“Hay dis­con­for­mi­dad en la gen­te y nos da­mos cuen­ta por­que nos em­pa­pe­lan a ga­ra­ba­tos”.

Juan Va­len­zue­la, con­duc­tor de mi­cro.

La Hora - - Portada -

Di­cen que to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor. Así lo cree Juan Va­len­zue­la (50), quien des­de 1991 tra­ba­ja co­mo con­duc­tor del trans­por­te pú­bli­co. Es­te hom­bre re­cuer­da con nos­tal­gia sus ini­cios. Par­tió al vo­lan­te de las des­apa­re­ci­das mi­cros ama­ri­llas, en el re­co­rri­do In­ter­co­mu­nal 16, que iba de Ce­rro Na­via a Can­ta­ga­llo. Cuen­ta que en ese en­ton­ces, cuan­do la gen­te se subía por la puer­ta tra­se­ra, le en­via­ba el pa­sa­je de mano en mano; que los ven­de­do­res am­bu­lan­tes le re­ga­la­ban he­la­dos; y que las per­so­nas lo sa­lu­da­ban al in­gre­sar a la má­qui­na. “Tra­ba­já­ba­mos más ho­ras dia­rias, pe­ro éra­mos más fe­li­ces”, afir­ma. Pe­ro to­do ese pa­no­ra­ma cam­bió con la lle­ga­da del Tran­san­tia­go. Hoy ma­ne­ja la mi­cro 201, per­te­ne­cien­te a la em­pre­sa Su­bus. Se no­ta más es­tre­sa­do y le cues­ta des­co­nec­tar­se des­pués de su ho­ra­rio la­bo­ral. De he­cho, en va­rias oca­cio­nes ha de­te­ni­do su au­to par­ti­cu­lar en los pa­ra­de­ros. Ade­más se sien­te in­se­gu­ro. Lo han agre­di­do en dos oca­sio­nes y en una de ellas una se­ño­ra le pe­gó con una car­te­ra por no pa­rar­le don­de ella que­ría. “Los bu­ses ar­ti­cu­la­dos tie­nen 20 me­tros de lar­go y si voy a 50 km/h no pue­do de­te­ner­me en un tra­yec­to cor­to por­que la gen­te se pue­de caer”, se de­fien­de. -¿Có­mo le avi­sa­ron del Tran­san­tia­go? -Me­ses an­tes nos con­ta­ron que se im­ple­men­ta­ría el Tran­san­tia­go. Nos di­je­ron que no íba­mos a ma­ne­jar pla­ta, que se­ría un sis­te­ma ami­ga­ble y que en tra­mos lar­gos la gen­te se iba a ba­jar de un bus pa­ra su­bir a otro sin pro­ble­mas. Nos min­tie­ron. Nos pin­ta­ron una pe­lí­cu­la muy lin­da y la reali­dad no era así. Ese 10 de fe­bre­ro del 2007 fue un caos to­tal en San­tia­go y ahí me di cuen­ta que el sis­te­ma no ser­vía. Por ejem­plo, el 9 de fe­bre­ro pa­sa­ban por In­de­pen­den­cia más de 14 re­co­rri­dos y al día si­guien­te só­lo ha­bía un re­co­rri­do.

“Di­je­ron que se­ría un sis­te­ma ami­ga­ble. Nos min­tie­ron”.

