El ne­gro­ni es­tá de mo­da

La Hora - - En 2 minutos - Con­sue­lo Goep­pin­ger Pe­rio­dis­ta vi­vir­pa­ra­co­mer.cl, miem­bro del Círcu­lo de Cro­nis­tas Gas­tro­nó­mi­cos

Ni el gin tó­nic ni el anaran­ja­do spritz –ese que se pre­pa­ra ge­ne­ral­men­te con ape­rol, es­pu­man­te y so­da– son los cóc­te­les que la lle­van en el mun­do por es­tos días. Hoy el rey de las ba­rras es el ne­gro­ni, un cock­tail clá­si­co, amar­go y de al­ta gra­dua­ción al­cohó­li­ca, –pe­ro equi­li­bra­do, fres­co y re­con­for­tan­te a la vez– que con­sis­te en una fór­mu­la bas­tan­te sim­ple: gin, Cam­pa­ri y ver­mouth ros­so en par­tes igua­les, ser­vi­dos di­rec­ta­men­te en un va­so cor­to con hielo y me­dia ro­da­ji­ta de na­ran­ja. Crea­do en 1919 en Flo­ren­cia, Ita­lia, por el bar­ten­der Fos­co Scar­se­lli, su nom­bre pro­vie­ne del con­de Camilo Ne­gro­ni –un clien­te ha­bi­tual del ca­fé don­de és­te tra­ba­ja­ba– quien, abu­rri­do de to­mar un cock­tail que in­cluía ame­ri­cano, ver­mouth ros­so y cam­pa­ri, le pi­dió a Scar­se­lli que hi­cie­ra una va­ria­ción y le agre­ga­ra gin a la mez­cla. El re­sul­ta­do fue to­do un éxi­to y des­de en­ton­ces se trans­for­mó en una clá­si­co de la coc­te­le­ría mun­dial. A pe­sar de su sim­ple­za –cual­quie­ra que use un jig­ger o me­di­dor pue­de pre­pa­rar­lo per­fec­to–, en­con­trar en San­tia­go un ne­gro­ni ela­bo­ra­do co­mo co­rres­pon­de era una ta­rea di­fí­cil. Por suer­te, con la re­cien­te aper­tu­ra de bue­nos ba­res, hoy es po­si­ble dis­fru­tar de es­ta pre­pa­ra­ción en va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos ca­pi­ta­li­nos. Des­ta­can el Sie­te Ne­gro­nis, que abrió en Be­lla­vis­ta; el Room 09, un bar se­cre­to ubi­ca­do en la azo­tea del Ho­tel Tin­to; y el Bar Po­llue­lo, en­tre otros. Pre­pa­rar­lo en ca­sa es muy fá­cil. So­lo ne­ce­si­tas un me­di­dor y agre­gar en un va­so ti­po whisky 30 ml de gin, 30 ml de Cam­pa­ri y 30 ml de ver­mouth ros­so – co­mo Mar­ti­ni o Cin­zano–. Lue­go, in­clu­ye 3 o 4 hie­los, me­dia ro­da­ja de na­ran­ja y re­vuel­ve por unos se­gun­dos la mez­cla pa­ra que los sa­bo­res se ho­mo­ge­ni­cen. Al fi­na­li­zar pue­des agre­gar un po­co de cás­ca­ra de na­ran­ja, apre­tán­do­la sua­ve­men­te pa­ra que li­be­re sus acei­tes esen­cia­les. Y lis­to, ya tie­nes un ne­gro­ni per­fec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.