“Los pro­ble­mas que te­ne­mos aho­ra no son los mis­mos de ha­ce diez años”.

An­drés Gómez-Lo­bo, mi­nis­tro de Trans­por­tes.

La Hora - - Portada -

An­drés Gómez-Lo­bo es uno de los po­cos mi­nis­tros que se ha man­te­ni­do en el ga­bi­ne­te de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let des­de sus ini­cios. El 11 de mar­zo de 2014 asu­mió la car­te­ra de Trans­por­te y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, uno de los mi­nis­te­rios más pro­ble­má­ti­cos por el cues­tio­na­do sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co que ma­ña­na cum­pli­rá 10 años de fun­cio­na­mien­to: el Tran­san­tia­go. “Soy de la fi­lo­so­fía que pro­pu­so el ac­tual al­cal­de de Bo­go­tá -que era el mis­mo cuan­do se inau­gu­ró el Trans­mi­le­nio, un pri­mo le­jano de nues­tro Tran­san­tia­go-, él de­cía que un país desa­rro­lla­do no es don­de los po­bres tie­nen au­to, sino don­de los ri­cos an­dan en trans­por­te pú­bli­co. Si uno quie­re te­ner una ciu­dad ama­ble y des­con­ges­tio­na­da, hay que fo­men­tar y me­jo­rar el trans­por­te pú­bli­co, en­ton­ces pa­ra mi fue una mo­ti­va­ción acep­tar un car­go co­mo es­te”, cuen­ta el mi­nis­tro de Trans­por­tes. A di­fe­ren­cia de lo que se po­dría su­po­ner, es­te se­cre­ta­rio de Es­ta­do efec­ti­va­men­te es un usua­rio del sis­te­ma de trans­por­te ca­pi­ta­lino. Con­fie­sa que no lo usa to­dos los días, pe­ro sí unas dos o tres ve­ces a la se­ma­na. Tie­ne dos tar­je­tas bip!: una de res­pal­do, por si se que­da sin sal­do en la prin­ci­pal, la que car­ga con cin­co mil pe­sos ha­bi­tual­men­te. Des­de su ca­sa to­ma el re­co­rri­do 517 y se ba­ja en Sal­va­dor con Pro­vi­den­cia. De ahí to­ma cual­quier mi­cro que ba­je por la Ala­me­da o, en otros días, to­ma el me­tro en la es­ta­ción Co­lón y ha­ce trans­bor­do en To­ba­la­ba has­ta lle­gar a Mo­ne­da. -Cuan­do lo reconocen usan­do el Tran­san­tia­go, ¿le re­cla­man por el ser­vi­cio? -A ve­ces no­to que la gen­te me re­co­no­ce y no me di­ce na­da, pe­ro cuan­do se me acercan pa­sa to­do lo con­tra­rio: la gen­te me di­ce co­sas po­si­ti­vas por­que ven que uso el trans­por­te co­ti­dia­na­men­te, no an­do con fo­tó­gra­fo, no es al­go que ha­ga por la pren­sa. Uso el trans­por­te pú­bli­co co­mo cual­quier otra per­so­na.

“Me enoja mu­cho cuan­do veo eva­so­res. Uso los bu­ses y cuan­do al­guien ha eva­di­do ha­blo con ellos”.

