AL­CAL­DE­SA DE QUIN­TA NOR­MAL EN­FREN­TA IMPU­TACIO­NES POR MAL USO DE DI­NE­ROS

Fun­cio­na­rios que de­nun­cian irre­gu­la­ri­da­des con re­cur­sos des­ti­na­dos a co­le­gios de la comuna tam­bién acu­san a Carmen Gloria Fernández de hos­ti­ga­mien­to. El ca­so es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do y hay más de $300 mi­llo­nes en jue­go.

La Hora - - Portada - Ca­ro­li­na Ju­lio

Aso­cia­ción ilí­ci­ta, fal­se­dad y uso ma­li­cio­so de do­cu­men­tos pri­va­dos. Es­tos son los de­li­tos que fi­gu­ran en una que­re­lla in­ter­pues­ta por Verónica Mon­te­ci­nos, Secretaria Ge­ne­ral de la Cor­po­ra­ción Co­mu­nal de Desa­rro­llo de Quin­ta Nor­mal (Corp­quín), y que in­vo­lu­cra­ría el uso in­de­bi­do de di­ne­ros pú­bli­cos en la com­pra de in­su­mos pa­ra los co­le­gios de la comuna de Quin­ta Nor­mal.

Par­te de los tes­ti­gos que han de­cla­ra­do an­te el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, sin­di­can que han si­do hos­ti­ga­dos por fun­cio­na­rios de la Al­cal­día y la mis­ma que­re­llan­te ha­bría si­do des­vin­cu­la­da de su tra­ba­jo de ma­ne­ra irre­gu­lar, se­gún de­nun­cia.

La Unión Co­mu­nal de Jun­tas de Vecinos pre­sen­tó an­te Tri­bu­na­les un re­cur­so de pro­tec­ción a pro­pó­si­to de la des­vin­cu­la­ción de Verónica Mon­te­ci­nos. Se­gún la afec­ta­da, la sa­li­da de su car­go se de­be a la que­re­lla. Ade­más sos­tie­ne que su co­rreo ins­ti­tu­cio­nal fue bo­rra­do y per­dió in­for­ma­ción re­le­van­te pa­ra ser en­tre­ga­da al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

Un se­gun­do afec­ta­do es Juan Fran­cis­co Mo­na­res quien ha to­ma­do par­te en la cau­sa en ca­li­dad de tes­ti­go y que al día de hoy se en­cuen­tra con me­di­das de pro­tec­ción ins­trui­das por el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co.

“Ellos fun­cio­nan co­mo una ma­fia. Ponen a per­so­nas en de­ter­mi­na­dos pun­tos y des­pués manejan in­for­ma­ción. Yo en es­te mi­nu­to ten­go me­di­das de pro­tec­ción que me las die­ron por la in­ves­ti­ga­ción y por la can­ti­dad de ma­te­rial que he po­di­do re­co­pi­lar e in­for­ma­ción de la cual he po­di­do ser tes­ti­go”, afir­ma Mo­na­res.

Y ade­más agre­ga: “a mi la al­cal­de­sa me agre­dió en una feria li­bre, y a raíz de eso fue con­de­na­da por le­sio­nes le­ves en la vía pú­bli­ca”. La de­nun­cia fue sen­ten­cia­da por el Sex­to Juz­ga­do de Ga­ran­tía de Santiago.

Omar Ca­bre­ra, director de Con­trol In­terno de la Cor­po­ra­ción fue el pri­me­ro en no­tar las irre­gu­la­ri­da­des que ha­bía en la ins­ti­tu­ción co­mu­nal. A tra­vés de un ofi­cio le co­mu­ni­có a la al­cal­de­sa Fernández. Se­gún el abo­ga­do, la al­cal­de­sa le pi­dió que le in­for­ma­ra de la si­tua­ción, pero se de­sen­ten­dió de la gra­ve­dad de los he­chos -que cons­ti­tuían va­rios de­li­tosy omi­tió ha­cer­se par­te en la que­re­lla. Ca­bre­ra, quien for­mó un sin­di­ca­to de 106 fun­cio­na­rios del Mu­ni­ci­pio, re­ci­bió una no­ti­fi­ca­ción en la que se so­li­ci­ta el desafue­ro de su car­go, lo que se tra­du­ce en que de­ja­ría de te­ner los be­ne­fi­cios de la sin­di­ca­li­za­ción y po­dría ser des­vin­cu­la­do de su car­go.

¿BO­LE­TAS TRUCHAS?

Fue du­ran­te ju­lio de 2016 que Omar Ca­bre­ra, a esa fecha en­car­ga­do de Con­trol In­terno de la Corp­quín, de­tec­tó al­gu­nas in­con­sis­ten­cias en las ad­qui­si­cio­nes de in­su­mos por par­te de la Cor­po­ra­ción. Es­tos eran ad­qui­ri­dos con los re­cur­sos en­tre­ga­dos por el Es­ta­do pa­ra la Sub­ven­ción Es­co­lar Pre­fe­ren­cial (SEP).

En ese en­ton­ces, de­ci­die­ron con­tra­tar a un agen­te ex­terno pa­ra que hi­cie­ra una in­ves­ti­ga­ción en re­la­ción al pa­go de pro­vee­do­res y ve­ri­fi­car o des­car­tar las even­tua­les irre­gu­la­ri­da­des. Los con­tra­lo­res que in­ves­ti­ga­ron los he­chos de­ter­mi­na­ron en ese in­for­me que se usa­ron co­ti­za­cio­nes y bo­le­tas fal­sas en la ad­qui­si­ción de pro­duc­tos pa­ra los co­le­gios del mu­ni­ci­pio, pro­duc­tos que no fue­ron en­tre­ga­dos o por los cua­les se pa­ga­ron so­bre­pre­cios. En el do­cu­men­to cons­ta que va­rias em­pre­sas ne­ga­ron la ve­ra­ci­dad de las bo­le­tas pre­sen­ta­das.

Al día de hoy, la al­cal­de­sa Carmen Gloria Fernández fi­gu­ra co­mo impu­tada en un ofi­cio que se pre­sen­tó en el Po­der Ju­di­cial y en el que la pro­pia jefa co­mu­nal de­sig­na co­mo abo­ga­do pa­tro­ci­nan­te a Jo­sé Luis Andrés. La Ho­ra se co­mu­ni­có

“Fun­cio­nan co­mo una ma­fia. Yo en es­te mi­nu­to ten­go me­di­das de pro­tec­ción que me las die­ron por la in­ves­ti­ga­ción”. Juan Fran­cis­co Mo­na­res, tes­ti­go de la cau­sa.

con el abo­ga­do, quien se­ña­ló que no se re­fe­ri­rá al ca­so por­que “des­de la fis­ca­lía exis­te re­ser­va en la in­ves­ti­ga­ción”.

A tra­vés de un co­mu­ni­ca­do, el Mu­ni­ci­pio ale­gó que el cam­bio de Director de la Cor­po­ra­ción, que sus­ti­tu­yó a Mon­te­ci­nos, se ajus­tó a de­re­cho. La Cor­te Su­pre­ma ra­ti­fi­có la inad­mi­si­bi­li­dad del re­cur­so de pro­tec­ción in­ter­pues­to por la Unión Co­mu­nal de Jun­ta de Vecinos, quie­nes ale­ga­ban que Mon­te­ci­nos fue des­ti­tui­da de mo­do ar­bi­tra­rio.

La ges­tión de Carmen Gloria Fernández es­tá en en­tre­di­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.