EDI­FI­CIOS VER­DES PUE­DEN BA­JAR LA TEM­PE­RA­TU­RA EN SAN­TIA­GO

Ar­qui­tec­tos chi­le­nos con­si­de­ran efi­ca­ces me­di­das co­mo au­men­tar la ve­ge­ta­ción en azo­teas y mu­ros, con lo que se po­dría dis­mi­nuir el ca­lor has­ta tres gra­dos.

La Hora - - Portada - Na­ta­lia Heus­ser H.

To­dos los días de enero pa­sa­do se su­pe­raron los 30 gra­dos en San­tia­go, con­vir­tién­do­se en el mes más ca­lu­ro­so re­gis­tra­do en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na des­de 1950. Si bien la tem­pe­ra­tu­ra fue al­ta, hay sec­to­res de la ca­pi­tal, co­mo Mai­pú y Ñu­ñoa, que du­ran­te esas jor­na­das ex­pe­ri­men­ta­ron has­ta 40 gra­dos. Es­te fe­nó­meno se ex­pli­ca por las is­las de ca­lor, zo­nas que por su di­se­ño, ma­te­rial de cons­truc­ción, y la au­sen­cia de áreas ver­des, ha­cen que los ter­mó­me­tros se dis­pa­ren.

An­te es­ta si­tua­ción, en dis­tin­tas ciudades se han plan­tea­do la po­si­bi­li­dad de im­ple­men­tar me­di­das pa­ra com­ba­tir el ca­lor ex­tre­mo en las ciudades.

En la lo­ca­li­dad española de Sevilla, por ejem­plo, ha­ce al­gu­nos años que las olas de ca­lor son in­so­por­ta­bles. La tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio en ju­lio y agos­to su­pera los 30 gra­dos y ca­da vez son más fre­cuen­tes los días en los que se lle­ga a los 40°. “Du­ran­te las jor­na­das más ca­lu­ro­sas la sen­sa­ción tér­mi­ca a la som­bra es de 47°. El pro­ble­ma es que el ve­rano ya no du­ra tres me­ses, aho­ra comienza en ma­yo y termina en sep­tiem­bre. La tem­pe­ra­tu­ra me­dia anual ha au­men­ta­do en dos gra­dos y los epi­so­dios de ex­tre­mas son más lar­gos”, se­ña­la a La Ho­ra Fran­cis­co Oña­te (60), quien es pro­fe­sor de bio­lo­gía y miem­bro de la Red Sevilla por el Cli­ma, una agru­pa­ción que na­ció en ju­nio del 2016 con la fi­na­li­dad de rea­li­zar ac­cio­nes que per­mi­tan dis­mi­nuir el ca­lor de esa lo­ca­li­dad en 3°, de aquí a 2020.

La idea na­ció de una ex­pe­rien­cia que se vi­vió en la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal de Sevilla de 1992 (Ex­po’92). En pleno pe­rio­do es­ti­val se pre­sen­ta­ron va­rios avan­ces tec­no­ló­gi­cos mun­dia­les y uno de ellos con­si­guió ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra en tres gra­dos en un sec­tor de la Is­la de la Car­tu­ja. La ba­se de la ha­za­ña fue la ins­ta­la­ción de áreas ver­des, y lo que bus­ca la Red, ba­jar la tem­pe­ra­tu­ra a la ciu­dad con ini­cia­ti­vas co­mo esa.

“El cam­bio cli­má­ti­co es un fe­nó­meno mun­dial y mu­chas ciudades su­fri­rán lo mis­mo. Acá se han he­cho blo­ques de ce­men­to, cons­truc­cio­nes de hor­mi­gón y ace­ro, ma­te­ria­les que só­lo re­ca­lien­tan las ca­lles. Cree­mos que es ur­gen­te una trans­for­ma­ción, por eso tra­ba­ja­mos en una cam­pa­ña que fo­men­te las azo­teas y los bal­co­nes ver­des, ade­más de las cu­bier­tas de ve­ge­ta­ción pa­ra los edi­fi­cios. Hay hos­pi­ta­les que quie­ren te­ner jar­di­nes en sus te­chos, co­le­gios que im­ple­men­ta­rán huer­tos, y ar­qui­tec­tos dis­pues­tos a usar pin­tu­ras que re­pe­len el ca­lor en las cons­truc­cio­nes. Más ade­lan­te nos gus­ta­ría su­mar a otras ciudades y crear un mo­vi­mien­to glo­bal”, in­di­ca Oña­te.

La ar­qui­tec­ta chi­le­na Vic­to­ria Ro­jas, quien lle­va más de trein­ta años de­di­ca­da al área de la sus­ten­ta­bi­li­dad, sos­tie­ne que esa ma­nio­bras fun­cio­nan: “El uso de es­pa­cios ver­des y árboles es la pri­me­ra y más efec­ti­va me­di­da que se pue­de po­ner en mar­cha pa­ra re­du­cir el efec­to de is­la de ca­lor ur­bano”.

