SERNAC: HAY 23 ADELGAZANTES QUE SE VEN­DEN SIN CER­TI­FI­CAR

Los pro­duc­tos se co­mer­cia­li­zan co­mo que­ma­do­res de gra­sa y, al no es­tar re­gis­tra­dos an­te el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca, no hay ga­ran­tía de que sir­van.

La Hora - - Portada - Ca­ro­li­na Ju­lio

En un mun­do hi­po­té­ti­co y fe­liz con só­lo desear­lo po­dría­mos ser del­ga­dos. Pe­ro ese mun­do no exis­te y so­lo te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de cui­dar la die­ta y es­pe­rar que la bio­lo­gía fa­vo­rez­ca. Ba­jo la pre­mi­sa de que adel­ga­zar no con­lle­va un es­fuer­zo, es que el Ser­vi­cio Na­cio­nal del Con­su­mi­dor (Sernac) de­tec­tó que exis­ten sie­te em­pre­sas que co­mer­cia­li­zan adelgazantes que no se sa­be si cum­plen lo que pro­me­ten: no es­tán re­gis­tra­dos an­te el Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca (ISP).

EL ES­TU­DIO

El Sernac ana­li­zó a tra­vés de anun­cios pu­bli­ci­ta­rios que sie­te pro­vee­do­res de adelgazantes (chi­le­su­ple­men­tos.cl, gar­ci­nia.cl, slim­par­ches.cl, go­nu­tri­tion.cl, gnc.cl, su­ples.cl y Farmacias Ahu­ma­da) anun­cian y co­mer­cia­li­zan pro­duc­tos ba­jo el nom­bre de “que­ma­do­res de gra­sa”, pe­se a no con­tar con el Re­gis­tro Sa­ni­ta­rio del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Pú­bli­ca (ISP), lo que sig­ni­fi­ca que no han de­mos­tra­do su se­gu­ri­dad ni efi­ca­cia. Es­to úl­ti­mo im­pli­ca que las pro­pie­da­des que se les acha­can a es­tos com­ple­men­tos, “no co­rres­pon­den a una ac­ción far­ma­co­ló­gi­ca re­co­no­ci­da o que pre­sen­te uti­li­dad te­ra­péu­ti­ca con­cre­ta”, se­gún el es­tu­dio.

Más de la mi­tad de la pu­bli­ci­dad que se ana­li­zó ca­re­ce de “in­for­ma­ción ve­raz y opor­tu­na so­bre la na­tu­ra­le­za, efi­ca­cia y se­gu­ri­dad de los pro­duc­tos anun­cia­dos”. Por ello, el or­ga­nis­mo de los con­su­mi­do­res in­ter­pe­ló a que la in­for­ma­ción en­tre­ga­da por las em­pre­sas de­be­ría ser com­pro­ba­da.

El Di­rec­tor Re­gio­nal Me­tro­po­li­tano del Sernac, Juan Car­los Luen­go, ase­gu­ró que “de­tec­ta­mos que la pu­bli­ci­dad de pro­duc­tos su­pues­ta­men­te adelgazantes, in­du­cen a error o en­ga­ño a los con­su­mi­do­res en re­la­ción a sus be­ne­fi­cios y/o efec­tos te­ra­péu­ti­cos. Si cons­ta­ta­mos que al­gu­na em­pre­sa no es ca­paz de com­pro­bar sus pro­me­sas, to­ma- re­mos las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias co­mo ya lo hemos he­cho en otras opor­tu­ni­da­des”. La au­to­ri­dad sos­tu­vo ade­más que “es im­por­tan­te que los con­su­mi­do­res siem­pre eva­lúen crí­ti­ca­men­te la pu­bli­ci­dad y no se tien­ten con pro­me­sas que pa­re­cen de­ma­sia­do bue­nas pa­ra ser ver­dad”.

La es­pe­cia­lis­ta Ve­ró­ni­ca Iri­ba­rra, nu­trió­lo­ga de la Red Sa­lud UC Ch­ris­tus, con­cuer­da en es­te úl­ti­mo pun­to con el di­rec­tor del Sernac: hay que ser es­cép­ti­cos an­te las fór­mu­las má­gi­cas. La doc­to­ra sos­tie­ne que “cuan­do pu­bli­ci­tas un pro­duc­to tie­nes que cum­plir con lo que di­ces y en ese sen­ti­do son fa­len­tes por­que no hay nin­gún su­ple­men­to oral que te va­ya a dis­mi­nuir la can­ti­dad de gra­sa del ab­do­men y te dé más mus­cu­la­tu­ra”. Ade­más, la es­pe­cia­lis­ta acla­ra que exis­te un es­pa­cio en don­de es­tos adelgazantes pue­den ope­rar sin cul­pa. “El te­ma con la apro­ba­ción del ISP tiene que ver con que los me­di­ca­men­tos y los su­ple­men­tos tie­nen exi­gen­cias di­fe­ren­tes: pa­ra los su­ple­men­tos ali­men­ta­rios la nor­ma es un po­co más la­xa y “en ese es­pa­cio ne­bu­lo­so es don­de apa­re­cen to­das es­tas fór­mu­las que te pro­me­ten be­ne­fi­cios en tu com­po­si­ción cor­po­ral”. Ade­más agre­ga que exis­ten ries­gos que con­lle­van la in­ges­ta de es­tos adelgazantes sin el se­gui­mien­to de un es­pe­cia­lis­ta. “El pro­ble­ma más im­por­tan­te y más ob­vio (de to­mar es­tos adelgazantes) es que vas a de­jar de ha­cer lo que real­men­te sir­ve. El otro as­pec­to, que pue­de ser más pe­li­gro­so, es que se ha vis­to en otros paí­ses que los adelgazantes tie­nen com­pues­tos no de­cla­ra­dos y han si­do los cul­pa­bles de efec­tos ad­ver­sos en las per­so­nas”, con­clu­ye la es­pe­cia­lis­ta.

De acuer­do a ci­fras de la OMS y la OCDE, Chi­le es uno de los paí­ses con más ex­ce­so de pe­so en el mun­do. El da­to más re­cien­te que tiene el Min­sal al res­pec­to co­rro­bo­ra es­ta ci­fra: un 67% de los ha­bi­tan­tes del país tiene so­bre­pe­so.

“No hay nin­gún su­ple­men­to oral que dis­mi­nu­ya la gra­sa ab­do­mi­nal”. Ve­ró­ni­ca Iri­ba­rra, nu­trió­lo­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.