El hom­bre in­creí­ble

La Hora - - En2minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Patricio Cor­va­lán

Aho­ra que lo pien­san, tal vez Gas­tón só­lo exa­ge­ra­ba. Na­die recuerda el mo­men­to ni la ex­cu­sa por la que un día de ha­ce tan­tos apa­re­ció en el bar, don­de siem­pre se vio tan ex­tra­ño, des­en­to­nan­do bien pei­na­do y bien ves­ti­do, pi­dien­do tres vod­kas con los de­dos de la mano en la que bri­lla­ba un ani­llo. Aho­ra que lo di­cen, a Gas­tón le su­ce­día al­go con el tra­go. Des­pués de unos cuan­tos, emer­gía des­de esa me­sa que hi­zo su­ya, la del fon­do, la más os­cu­ra, pa­ra sen­tar­se en la ba­rra mi­ran­do a to­dos co­mo si fue­ra su due­ño. Ani­ma­do por el vod­ka y va­ya a sa­ber uno, Gas­tón he­chi­za­ba a la gen­te sin per­mi­so pa­ra con­tar­les una his­to­ria in­ve­ro­sí­mil. Era gra­cio­so ver a al­gún no­va­to po­nién­do­le aten­ción a sus ges­tos, por­que él na­rra­ba con las ma­nos. No de­ja­ba que lo in­te­rrum­pie­ran y ha­bía al­go tea­tral, de desen­la­ce re­te­ni­do en ca­da uno de sus cuen­tos, que im­pe­día ace­le­rar el fin o pen­sar en ir al ba­ño. Mien­tras más ca­ras de asom­bro, me­jor pa­ra él, por­que le da­ba pie pa­ra en­ca­de­nar otros re­la­tos: co­man­do en Tú­nez, es­pía en Pe­rú, ta­xis­ta en Sai­gón, pin­tor en Buenos Aires. Era ra­ro, pe­ro Gas­tón no ha­cía alar­de. Con­ta­ba sus his­to­rias co­mo si fue­ran de otro, ba­ján­do­les el per­fil. Con el tiem­po ya na­die le creía y me­nos lo es­cu­cha­ban. Des­de el fon­do, co­mo en una cue­va, se le oía ha­blar so­lo. Por eso mis­mo, na­die le to­mó el pe­so cuan­do di­jo que se mu­da­ría a Montevideo con una vie­ja aman­te, viu­da y mi­llo­na­ria. Un día, ella me res­ca­ta­rá de es­ta po­cil­ga, sol­tó co­mo sen­ten­cia, pe­ro to­dos se bur­la­ron. Por me­ses, Gas­tón no apa­re­ció. A ve­ces al­guno bro­mea­ba so­bre su ri­ca vi­da con la uru­gua­ya, pe­ro ya lo es­ta­ban ol­vi­dan­do. Has­ta que un día, la es­tre­cha ca­lle del bar se re­me­ció con el fre­na­zo de una li­mu­si­na. Co­mo un án­gel, Gas­tón des­cen­dió, im­pe­ca­ble, sa­lu­dan­do tan­to asom­bro con tres de­dos al ai­re, pa­ra que los vod­kas es­tu­vie­ran lis­tos an­tes de que em­pe­za­ra a ha­blar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.