Zhong­dong, el pue­blo sub­te­rrá­neo chino don­de vi­ven 18 fa­mi­lias tro­glo­di­tas

Los tro­glo­di­tas cuen­tan con ener­gía eléc­tri­ca, pe­ro de­ben ca­mi­nar una ho­ra pa­ra lle­gar a la ca­rre­te­ra. El lu­gar se es­tá abrien­do al tu­ris­mo.

La Hora - - Portada - Clau­dia Mal­do­na­do C.

Los ha­bi­tan­tes del pue­blo sub­te­rrá­neo de Zhong­dong (sud­oes­te de Chi­na) no sa­ben cuán­do se ins­ta­ló allí la pri­me­ra per­so­na. “Fue al me­nos ha­ce va­rias ge­ne­ra­cio­nes”, di­cen al­gu­nos de los más an­cia­nos.

El pue­blo, ins­ta­la­do den­tro de una enor­me cue­va de va­rias de­ce­nas de me­tros de al­to, tu­vo una épo­ca de oro, cuan­do in­clu­so te­nía una es­cue­la, don­de es­tu­dia­ban unos 200 alum­nos, que ve­nían de los pue­blos de los al­re­de­do­res. Pe­ro aho­ra so­lo que­dan ahí 18 fa­mi­lias (unas cien per­so­nas), que cul­ti­van maíz y crían ga­lli­nas, en­tre otras ac­ti­vi­da­des.

Los tro­glo­di­tas tie­nen ener­gía eléc­tri­ca ha­ce años, y han cons­trui­do pe­que­ñas ca­sas de di­ver­sos ma­te­ria­les. El pue­blo es­tá a una ho­ra de la ca­rre­te­ra más cer­ca­na, a la que se lle­ga por un ser­pen­tean­te ca­mino. Pa­ra com­prar mue­bles, co­mi­da u otros pro­duc­tos de­ben re­co­rrer tres ho­ras has­ta la ciu­dad, de la cual re­gre­san car­ga­dos.

Des­de 1997, Zhong­dong se ha ido con­vir­tien­do en un des­tino tu­rís­ti­co. Ese año Wang Xing­guo (68) abrió la pri­me­ra ca­sa de hués­pe­des. Aho­ra ga­na 18.000 yua­nes por año ($1.700.000) por al­ber­gar y pre­pa­rar co­mi­das pa­ra los tu­ris­tas.

Wang es­tá fe­liz por­que una com­pa­ñía de desa­rro­llo tu­rís­ti­co aca­ba de cons­truir un te­le­fé­ri­co que une el pue­blo al va­lle, y cu­ya inau­gu­ra­ción es­tá pre­vis­ta pa­ra el 1 de ma­yo. “Con el te­le­fé­ri­co ha­brá nue­vos vi­si­tan­tes, que trae­rán más di­ne­ro”, au­gu­ra Wang. Otro ve­cino, Wei Xiaohong, es­pe­ra que las nue­vas ins­ta­la­cio­nes ha­gan “vol­ver a los jó­ve­nes”.

El te­le­fé­ri­co se­rá gratis pa­ra los ve­ci­nos, pe­ro no a to­dos les gus­ta: “Ha­ce 15 años pro­me­tie­ron cons­truir­nos una ca­rre­te­ra. Y lue­go vie­ron que po­dían ga­nar di­ne­ro con es­te si­tio, y en­ton­ces no lo hi­cie­ron”, se la­men­ta Wang Xing­guo hi­jo (22) mien­tras cui­da su re­ba­ño de ca­bras. Se­gún él, “cuan­do las au­to­ri­da­des de­ci­den desa­rro­llar un lu­gar, so­lo ellas se en­ri­que­cen”. Agre­ga que el te­le­fé­ri­co no es prác­ti­co, por­que ga­lli­nas y ob­je­tos gran­des es­ta­rán prohi­bi­dos en la ca­bi­na.

La en­tra­da de la cue­va, de 200 me­tros de pro­fun­di­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.