean la con­di­ción en la que se en­cuen­tran, pro­ve­yen­do de ma­ne­ra gra­tui­ta el tra­ta­mien­to pa­ra que re­cu­pe­ren su sa­lud. Los in­su­mos pa­ra ani­ma­les de gran­ja y cual­quier otra es­pe­cie son siem­pre gratis, el Col­me­vet no co­bra.

Jun­to a un equi­po de tres ve­te­ri­na­rios, La Ho­ra acom­pa­ñó a ver el es­ta­do de dos pe­rros de Cris­tián León, quien vi­ve a vein­te mi­nu­tos de Mar­chi­güe. En el te­rreno don­de es­ta­ba su ca­sa aho­ra hay dos me­dia­guas; en el sec­tor ha­bían otras seis ca­sas, de las que só­lo se sal­va­ron dos.

Los pro­fe­sio­na­les rea­li­za­ron un ex­haus­ti­vo exa­men a am­bos ca­nes, es­cu­chan­do su res­pi­ra­ción pa­ra ver si pre­sen­ta­ban pro­ble­mas pul­mo­na­res y re­vi­san­do con aten­ción sus pa­tas. Afor­tu­na­da­men­te, los ve­te­ri­na­rios de­ter­mi­na­ron que los pe­rros no pre­sen­ta­ban pro­ble­mas, co­mo así tam­po­co las 26 ove­jas que tie­ne León. Sin em­bar­go, va­rias de las ga­lli­nas que te­nían mu­rie­ron cal­ci­na­das.

De vuel­ta a Mar­chi­güe, el

“Hay un da­ño enor­me a la api­cul­tu­ra, las abejas son fun­da­men­ta­les en el desa­rro­llo agrí­co­la del país”. Claudia Pa­rra­guez, ve­te­ri­na­ria.

equi­po en­con­tró un pe­rro va­gan­do en­tre­me­dio de un bos­que com­ple­ta­men­te con­su­mi­do por el fue­go (fo­to­gra­fía prin­ci­pal). El ani­mal era amis­to­so y se de­jó exa­mi­nar, con lo que se des­cu­brió que se tra­ta­ba de una pe­rri­ta jo­ven. Sus co­ji­ne­tes se en­con­tra­ban en per­fec­to es­ta­do, pe­ro pe­los de su lomo es­ta­ban cha­mus­ca­dos, lo que hi­zo su­po­ner a los pro­fe­sio­na­les que hu­yó por su vi­da.

Así co­mo ella, mu­chos fue­ron los ani­ma­les, de di­fe­ren­tes es­pe­cies, que re­co­rrie­ron gran­des dis­tan­cias hu­yen­do del fue­go, sien­do mu­chos lo que no lo lo­gra­ron.

FAU­NA SIL­VES­TRE

Pe­ro, ¿qué pa­sa con la fau­na sil­ves­tre? El tra­ba­jo en es­te ca­so es más com­pli­ca­do. Al ser sal­va­jes, los ani­ma­les no tie­nen una re­la­ción cer­ca­na con los hu­ma­nos, por lo que tien­den a es­con­der­se o a huir de su pre­sen­cia.

Vio­le­ta Ba­rre­ra tam­bién for­ma par­te del equi­po de pro­fe­sio­na­les de Mar­chi­güe. La ve­te­ri­na­ria de la Universidad de Chi­le es ex­per­ta en fau­na y res­ca­te de fau­na sil­ves­tre, y to­dos los días sa­le con un equi­po con­for­ma­do por vo­lun­ta­rios y por fun­cio­na­rios del Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro (Sag) a bus­car ani­ma­les he­ri­dos y a es­tu­diar las con­se­cuen­cias del in­cen­dio en el eco­sis­te­ma.

Su la­bor es su­ma­men­te crí­ti­ca, pues­to que los ani­ma­les en mu­chos ca­sos son en­dé­mi­cos, es de­cir que no se en­cuen­tran más que en una zo­na de­ter­mi­na­da, por lo que su res­ca­te su­po­ne la per­pe­tua­ción de al­gu­nas es­pe­cies.

“A ve­ces re­ci­bi­mos lla­ma­dos so­bre ani­ma­les sal­va­jes y va­mos al res­ca­te a los pun­tos que nos in­di­can. Así ha­ce­mos la es­ta­bi­li­za­ción en Mar­chi­güe, don­de te­ne­mos es­te cen­tro de aten­ción pri­ma­ria, y lue­go lo de­ri­va­mos a los cen­tros ofi­cia­les en San­tia­go, ubi­ca­dos en el Zoo­ló­gi­co Me­tro­po­li­tano y en el Buin Zoo”, de­ta­lla la doc­to­ra Ba­rre­ra (ver re­cua­dro).

La es­pe­cia­lis­ta des­ta­ca que uno de los pe­li­gros de ayu­dar a ani­ma­les sal­va­jes es que se im­pron­ten. “La im­pron­ta es un pro­ce­so en el cual to­man al ser hu­mano co­mo par­te de su es­pe­cie, en­ton­ces des­pués no hu­yen del ser hu­mano y si se die­ra eso no se pue­de li­be­rar”.

¿Fal­tan po­lí­ti­cas pa­ra pro­te­ger es­pe­cies chi­le­nas? “Sí, de to­das ma­ne­ras y en dis­tin­tos ám­bi­tos, Chi­le no se con­si­de­ra un país que ten­ga una po­lí­ti­ca en pro de la con­ser­va­ción, bas­ta con ver es­ta re­gión y lo de­fo­res­ta­da que es­tá”, di­ce Ba­rre­ra.

“Acá es que po­de­mos ha­cer un gran es­fuer­zo en re­cu­pe­rar a es­tos ejem­pla­res, pe­ro có­mo va a que­dar el eco­sis­te­ma es el pro­ble­ma. Los sue­los es­tán muy ero­sio­na­dos, hay un te­rreno muy se­co por el ti­po de ár­bol que se ha plan­ta­do, en­ton­ces pro­ba­ble­men­te los ani­ma­les se van a te­ner que li­be­rar en otro lu­gar, que no es lo ideal. Cuan­do uno re­cu­pe­ra un ani­mal tie­ne que li­be­rar­lo en el mis­mo pun­to de ori­gen pa­ra que ten­ga po­si­bi­li­da­des de re­pro­duc­ción”, ex­pli­ca.

Y dón­de li­be­ra­rán a los ani­ma­les cuan­do se re­cu­pe­ren. Ba­rre­ra di­ce que se­gui­rán ha­cien­do el es­fuer­zo, pe­ro que van a pa­sar mu­chos años an­tes de que ha­ya una preo­cu­pa­ción ofi­cial del te­ma. Lo úni­co que es­pe­ran es que se re­fo­res­te la zo­na con bos­que na­ti­vo y no con eu­ca­lip­tos y pi­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.