-Co­mo usua­rio, ¿cuál es el prin­ci­pal pro­ble­ma que a su pa­re­cer tie­ne el sis­te­ma? -Me enoja mu­cho cuan­do veo eva­so­res. Uso los bu­ses y cuan­do al­guien ha eva­di­do mu­chas ve­ces ha­blo con ellos. La ver­dad es que me irri­ta mu­cho. Hay ve­ces que co­noz­co a jó­ve­nes hi­jos de ami­gos que an­dan en trans­por­te pú­bli­co y di­cen que no pa­gan y lo en­cuen­tro es­can­da­lo­so, siem­pre tra­to de con­ven­cer­los y re­tar­los. -Ha­ce más de diez años, us­ted pu­bli­có un es­tu­dio don­de se iden­ti­fi­ca­ban los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de las mi­cros ama­ri­llas: con­ges­tión, con­ta­mi­na­ción e in­se­gu­ri­dad. ¿He­mos me­jo­ra­do res­pec­to de esa si­tua­ción? -La mi­cro ama­ri­lla era un ca­mión con cha­sis de bus: era muy con­ta­mi­nan­te y rui­do­sa. En tér­mi­nos de con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca y acús­ti­ca ha ha­bi­do un cam­bio no­ta­ble. La se­gu­ri­dad vial tam­bién es des­ta­ca­ble: ca­da bus cho­ca­ba en pro­me­dio ca­da 14 me­ses, te­nía­mos un atro­pe­lla­do ca­da 3 días y pa­ra qué ha­blar de los cho­ques y otros pro­ble­mas que se pro­du­cían por­que los cho­fe­res com­pe­tían por pa­sa­je­ros. Si uno ve las es­ta­dís­ti­cas, los ac­ci­den­tes han dis­mi­nui­do a me­nos de la mi­tad. -¿Y qué otras ven­ta­jas cree us­ted que se le pue­den atri­buir al Tran­san­tia­go? -Que los con­duc­to­res ten­gan un con­tra­to for­mal es una me­jo­ra con­si­de­ra­ble pa­ra su tra­ba­jo, ya que tra­ba­jan en ho­ra­rios es­ta­ble­ci­dos y no ma­ne­jan di­ne­ro, por lo que los asal­tos es un te­ma me­nos del cual preo­cu­par­se. Y tam­bién es im­por­tan­te agre­gar que los es­tu­dian­tes ya no son dis­cri­mi­na­dos. -¿Y qué pa­sa con la con­ges­tión? -Cuan­do uno to­ma un bus pue­de lle­gar a tiem­po, pe­ro des­pués es­tá es­tan­ca­do en un ta­co. La con­ges­tión es uno de los pro­ble­mas más gra­ves que te­ne­mos en San­tia­go, y eso ocu­rre bá­si­ca­men­te por una no­ción in­di­vi­dua­lis­ta: no pue­de ser que un bus que lle­ve 80 per­so­nas es­té es­tan­ca­do en un ta­co por au­to­mó­vi­les que lle­van una per­so­na ca­da uno, ese bus tie­ne que te­ner prio­ri­dad por so­bre los au­to­mó­vi­les. Por eso he­mos da­do prio­ri­dad a la crea­ción de co­rre­do­res, pis­tas só­lo bus y vías ex­clu­si­vas. -A una dé­ca­da de ha­ber co­men­za­do Tran­san­tia­go: ¿qué se ha lo­gra­do con el sis­te­ma? -Han si­do diez años de mu­cho apren­di­za­je. Sin lu­gar a du­dar tu­vo un co­mien­zo pro­ble­má­ti­co, pe­ro se han ido so­lu­cio­nan­do esos te­mas. Los pro­ble­mas que te­ne­mos aho­ra no son los mis­mos de ha­ce diez años, co­mo fal­ta de bu­ses, co­ber­tu­ra in­su­fi­cien­te. Se ha dis­mi­nui­do la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca y am­bien­tal, los con­duc­to­res tie­nen me­jo­res con­di­cio­nes la­bo­ra­les, hay mé­to­do de pa­go que ha si­do muy va­lo­ra­da por los usua­rios, pe­ro lo más im­por­tan­te es la in­te­gra­ción. La gen­te pue­de usar dos bu­ses, me­tro, me­tro y bus y pa­gar una so­la ta­ri­fa. -Des­de el 2009, los sub­si­dios al sis­te­ma han su­pe­ra­do los 5.100 mi­llo­nes de dó­la­res, lo que ha­bría al­can­za­do pa­ra cons­truir diez hos­pi­ta­les o dos lí­neas nue­vas de me­tro. ¿Se jus­ti­fi­ca in­ver­tir tan­to di­ne­ro en un sis­te­ma que es cons­tan­te­men­te cues­tio­na­do por su ca­li­dad? -Ab­so­lu­ta­men­te, to­das las gran­des ciu­da­des sub­si­dian fuer­te­men­te el trans­por­te pú­bli­co. -¿Al mis­mo ni­vel que en Chi­le? -Mu­cho más. Si uno quie­re te­ner un al­to ni­vel de trans­por­te se tie­ne que sub­si­diar.

2 tar­je­tas bip! tie­ne el mi­nis­tro de Trans­por­te, la prin­ci­pal y la de res­pal­do. “Si no ha­ce­mos al­go con la con­ges­tión pro­vo­ca­da por los vehícu­los par­ti­cu­la­res no es po­si­ble me­jo­rar el trans­por­te pú­bli­co”.

An­drés Gómez-Lo­bo, mi­nis­tro de Trans­por­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.