EVAPOTRANSPIRACIÓN

“Los árboles y la ve­ge­ta­ción con­tri­bu­yen al em­be­lle­ci­mien­to y plus­va­lía de las co­mu­ni­da­des por in­cor­po­rar el am­bien­te na­tu­ral al ur­bano. Pe­ro ade­más en­frían las áreas ale­da­ñas por in­cre­men­tar la evapotranspiración, un pro­ce­so na­tu­ral que dis­per­sa el ca­lor por la eva­po­ra­ción de la hu­me­dad en las ho­jas. Jun­to a las cu­bier­tas ve­ge­ta­les, se usan los mu­ros, fa­cha­das o pa­rro­nes ver­ti­ca­les”, ex­pli­ca Ro­jas.

“La idea es in­cor­po­rar ele­men­tos o man­tos ve­ge­ta­les o so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas que evi­ten el efec­to de is­la de ca­lor o so­bre­ca­len­ta­mien­to de las zo­nas ur­ba­nas pro­duc­to de las edi­fi­ca­cio­nes. Es­tá com­pro­ba­do que las ca­rre­te­ras as­fal­ta­das, los te­chos y otras su­per­fi­cies ar­ti­fi­cia­les al­qui­tra­na­das ab­sor­ben ca­lor del sol, in­cre­men­tan­do las tem­pe­ra­tu­ras en­tre apro­xi­ma­da­men­te 1 y 5 gra­dos”, pre­ci­sa Ro­jas, quien pre­si­de la Aso­cia­ción Chi­le­na de In­fra­es­truc­tu­ra Ve­ge­ta­da.

La ar­qui­tec­ta de la ofi­ci­na VR+ARQ ase­gu­ra que Chi­le es­tá pre­pa­ra­do pa­ra co­men­zar a in­no­var en es­te te­ma y pa­ra eso lo fun­da­men­tal es crear con­cien­cia, y que las in­mo­bi­lia­rias y los usua­rios se in­tere­sen por los be­ne­fi­cios del sis­te­ma.

Pa­ra Fran­cis­ca Su­bia­bre, agró­no­mo de la Fun­da­ción Mi Par­que, el plan se­vi­llano pue­de ser útil. “Cual­quier res­pues­ta fren­te al cam­bio cli­má­ti­co es po­si­ti­vo y lo aplau­do por­que na­ció de la ciu­da­da­nía. Hoy las po­lí­ti­cas es­tán pues­tas en la ne­ce­si­dad de áreas ver­des en los es­pa­cios pú­bli­cos y no creo que un bal­cón o una azo­tea su­pla la fal­ta es­pa­cios pú­bli­cos”, co­men­ta Su­bia­bre.

Otros di­cen que el asun­to hay que to­mar­lo con cal­ma. Henry Bauer, uno de los ar­qui­tec­tos de­trás del pro­yec­to Pa­sa­re­las Ver­des, con­si­de­ra que “si bien au­men­tar la can­ti­dad de ve­ge­ta­ción es en sí mis­mo po­si­ti­vo por mu­chas ra­zo­nes, San­tia­go tie­ne otras de­fi­cien­cias que, a mi gus­to, son igual de ur­gen­tes. Por eso, en nues­tras ciudades es ne­ce­sa­rio ha­cer es­fuer­zos ma­yo­res que lo­gren avan­zar si­mul­tá­nea­men­te en me­dio am­bien­te, or­ga­ni­za­ción ciu­da­da­na, in­no­va­ción y ener­gía, etc”.

Agre­ga que a tra­vés de la ini­cia­ti­va Pa­sa­re­las Ver­des han re­cu­pe­ra­do 500 me­tros cua­dra­dos de jar­di­ne­ras en las te­rra­zas so­bre los lo­ca­les de ca­lle Por­tu­gal con Mar­co­le­ta, en el Ba­rrio San Bor­ja, “y el pro­ce­so de plan­ta­ción siem­pre se acom­pa­ña de ac­ti­vi­dad cul­tu­ral, em­pren­di­mien­to lo­cal y uti­li­za­ción del es­pa­cio pú­bli­co”.

Bauer tra­ba­ja pa­ra la Cor­po­ra­ción de De­sa­rro­llo de la Mu­ni­ci­pa­li­dad de In­de­pen­den­cia, que jun­to a la Fun­da­ción Adapt Chi­le li­de­ra la Red de Mu­ni­ci­pios por el Cam­bio Cli­má­ti­co (red­mu­nicc.cl), que es­te 2017 co­men­za­rán un tra­ba­jo de for­ta­le­ci­mien­to a tra­vés de co­la­bo­ra­cio­nes con la Unión Eu­ro­pea, de mo­do que sean más los mu­ni­ci­pios que in­cor­po­ren el te­ma Me­dio Am­bien­te y Cam­bio Cli­má­ti­co co­mo par­te re­le­van­te de los pro­gra­mas de go­bierno lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.