El pe­que­ño cul­to lo­cal a las pa­lo­mas men­sa­je­ras

Su palomar es de los más repu­tados del país. A él han vuel­to aves sol­ta­das en si­tios tan dis­tan­tes co­mo Puer­to Montt y Cal­de­ra.

La Hora - - Portada - Car­los Fuen­teal­ba Varela

“Lle­vo ca­tor­ce años ha­cien­do es­to, pe­ro no de­ja de sor­pren­der­me. Ver lle­gar una pa­lo­ma que sol­ta­ron muy le­jos es al­go que en­cuen­tro con­mo­ve­dor. A ve­ces me emo­ciono. Tú sa­bes que va a pa­sar por­que la has pre­pa­ra­do pa­ra eso, pe­ro no de­ja de sor­pren­der­me”.

Is­mael Smith ha­bla con la ca­den­cia de quien se apa­sio­na por un te­ma. En­cien­de un ci­ga­rro tras otro, ca­mi­na en­tre los ar­bus­tos del pa­tio tra­se­ro de su ca­sa, se sien­ta a to­mar un ca­fé, ga­ra­ba­tea da­tos en un cua­derno. To­da su aten­ción es­tá pues­ta en el palomar don­de vi­ven más de cien aves, a las que ali­men­ta, re­vi­sa y ha­ce vo­lar a dia­rio.

Em­pe­zó en 2003, cuan­do un ami­go le re­ga­ló un par de pa­lo­mas men­sa­je­ras. Has­ta en­ton­ces, cria­ba só­lo “pa­lo­mas de fan­ta­sía”, guia­do por la es­té­ti­ca. Ese mis­mo año lo con­tac­tó un gru­po de co­lom­bó­fi­los (así se lla­ma a los aman­tes de las pa­lo­mas) chi­nos, que sin sa­ber na­da del idio­ma coor­di­na­ron con él su pri­me­ra “suel­ta”. “Fue des­de San Fer­nan­do. Un gru­po lle­vó va­rias pa­lo­mas has­ta allá y las sol­tó. Yo con los chi­nos nos que­da­mos acá, en Co­li­na, es­pe­ran- do a que lle­ga­ran. La ver­dad no sa­bía mu­cho de qué se tra­ta­ba to­do es­to has­ta que un chino apun­tó al cie­lo y gri­tó ¡pa­lo­ma!”.

Des­de en­ton­ces, Smith se trans­for­mó en un co­lom­bó­fi­lo más, que cría pa­lo­mas men­sa­je­ras y las en­tre­na pa­ra que re­co­rran gran­des dis­tan­cias. “Des­de el sur, la ma­yor dis­tan­cia que ha re­co­rri­do una de mis pa­lo­mas es des­de Puer­to Montt has­ta acá, o sea, más de mil ki­ló­me­tros y des­de el nor­te, des­de Cal­de­ra”. Aun­que po­drían, las pa­lo­mas no traen nin­gún men­sa­je y el club de co­lom­bó­fi­los al que per­te­ne­ce se de­di­ca más a las ca­rre­ras que al ser­vi­cio de men­sa­je­ría. Smith ex­pli­ca que es­ta es­pe­cie de co­rreo mí­ti­co exis­te des­de el an­ti­guo Egipto, pe­ro con­tra­rio a lo que uno po­día su­po­ner, no es­tá tan ob­so­le­to ni per­di­do en la his­to­ria me­die­val: “du­ran­te la Gue­rra del Gol­fo, los nor­te­ame­ri­ca­nos lle­va­ron pa­lo­mas”, ase­gu­ra.

Las pa­lo­mas ge­ne­ran arrai­go con el lu­gar don­de apren­den a vo­lar, cuan­do son pi­cho­nes de 30 días. La ra­za men­sa­je­ra, en par­ti­cu­lar, tiene la ha­bi­li­dad de ubi­car­se allí don­de son sol­ta­das y em­pren­den vue­lo de vuel­ta al lu­gar don­de se al­za­ron por pri­me­ra vez. Gra­cias a es­to fun­cio­nó du­ran­te si­glos el me­ca­nis­mo de men­sa­je­ría y ac­túa aho­ra la or­ga­ni­za­ción de las ca­rre­ras. Ca­da co­lom­bó­fi­lo las cría en su palomar y allí las es­pe­ra, cuan­do son sol­ta­das des­de dis­tan­cia. “Les po­ne­mos un nú­me­ro de re­gis­tro en una pa­ta y un chip en la otra. Es­te chip se va­li­da en la en­tra­da del palomar, en­ton­ces cuan­do la pa­lo­ma vuel­ve a en­trar a su ca­sa, mar­ca un tiem­po que di­vi­di­do por la dis­tan­cia del via­je, de­ter­mi­na la ve­lo­ci­dad con la que via­jó. La ca­rre­ra la ga­na la pa­lo­ma más rá­pi­da, no la que pri­me­ro lle­ga, ya que to­das lle­gan a pa­lo­ma­res dis­tin­tos. El má­xi­mo chi­leno es de 114 km/h, pe­ro el pro­me­dio es­tá en­tre 70 y 80”, ex­pli­ca Smith.

114 ki­ló­me­tros por ho­ra ha mar­ca­do la más ve­loz.

Smith en­tró en es­te mun­do ha­ce cer­ca de 15 años, por la ges­tión de un ami­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.