La di­fí­cil re­cu­pe­ra­ción de los ani­ma­les sil­ves­tres he­ri­dos por los in­cen­dios

Mu­chos ejem­pla­res que se sal­va­ron tie­nen un lar­go ca­mino pa­ra po­der re­cu­pe­rar­se, de­bi­do a las di­ver­sas le­sio­nes que su­frie­ron.

La Hora - - Portada - Em­ma An­tón Cer­da

La fo­to prin­ci­pal que acom­pa­ña es­te ar­tícu­lo co­rres­pon­de a uno de los ani­ma­les que so­bre­vi­vie­ron los peo­res in­cen­dios en la his­to­ria de nues­tro país: es una zo­rra chi­lla adul­ta, que no pe­sa más de tres ki­los.

El pe­que­ño ejemplar pro­vie­ne de Cu­rep­to, en la Re­gión del Mau­le. El jue­ves pa­sa­do, ha­ce jus­to una se­ma­na, lle­gó has­ta la clí­ni­ca ve­te­ri­na­ria del Zoo­ló­gi­co Na­cio­nal, don­de es­tá sien­do tra­ta­da por sus gra­ves que­ma­du­ras.

“Lle­gó con que­ma­du­ras en sus cua­tro pa­ti­tas, le­sio­nes pro­fun­das. La ma­yo­ría son gra­do dos, pe­ro hay otras que in­clu­so son gra­do tres por­que hay ex­po­si­ción de hueso. Perdió to­dos sus co­ji­ne­tes y uñas, pe­ro afor­tu­na­da­men­te el te­ji­do lle­gó vi­tal, no ha­bía muer­te de te­ji­do o ne­cro­sis y tam­po­co ha­bía in­fec­ción, lo que fa­ci­li­ta la ci­ca­tri­za­ción de las le­sio­nes”, ex­pli­ca Ma­ri­sol To­rre­gro­sa, en­car­ga­da de la sec­ción de sa­lud ani­mal del Zoo­ló­gi­co Na­cio­nal. La ve­te­ri­na­ria ex­pli­có a La

Ho­ra que el ani­mal no re­cu­pe­ra­rá sus co­ji­ne­tes, y que en su lu­gar lo que ha­brá se­rá te­ji­do ci­ca­tri­cial.

“Por eso hay que eva­luar des­pués, cuan­do las le­sio­nes ci­ca­tri­cen, có­mo se des­pla­za, có­mo ca­mi­na, ver si tie­ne sen­si­bi­li­dad en las ex­tre­mi­da­des, por­que cuan­do hay que­ma­du-

ras muy pro­fun­das se que­man ter­mi­na­cio­nes ner­vio­sas y pue­den que­dar zo­nas in­sen­si­bles”, in­di­ca To­rre­gro­sa.

Ca­da 48 ho­ras, la zo­rri­ta de­be ser so­me­ti­da a sus cu­ra­cio­nes. Lo ideal se­ría que fue­ran to­dos los días, ex­pli­ca la pro­fe­sio­nal del Zoo­ló­gi­co, pe­ro pues­to que es un ejemplar sil­ves­tre se de­be mi­ni­mi­zar la ma­ni­pu­la­ción y el es­trés pa­ra el ani­mal.

“La­men­ta­ble­men­te, es­te ca­so tie­ne un diag­nós­ti­co re­ser­va­do, por­que hay un 50 por cien­to de pro­ba­bi­li­da­des de que pue­da ser re­in­tro­du­ci­do; si no, va a te­ner que que­dar en al­gu­na ins­ti­tu­ción, qui­zás en cau­ti­ve­rio o bien co­mo re­pro­duc­tor, por­que es una es­pe­cie sil­ves­tre y hay que con­ser­var ge­né­ti­ca, es una es­pe­cie pro­te­gi­da. Te­ne­mos que ver có­mo evo­lu­cio­na”, di­jo To­rre­gro­sa.

Por el mo­men­to, la zo­rra chi­lla es­tá de buen hu­mor, se in­cor­po­ra y pue­de apo­yar­se es­tan­do ven­da­da, y ade­más tie­ne buen ape­ti­to.

LOS OTROS CA­SOS

Al igual que es­te cá­ni­do, otras es­pe­cies sil­ves­tres lle­ga­ron has­ta el re­cin­to del Ce­rro San Cris­tó­bal pa­ra ser tra­ta­das por le­sio­nes que su­frie­ron en las zo­nas de ca­tás­tro­fe.

Ale­jan­dra Mon­tal­ba, di­rec­to­ra del Zoo­ló­gi­co Na­cio­nal, de­ta­lló que co­mo cen­tro de reha­bi­li­ta­ción re­ci­ben más de 600 ani­ma­les sil­ves­tres al año, y que a la fe­cha ya han su­pe­ra­do la cen­te­na.

“En­tre los ani­ma­les que nos han lle­ga­do por los in­cen­dios, ya van tre­ce que he­mos tra­ta­do por di­ver­sas le­sio­nes. Re­ci­bi­mos zo­rros, al­gu­nos rep­ti­les -co­mo la­gar­ti­jas chi­le­nas-, una ara­ña po­lli­to y va­rias aves. De la Sép­ti­ma Re­gión lle­gó un jo­te ca­be­za ne­gra con to­das las plumas que­ma­das”, con­tó Mon­tal­ba.

Es­ta úl­ti­ma ave, una vez que sus le­sio­nes fue­ron tra­ta­das y re­cu­pe­ró pe­so, ya que ve­nía en ba­ja con­di­ción cor­po­ral, fue de­ri­va­da al Cen­tro de Reha­bi­li­ta­ción de Aves Ra­pa­ces. Ahí de­be­rá pa­sar un lar­go pro­ce­so an­tes de ser li­be­ra­da, por­que tie­ne que mu­dar to­das sus plumas.

“No­so­tros co­mo cen­tro de reha­bi­li­ta­ción lo que ha­ce­mos es re­ci­bir es­tos ani­ma­les, dar­les to­dos los cuidados clí­ni­cos que sean ne­ce­sa­rios y pos­te­rior­men­te se li­be­ran o son lle­va­dos a otros cen­tros de reha­bi­li­ta­ción, pa­ra que apren­dan a ca­zar, o a vo­lar, pa­ra es­tar ap­tos pa­ra ser li­be­ra­dos al me­dio”, ase­gu­ró la di­rec­to­ra del Zoo­ló­gi­co Na­cio­nal.

Los ani­ma­les sil­ves­tres que lle­gan has­ta el re­cin­to son de­ri­va­dos por ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ser­vi­cio Agrí­co­la y Ga­na­de­ro (SAG), la PDI, Ca­ra­bi­ne­ros y tam­bién por per­so­nas par­ti­cu­la­res que se en­cuen­tran con ejem­pla­res da­ña­dos.

“Lle­gó con que­ma­du­ras en sus cua­tro pa­ti­tas (...) perdió to­dos sus co­ji­ne­tes y uñas”. Ma­ri­sol To­rre­gro­sa, en­car­ga­da de la sec­ción de sa­lud ani­mal del Zoo­ló­gi­co Na­cio­nal so­bre el ca­so de la zo­rra chi­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.