Beto Cue­vas so­lis­ta: “La Ley ter­mi­nó sien­do un ne­go­cio”

En me­dio de su nueva eta­pa co­mo so­lis­ta, el can­tan­te ana­li­za el fin de la ban­da con la que sal­tó a la fa­ma y en­tre­ga pis­tas de sus pró­xi­mos pa­sos.

La Hora - - Portada - Ig­na­cio Sil­va

El pro­ce­so co­men­zó ape­nas se de­ci­dió a apre­tar En­ter, tras va­rias se­ma­nas pen­sán­do­lo. La tar­de del vier­nes 29 de julio y lue­go de esa sen­ci­lla ac­ción, Beto Cue­vas pu­bli­có así en su cuen­ta de Fa­ce­book un ex­ten­so co­mu­ni­ca­do con el que da­ba fin al “úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de un li­bro lla­ma­do La Ley”. “Ahí mis­mo co­men­zó el buen mo­men­to que es­toy vi­vien­do aho­ra. Sí, fue una de­ci­sión di­fí­cil de to­mar por­que sa­bía que una vez que lo hi­cie­ra no ha­bía vuel­ta atrás, pe­ro fue co­mo si me hu­bie­se sa­ca­do una mo­chi­la con una to­ne­la­da de la es­pal­da”, ex­pli­ca aho­ra el can­tan­te, sentado en una de las me­sas de un ho­tel en el Ba­rrio Be­lla­vis­ta en el que se hos­pe­da por es­tos días. Ca­si me­dio año des­pués de ese co­mu­ni­ca­do con el que anun­ció su dis­tan­cia­mien­to de­fi­ni­ti­vo de Mau­ri­cio Cla­ve­ría y Pe­dro Fru­go­ne, Cue­vas es­tá de re­gre­so en Chile pa­ra pro­mo­cio­nar Mí­ra­me a los ojos, el sin­gle en cla­ve ba­la­da con el que re­to­mó la ca­rre­ra so­lis­ta que ini­ció ha­ce más de una dé­ca­da y con el que inau­gu­ró una eta­pa que de­fi­ne co­mo “una de las me­jo­res” de su ca­rre­ra. El plan aho­ra es de­mos­trar el aus­pi­cio­so pre­sen­te en un nue­vo

ál­bum. “Ya ten­go ocho can­cio­nes gra­ba­das que real­men­te no se pa­re­cen a Mí­ra­me a los

ojos. Es­ta es una ba­la­da, pe­ro a mí me en­can­ta el rock y quie­ro ha­cer un dis­co de rock. Quie­ro que sea mú­si­ca que real­men­te me ins­pi­re”, pos­tu­la so­bre el pro­yec­to en el que tra­ba­ja jun­to a Jean-Yves Jee­ve Du­cor­net y Gui­ller­mo Po­rro, los pro­duc­to­res tras el úl­ti­mo dis­co de La Ley.

-¿Có­mo re­cuer­das el ha­ber pa­sa­do de es­tar con La Ley a nue­va­men­te crear so­lo?

-Se­pa­rar­me de La Ley fue co­mo un re­na­ci­mien­to. Evi­den­te­men­te las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron la se­pa­ra­ción nuestra no fue­ron fá­ci­les, por­que te­nía­mos 60 shows y to­do un pro­yec­to. O sea, ha­bía­mos he­cho un dis­co y es­tá­ba­mos por sa­car un se­gun­do sen­ci­llo. Pe­ro lle­gó la si­tua­ción a un pun­to en que yo ya no me sen­tía có­mo­do, no me sen­tía que­ri­do y no que­ría de­di­car­le ni un se­gun­do más a es­tar tra­ba­jan­do con gen­te que, de al­gu­na ma­ne­ra, no me hi­cie­ra fe­liz. -¿Lo me­di­tas­te mu­cho?

-Era al­go que ya es­ta­ba con­tem­plan­do. Evi­den­te­men­te es­ta­ba tra­tan­do de lle­gar a un acuer­do con mis com­pa­ñe­ros pa­ra ver si po­día­mos sal­var es­ta si­tua­ción, pe­ro a ve­ces es co­mo en las re­la­cio­nes de pa­re­ja. La co­sa no es­ta­ba más vi­va, sien­to

que ter­mi­nó sien­do más un ne­go­cio. Te­nía­mos gi­ras, pla­ta y to­do eso, pe­ro ho­nes­ta­men­te pa­ra mí la pla­ta tie­ne que ser bien ga­na­da. No es ven­der­le el alma al dia­blo. -¿Có­mo fue­ron tus úl­ti­mos días con La Ley?

-Sen­tía que se me es­ta­ba yen­do la vi­da, esa fue una de las co­sas que me lle­va­ron a to­mar la de­ci­sión. Sen­tí que si se­guía me po­día mo­rir en me­dio de la gi­ra, me po­día en­fer­mar, me po­día ve­nir al­go. Sen­tí co­mo que se me es­ta­ba yen­do mi luz. En­ton­ces al mo­men­to en que apre­té En­ter co­mo que vol­ví a co­nec­tar­me con la vi­da. Tam­bién mi pro­ce­so crea­ti­vo co­men­zó a flo­re­cer nue­va­men­te.

-Tus ex com­pa­ñe­ros for­ma­ron DíaCe­ro, un gru­po jun­to a otros ex La Ley. ¿Vis­te su de­but en La Cum­bre del Rock?

-De­ci­dí no ver­lo, pe­ro me en­te­ré de ellos y es­cu­ché su primera can­ción. Me en­can­ta­ría es­cu­char co­sas nue­vas de ellos. Pro­ba­ble­men­te va a aga­rra una di­men­sión dis­tin­ta y una va­li­dez di­fe­ren­te cuan­do di­rec­ta­men­te sa­quen un pro­yec­to mu­si­cal nue­vo, nue­vas can­cio­nes que no ten­gan na­da que ver con La Ley, por­que has­ta el nom­bre que se pu­sie­ron es de una le­tra que yo es­cri­bí.

-¿Pe­ro no hay problemas con que ellos to­quen can­cio­nes de La Ley? Hay mu­chas le­tras que es­cri­bis­te tú. -Yo no ten­go pro­ble­ma en que lo ha­gan, pe­ro po­dría. Co­mo soy due­ño de la mar­ca La Ley, po­dría po­ner­les res­tric­cio­nes y to­do eso, pe­ro pa­ra qué lo voy a ha­cer. No me pa­re­ce mal. Tam­po­co es que me fas­ci­ne; me gus­ta­ría que ellos de­mos­tra­ran su crea­ti­vi­dad ya sin tra­ba­jar con­mi­go, que lo hi­cie­ran con can­cio­nes nue­vas.

“No que­ría de­di­car­le ni un se­gun­do más a es­tar tra­ba­jan­do con gen­te que, de al­gu­na ma­ne­ra, no me hi­cie­ra fe­liz” So­bre la de­ter­mi­na­ción de ter­mi­nar con La Ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.