LA ERO­SIÓN DEL SUE­LO AME­NA­ZA A ZO­NAS AFEC­TA­DAS POR IN­CEN­DIOS

Tras el pa­so del fue­go el sue­lo pue­de de­gra­dar­se, so­bre to­do el más útil pa­ra la agri­cul­tu­ra. Con llu­vias, es­te pro­ce­so pue­de pro­vo­car des­li­za­mien­tos de tie­rra ha­cia zo­nas po­bla­das, ad­vier­ten ex­per­tos.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

Ró­mu­lo San­te­li­ces es in­ge­nie­ro fo­res­tal y du­ran­te los úl­ti­mos días ha re­co­rri­do los sec­to­res de la Re­gión del Mau­le que se que­ma­ron con los in­cen­dios. “Hay zo­nas que es­tán afec­ta­das fuer­te­men­te, don­de prác­ti­ca­men­te no que­dó na­da. Vi sue­los des­nu­dos y uno de los ma­yo­res ries­gos es que en esos lu­ga­res se pro­duz­ca ero­sión”, ad­vier­te a La Ho­ra San­te­li­ces, di­rec­tor del Cen­tro de Se­cano In­te­rior de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca del Mau­le.

Es­te es uno de los gran­des te­mo­res de los ex­per­tos, pues lue­go de los in­cen­dios que han afec­ta­do al país y que arra­sa­ron con más de 370 mil hec­tá­reas, se pue­de pro­du­cir el des­gas­te de la cor­te­za te­rres­tre (la más fér­til), ade­más de de­jar los sec­to­res más pro­pen­sos a alu­des.

“La su­per­fi­cie po­dría ero­sio­nar­se en la re­gión del Bio­bío, Mau­le y O’Hig­gins, so­bre to­do en las zo­nas que poseen sue­los de ori­gen gra­ní­ti­co (más are­no­sos). La cu­bier­ta ve­ge­tal, los ár­bo­les, ar­bus­tos y her­bá­ceas, ami­no­ran la caí­da de las go­tas de agua. Si no tie­ne esa su­per­fi­cie pro­tec­to­ra el agua cae di­rec­ta­men­te al sue­lo y se pro­du­ce la ero­sión”, se­ña­la San­te­li­ces.

Se­gún su ex­pe­rien­cia, la su­per­fi­cie se tien­de a re­po­ner en un año lue­go de un in­cen­dio, al­go que po­dría de­mo­rar más tiem­po en ca­so de una de­gra­da­ción ma­yor.

“Pa­ra re­cu­pe­rar la ero­sión se re­quie­re de va­rios años y no que­re­mos lle­gar a eso. Por eso es im­por­tan­te to­mar me­di­das pa­lia­ti­vas pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de las llu­vias en las zo­nas que­ma­das. Es­ta­mos ha­blan­do de es­truc­tu­ras me­cá­ni­cas que im­pi­dan el des­li­za­mien­to del sue­lo. Tam­bién se pue­de ins­ta­lar ve­ge­ta­ción en for­ma per­pen­di­cu­lar a la pen­dien­te pa­ra evitar el arras­tre. He­mos vis­to que la au­to­ri­dad, en es­te ca­so Co­naf, es­tá preo­cu­pa­da del te­ma, pe­ro hay que to­mar pron­to las pre­cau­cio­nes”, ase­gu­ra.

Por su par­te, Juan Pa­blo Fuen­tes, ex­per­to en sue­los del De­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría Fo­res­tal de la U. de Chi­le, in­di­ca que con las pró­xi­mas llu­vias el pe­li­gro de des­li­za­mien­tos es­ta­rá pre­sen­te en aque­llas zo­nas de al­ta pen­dien­te y en que los sue­los des­nu­dos ab­sor­ban una gran can­ti­dad de agua de llu­via. “Ba­jo es­tas con­di­cio­nes, los sue­los es­ta­rán sa­tu­ra­dos de agua y por en­de los te­rre­nos se ha­rán más ines­ta­bles, au­men­tan­do así las po­si­bi­li­da­des de mo­vi­mien­to del sue­lo en for­ma de un des­li­za­mien­to o alud de ba­rro. A mi mo­do de ver, las zo­nas de ma­yor ries­go de des­li­za­mien­tos de­be­rán mo­ni­to­rear­se con el fin de pre­ve­nir da­ños a las per­so­nas. Con tal fin, se de­be­rá ana­li­zar el es­ta­do de los sue­los y ve­ge­ta­ción de aque­llas zo­nas de ma­yor pen­dien­te y que an­te la au­sen­cia de ve­ge­ta­ción ten­gan una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de des­li­za­mien­to”, afir­ma Fuen­tes.

Jun­to a lo an­te­rior ex­pli­ca que pa­ra re­cu­pe­rar los sue­los y con­ser­var los re­cur­sos, se de­be­ría po­ner én­fa­sis en tres li­nea­mien­tos.

Primero, en el cor­to pla­zo se deben rea­li­zar pla­nes de reha­bi­li­ta­ción am­bien­tal que con­si­de­ren la eva­lua­ción de las áreas afec­ta­da, lo que per­mi­ti­rá de­fi­nir si es ne­ce­sa­rio só­lo es­pe­rar que el sis­te­ma se re­cu­pe­re de ma­ne­ra na­tu­ral (un len­to pro­ce­so de ci­ca­tri­za­ción) o bien se re­que­ri­rán me­di­das ex­tra. Se­gun­do, cree que es ne­ce­sa­rio me­jo­rar los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos pa­ra los ni­ños, jó­ve­nes y adul­tos en cuan­to a pla­nes de pre­ven­ción de in­cen­dios . Y por úl­ti­mo, es ne­ce­sa­ria la crea­ción de po­lí­ti­cas de con­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les no re­no­va­bles acor­des a los nue­vos tiem­pos. “Ne­ce­si­ta­mos in­ves­ti­ga­ción y cien­cia pa­ra pre­ver las nue­vas ame­na­zas al pa­tri­mo­nio”, di­ce.

“Es im­por­tan­te to­mar me­di­das pa­lia­ti­vas pa­ra mi­ti­gar los efec­tos de las llu­vias en las zo­nas que­ma­das”. Ró­mu­lo San­te­li­ces, in­ge­nie­ro fo­res­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.