-¿Qué res­ca­ta del Tran­san­tia­go? -Lo úni­co bueno es que el con­duc­tor no ma­ne­ja di­ne­ro y la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral. -¿Y lo ma­lo? -Cuan­do to­do par­tió só­lo cam­bia­ron las má­qui­nas, pe­ro no hi­cie­ron la in­fra­es­truc­tu­ra ade­cua­da pa­ra que cir­cu­la­ran los bu­ses. De ese tiem­po has­ta aho­ra han he­cho co­rre­do­res ex­clu­si­vos, pe­ro la ma­yo­ría de los bu­ses no tran­si­ta por ellos y los po­cos que hay es­tán lle­nos de otros vehícu­los. Al­gu­nas co­mu­nas sa­can to­dos los au­tos de las vías ex­clu­si­vas, pe­ro otras no lo ha­cen y eso in­di­ca fal­ta de or­ga­ni­za­ción. -¿Y eso no se veía an­tes? -An­tes ha­bía un res­pe­to por el con­duc­tor. Aho­ra la gen­te cree que con de­cir “per­mi­so” es­tá au­to­ri­za­da pa­ra no pa­gar el pa­sa­je. Hay po­cos fis­ca­li­za­do­res que de­tec­tan a quie­nes no pa­ga­ron el pa­sa­je. -¿Có­mo ve el te­ma de la eva­sión? -Es mu­cho más gran­de que lo que di­ce el Go­bierno. Yo creo que por lo me­nos el 50% de las per­so­nas que su­ben a mi bus no pa­gan. -¿Qué se de­be­ría ha­cer pa­ra me­jo­rar el sis­te­ma? -Es­tán in­ten­tan­do traer mu­chos re­co­rri­dos de la ma­lla an­ti­gua y es­tán ha­cien­do co­rre­do­res pa­ra que los bu­ses ten­gan una cier­ta fre­cuen­cia. To­do eso es bueno, pe­ro fal­ta im­ple­men­tar una ca­bi­na de se­gu­ri­dad pa­ra el con­duc­tor y que quien nos agre­da ten­ga pe­nas efec­ti­vas. -¿Se sien­te in­se­gu­ro en su tra­ba­jo? -Cla­ro. Uno se ex­po­ne a que lo gol­peen, lo es­cu­pan o lo apu­ña­len. Con las ama­ri­llas no pa­sa­ba eso. An­tes al cho­fer lo mi­ra­ban de otra ma­ne­ra, ha­bía más res­pe­to. Por ejem­plo, la úni­ca for­ma que exis­te pa­ra re­cla­mar con­tra el sis­te­ma es un nú­me­ro de te­lé­fono, o sea que no­so­tros so­mos la ca­ra vi­si­ble de las em­pre­sas y por eso la gen­te se des­qui­ta con los con­duc­to­res. Hay dis­con­for­mi­dad en la gen­te y nos da­mos cuen­ta por­que nos em­pa­pe­lan a ga­ra­ba­tos. -¿Có­mo en­fren­ta los días de clá­si­cos en el fút­bol? -La agru­pa­ción de sin­di­ca­tos de bu­ses to­ma­mos la de­ci­sión de no sa­lir a la ca­lle esos días. A mí no me ha pa­sa­do na­da, pe­ro han se­cues­tra­do a va­rios com­pa­ñe­ros. El sis­te­ma GPS de las má­qui­nas se usa prin­ci­pal­men­te pa­ra ver la fre­cuen­cia de mi­cros, pe­ro no pa­ra la se­gu­ri­dad. No pue­de ser que un bus que de­be cir­cu­lar por In­de­pen­den­cia des­víe su re­co­rri­do y eso no se de­tec­te. -¿Có­mo lo ha­ce pa­ra ir al ba­ño? -Nos pa­gan tan bien que no te­ne­mos ne­ce­si­da­des (ríe). He pe­di­do per­mi­so en res­to­ra­nes y he te­ni­do que re­cu­rrir a lu­ga­res con mu­chos ar­bo­li­tos. El pro­ble­ma son las mu­je­res con­duc­to­ras que no pue­den ha­cer en cual­quier par­te. -¿Exis­te man­ten­ción de los bu­ses? -La ma­yo­ría de las má­qui­nas que se han que­ma­do son las gran­des, que tie­nen más de 10 años de fun­cio­na­mien­to. La man­ten­ción no es co­mo an­tes. Hay em­pre­sas con pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que no pue­den so­por­tar es­tos gas­tos y hay po­cos re­pues­tos. Sa­car los bu­ses oru­ga im­pli­ca­ría me­ter más bu­ses y eso po­dría ser más caó­ti­co aún. -¿Se sien­te es­tre­sa­do? -An­tes del Tran­san­tia­go no exis­tían las li­cen­cias mé­di­cas por es­trés. Si bien no he te­ni­do que ir al mé­di­co por eso, un día co­lap­sé en Es­ta­ción Ma­po­cho. Una per­so­na se subió por atrás y le pe­dí que pa­ga­ra su pa­sa­je. Co­mo no lo hi­zo, la ba­jé del bus. Lue­go me pu­se a pen­sar que ha­bía so­bre­reeac­cio­na­do. Hay otros que la han vis­to peor. En es­te mo­men­to hay 21 com­pa­ñe­ros, de 380, que no pue­den sa­lir a tra­ba­jar por dis­tin­tas en­fer­me­da­des po­si­ble­men­te aca­rrea­das por es­trés, co­mo ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res.

7,5 ho­ras dia­rias de­be­ría tra­ba­jar un con­duc­tor del Tran­san­tia­go. No siem­pre se cum­ple. “Hay dis­con­for­mi­dad en la gen­te y nos da­mos cuen­ta por­que nos em­pa­pe­lan a ga­ra­ba­tos”.

Juan Va­len­zue­la, con­duc­tor del Tran­san­tia­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.