Her­mano del líder nor­co­reano mue­re en ex­tra­ña cir­cuns­tan­cia

Se­gún va­rios re­por­tes, fue en­ve­ne­na­do en un ae­ro­puer­to de Ma­la­sia y fa­lle­ció cuan­do era tras­la­da­do a un hos­pi­tal.

La Hora - - Mundo - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Di­ver­sas fuen­tes en Co­rea del Sur y Ma­la­sia in­for­ma­ron ayer que Kim Jong Nam, her­mano ma­yor del líder de Co­rea del Nor­te Kim Jong Un, fue ase­si­na­do el lu­nes en el ae­ro­puer­to de la ca­pi­tal ma­la­sia, Kua­la Lum­pur.

No se es­pe­ra una con­fir­ma­ción ofi­cial del he­cho de­bi­do a que Jong Nam no man­te­nía bue­nas re­la­cio­nes con el her­mé­ti­co ré­gi­men que en­ca­be­za su her­mano y vi­vía en el exi­lio en­tre Ma­cao, Chi­na y Sin­ga­pur.

La po­li­cía ma­la­sia in­for­mó ayer en la no­che que un hombre co­reano, iden­ti­fi­ca­do co­mo Kim Chol y que es­pe­ra­ba un vue­lo a Ma­cao, se ha­bía sen­ti­do en­fer­mo en el ae­ro­puer­to y fa­lle­ció cuan­do lo tras­la­da­ban al hos­pi­tal. Los me­dios sur­co­rea­nos ase­gu­ra­ron que Jong Nam ha­bía via­ja­do uti­li­zan­do un pa­sa­por­te fal­so con el nom­bre de Kim Chol.

A su vez, un al­to fun­cio­na­rio del go­bierno ma­la­sio, que pi­dió ano­ni­ma­to de­bi­do al ca­rác­ter di­plo­má­ti­co del in­ci­den­te, con­fir­mó que se tra­ta­ba de Kim Jong Nam y que an­tes de su muerte al­can­zó a de­cir a los mé­di­cos que lo ha­bían ata­ca­do con un ae­ro­sol quí­mi­co. El fun­cio­na­rio agre­gó que el ata­que se pro­du­jo en el sec­tor co­mer­cial y que el hombre pi­dió ayu­da en el mos­tra­dor de in­for­ma­cio­nes que­ján­do­se de do­lor.

La te­le­vi­sión sur­co­rea­na TV Cho­sun en­tre­gó una ver­sión dis­tin­ta, ci­tan­do a va­rias fuen­tes gu- ber­na­men­ta­les: Jong Nam fue en­ve­ne­na­do me­dian­te agu­jas por dos mu­je­res no iden­ti­fi­ca­das que tras ata­car­lo en el ae­ro­puer­to hu­ye­ron en un ta­xi.

Si se con­fir­ma es­ta muerte, se­ría la más im­por­tan­te des­apa­ri­ción ba­jo el ré­gi­men de Kim Jong Un des­de la eje­cu­ción de su tío, Jang Song Thaek, en di­ciem­bre de 2013. Se cree que Jong Nam era cer­cano a su tío Song Thaek, que an­tes de ser ase­si­na­do ba­jo acu­sa­cio­nes de trai­ción era con­si­de­ra­do el nú­me­ro dos del ré­gi­men y el men­tor de Kim Jong Un.

Jong Nam, de 45 años, ha­bía si­do con­si­de­ra­do po­si­ble he­re­de­ro de la di­nas­tía, pe­ro ca­yó en des­gra­cia en 2001 (ver recuadro). Des­de el exi­lio cri­ti­có al ré­gi­men de Pyong­yang y Sur­co­rea tiene re­gis­tro de an­te­rio­res in­ten­tos de ase­si­na­to en su con­tra.

El ana­lis­ta sur­co­reano Cheong Seong-jang ex­pli­có que es im­pro­ba­ble que Jong Un vie­ra en Jong Nam un po­si­ble ri­val que hi­cie­ra pe­li­grar su po­der. Sin em­bar­go, “si Jong Nam co­me­tió un ac­to que pu­die­ra po­ner en pe­li­gro la au­to­ri­dad de Jong Un, es po­si­ble que la in­te­li­gen­cia nor­co­rea­na lle­va­ra a ca­bo el ase­si­na­to ba­jo ór­de­nes de Jong Un”.

Des­de que to­mó el po­der, a fi­nes de 2011, Kim Jong Un ha eje­cu­ta­do o des­pla­za­do a va­rios al­tos fun­cio­na­rios e im­plan­ta­do, se­gún el go­bierno sur­co­reano, un “reino del te­rror”.

16 años lle­va­ba Kim Jong Nam vi­vien­do en el exi­lio.

La te­le­vi­sión sur­co­rea­na in­for­mó so­bre su muerte.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.