Apa­gón en Eu­ro­pa

La Hora - - En2minutos - Ju­lio Sal­viat

Su­bí en unos diez gra­dos mis lí­mi­tes de pa­cien­cia y vi el par­ti­do del Ham­bur­go con el Ba­yern Le­ver­ku­sen. Ter­mi­né ape­na­do: en una de las me­jo­res li­gas del mun­do vi uno de los peo­res par­ti­dos. Y la ac­tua­ción de nues­tro com­pa­trio­ta Char­les Arán­guiz fue la­men­ta­ble: ins­ta­la­do en el me­dio­cam­po, veía có­mo la pe­lo­ta pa­sa­ba so­bre su ca­be­za tan­to cuan­do de­fen­día co­mo cuan­do ha­bía que ata­car. Pa­só to­do el par­ti­do mi­ran­do el re­co­rri­do de la pe­lo­ta sin que na­die la pu­sie­ra con­tra el pi­so o se la pa­sa­ra. Lo ocu­rri­do con el hi­jo ilus­tre de Puen­te Al­to es co­mún al con­tin­gen­te chi­leno que ac­túa en Eu­ro­pa. Y de­ja un man­to de preo­cu­pa­ción pen­san­do que el pró­xi­mo mes hay que ju­gar con­tra Ar­gen­ti­na en Bue­nos Ai­res. Clau­dio Bra­vo que­dó mar­gi­na­do del ar­co man­ches­ter­ci­ta­dino des­pués de re­ci­bir seis go­les en los úl­ti­mos seis dis­pa­ros que hu­bo con­tra su ar­co. Y le va a cos­tar re­cu­pe­rar el pues­to. Gary Me­del em­pie­za a afir­mar­se en la za­ga del In­ter mi­la­nés, pe­ro es­tá le­jos de su ni­vel. El otro de­fen­sor ti­tu­lar que se desem­pe­ña en Eu­ro­pa, Mau­ri­cio Is­la, no ha­ce mu­cha his­to­ria en el Ca­glia­ri ita­liano. Tam­po­co se sa­be mu­cho de Mii­ko Al­bor­noz, uno de los ele­gi­bles, ni de Eric Pul­gar, que es­tá en la mis­ma con­di­ción. En el me­dio­cam­po de oro no es­ta­rá Ar­tu­ro Vidal, que re­cién re­apa­re­ció el sá­ba­do en el Ba­yern Mu­nich, mien­tras Mar­ce­lo Díaz se de­fien­de sin mu­cho pro­ta­go­nis­mo en el Cel­ta de Vigo. Lo mis­mo le pa­sa a su com­pa­ñe­ro de equi­po Pe­dro Pa­blo Her­nán­dez, el más se­gu­ro re­em­pla­zan­te de Vidal. El ter­ce­ro se­lec­cio­na­ble de ese equi­po, Fa­bián Ore­lla­na, fue des­pe­di­do e ini­ció su ci­clo en el Va­len­cia es­pa­ñol. Otro no­mi­na­ble, Car­los Car­mo­na, eli­gió la li­ga es­ta­dou­ni­den­se des­pués de ser da­do de ba­ja en el Ata­lan­ta. Eduar­do Var­gas, des­car­ta­do por el Hof­fen­heim ale­mán, se fue a los Ti­gres me­xi­ca­nos. Y, pa­ra cul­mi­nar el dra­ma, al Ni­ño Ma­ra­vi­lla se le apa­ga­ron to­das las lu­ces en due­lo del Ar­se­nal con el Chel­sea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.