¿Las uni­ver­si­da­des es­tán pre­pa­ra­das pa­ra ser in­clu­si­vas?

Si bien exis­te la ad­mi­sión es­pe­cial en va­rios plan­te­les, el te­ma se abor­da de una ma­ne­ra asis­ten­cia­lis­ta, di­ce ex­per­ta.

La Hora - - Educación - Natalia Heus­ser

Lue­go de una ne­gli­gen­cia mé­di­ca que lo tu­vo un mes en co­ma, a Se­bas­tián Díaz le diag­nos­ti­ca­ron te­tra­pa­re­sia es­pás­ti­ca, pa­to­lo­gía oca­sio­na­da por una le­sión ex­ten­sa de la cor­te­za ce­re­bral, que ha­ce cin­co años le pro­vo­có una dis­mi­nu­ción de la mo­vi­li­dad en bra­zos y pier­nas.

Hoy, a sus 26 años, es téc­ni­co en Edu­ca­ción Es­pe­cial y en mar­zo pró­xi­mo in­gre­sa­rá a es­tu­diar la ca­rre­ra de Pe­da­go­gía en Edu­ca­ción Es­pe­cial de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le (UCM). “Al prin­ci­pio, cuan­do es­tu­dié el téc­ni­co, lo hi­ce por un te­ma de reha­bi­li­ta­ción, por­que las asig­na­tu­ras me po­dían ayu­dar a apren­der más so­bre mi si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad. Aho­ra me gus­ta pen­sar que otros jó­ve­nes, al ver­me en la uni­ver­si­dad, se mo­ti­va­rán a ha­cer­lo”, ase­gu­ró.

Pa­ra Se­bas­tián la pe­da­go­gía es su opor­tu­ni­dad de ad­qui­rir más he­rra­mien­tas pa­ra ayu­dar a otras per­so­nas. “A mi egre­so me pro- yec­to tra­ba­jan­do en or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, mu­ni­ci­pa­li­da­des, o en­ti­da­des que tra­ba­jen con per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad”, acla­ró.

Es­te jo­ven in­gre­só a la UCM vía Ad­mi­sión Es­pe­cial, sis­te­ma que al­gu­nas ca­sas de es­tu­dios po­seen. “No en to­das las uni­ver­si­da­des tie­nen es­ta al­ter­na­ti­va de ad­mi­sión es­pe­cial, mu­chos en­tran por PSU y les cues­ta po­der des­pla­zar­se”, afir­mó.

Se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta so­bre dis­ca­pa­ci­dad, el año 2015 el pro­me­dio de años de es­tu­dio de las per­so­nas en es­ta si­tua­ción era de 8,6 años y só­lo el 23% de la po­bla­ción adul­ta de es­te gru­po fi­na­li­zó la edu­ca­ción se­cun­da­ria.

El con­cep­to de Uni­ver­si­dad In­clu­si­va es re­la­ti­va­men­te nue­vo en Chi­le, con­si­de­ran­do que re­cién des­de 2010 se ha abor­da­do el te­ma de ma­ne­ra for­mal, a tra­vés de la ley 20.422 que es­ta­ble­ce nor­mas so­bre Igual­dad de Opor­tu­ni­da­des e In­clu­sión So­cial de Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad.

“Lo que ha­cen mu­chas uni­ver­si­da­des es un tra­ba­jo in­di­vi­dual con ca­da jo­ven con dis­ca­pa­ci­dad que in­gre­sa a sus au­las. Es­to de­pen­de, has­ta el mo­men­to, de la ini­cia­ti­va par­ti­cu­lar de la ins­ti­tu­ción, que abor­da el pro­ble­ma des­de sus res­pec­ti­vas di­rec­cio­nes de asun­tos es­tu­dian­ti­les o vi­ce­rrec­to­rías aca­dé­mi­cas”, ex­pli­có Claudia Muñoz, te­ra­peu­ta ocu­pa­cio­nal y do­cen­te aso­cia­da de la Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián. Pe­ro pre­ci­sa que no exis­te en las uni­ver­si­da­des un sis­te­ma ar­ti­cu­la­do de in­gre­so, per­ma­nen­cia y egre­so ac­ce­si­ble pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Ade­más, di­jo que una de las gran­des ba­rre­ras de la in­clu­sión es la con­cep­ción de be­ne­fi­cen­cia y asis­ten­cia­lis­ta ha­cia las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.