Su­sa­na Hi­dal­go y el fin de Pre­cio­sas: “Es­ta te­le­se­rie abrió una puer­ta”

“Es ge­nial que la gen­te se atre­va a co­no­cer otras reali­da­des”, di­ce la ac­triz so­bre la pro­duc­ción que ayer re­ve­ló que la ase­si­na era el per­so­na­je de El­vi­ra Cris­ti.

La Hora - - Tiempo Libre - Fe­li­pe Mo­ra­les Lor­ca

Su­sa­na Hi­dal­go es­ta­ba en­ca­si­lla­da en los ro­les de “ni­ña co­rrec­ta”. El 2012 su ros­tro se hi­zo fa­mi­liar en Po­bre

ri­co, la te­le­se­rie de gua­guas cam­bia­das de TVN don­de in­ter­pre­tó a la her­ma­na de uno de los pro­ta­go­nis­tas, mien­tras que el 2013 irrum­pió en la fran­ja de las 15 ho­ras con So­la­men­te Ju­lia. En el dra­món, la ac­triz se pu­so en la piel de Ju­lia Se­púl­ve­da, una jo­ven que ter­mi­na de ni­ñe­ra del hi­jo que le ro­ba­ron a mi­nu­tos de dar a luz.

Pe­ro el 2016 se ra­pó par­te de su ca­be­za, usó ex­ten­sio­nes y se ma­qui­lló ta­tua­jes pa­ra dar vi­da a Li­set­te, la más cho­ri­za de las

Pre­cio­sas, que es­ta no­che se despiden de Ca­nal 13. “Es­ta te­le­se­rie fue un pro­ce­so in­ten­so, de apren­di­za­je, de com­par­tir con gran­des com­pa­ñe­ros (...) La Li­set­te es y se­rá un per­so­na­je que quie­ro mu­cho, un ser hu­mano con sue­ños, con es­pe­ran­za­das, pe­ro que por esas co­sas de la vi­da le to­có cre­cer en un lu­gar con po­cas opor­tu­ni­da­des. La­men­ta­ble­men­te co­me­tió erro­res que le cos­ta­ron su li­ber­tad”.

-¿Có­mo fue la pre­pa­ra­ción de un per­so­na­je tan dis­tin­to a los que ha­bías rea­li­za­do an­tes?

-Pa­ra mí la ac­tua­ción si­gue sien­do un lu­gar de in­ves­ti­ga­ción y apren­di­za­je. Es ma­ra­vi­llo­so po­der con­mo­ver­se con la vi­da de otros. El pro­ce­so fue in­ten­so. Fui­mos a vi­si­tar el Cen­tro Pe­ni­ten­cia­rio Fe­me­nino, tu­vi­mos reunio­nes con las chi­qui­llas. Me sir­vió mu­cho con­ver­sar con ellas, nos reí­mos, bai­la­mos, nos co­mi­mos to­das las co­si­tas que ha­bía pa­ra pi­co­tear. Fue­ron bue­nos mo­men­tos, pe­ro es tris­te, so­bre to­do cuan­do es­cu­chas sus tes­ti­mo­nios y te das cuen­ta de lo afor­tu­na­do que pue­des lle­gar a ser en es­te mun­do. -En un co­mien­zo se cri­ti­có a Pre­cio­sas por pre­sen­tar co­mo heroínas a de­lin­cuen­tes. ¿Có­mo se res­pon­de a esas crí­ti­cas a ho­ras del desen­la­ce?

-Creo que Pre­cio­sas abrió una puer­ta den­tro de las te­le­se­ries. Se­ría ge­nial que si­guie­ra así y que la gen­te se atre­va a ver y es­cu­char his­to­rias que no siem­pre su reali­dad, pe­ro que no son tan le­ja­nas (...) In­vi­to a las per­so­nas a que abran sus ojos y vi­si­ten la cár­cel, que con­ver­sen con las per­so­nas que es­tán ahí, sin fa­mi­lia, sin las co­mo­di­da­des con que pue­des es­tar le­yen­do es­ta en­tre­vis­ta. Es súper fá­cil caer en el jue­go de en­jui­ciar sin an­tes co­no­cer. -Par­te del pú­bli­co re­cla­mó los con­tan­tes cam­bios que tu­vo la emi­sión de la te­le­se­rie. In­clu­so a co­mien­zos de enero pa­só a se­gun­da fran­ja tras el de­but de La sul­ta­na. ¿Crees que eso afec­tó en que el éxi­to de Pre­cio­sas no fue­ra ma­yor? -Lo que sé es que siem­pre tu­vi­mos un pú­bli­co fiel y nos si­guie­ron a pe­sar de los cam­bios de ho­ra­rio. -¿Pe­ro crees que ne­ce­sa­rio cui­dar más el pro­duc­to chi­leno? -Ab­so­lu­ta­men­te, cui­dar­lo y res­pe­tar­lo. -Ano­che se re­ve­ló al ase­sino de la tra­ma (ver re­cua­dro) ¿Qué se es­pe­ra pa­ra el ca­pí­tu­lo fi­nal de hoy?

-Mien­tras gra­bá­ba­mos to­dos que­ría­mos sa­ber quién era el cul­pa­ble. Hu­bo mu­cho cui­da­do en en­tre­gar esas es­ce­nas. Se aca­ba una gran historia y co­mo bue­na historia tie­ne un gran fi­nal. -Aho­ra se pre­pa­ra Sol­te­ra otra vez 3. ¿Se­rás del elen­co? -Qué gran equi­po el de

Sol­te­ra otra vez, pe­ro aún no se na­da. Lo que te pue­do de­cir es que es­toy im­pac­ta­da con la tra­ge­dia de los in­cen­dios. Es el mi­nu­to de unir­nos y cui­dar el me­dioam­bien­te, Chi­le lo ne­ce­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.