Ma­la fa­ma

La Hora - - En 2 Minutos - Di­rec­tor de Ga­llos.cl Pa­tri­cio Cor­va­lán

Ni si­quie­ra en es­tas no­ches de fo­ga­ta, ni si­quie­ra por el vino, los nie­tos o los brin­dis, ha cam­bia­do de opi­nión. Pa­ra ella, que can­tar ha si­do su tra­ba­jo de por vi­da, es­tas no­ches son pa­ra que otros, si así lo quie­ren, gui­ta­rreen sus can­cio­nes. To­dos can­tan, me­nos ella, que dis­fru­ta el mo­men­to –las no­ches, las can­cio­nes en bo­cas de esos otros–, por­que de día pre­fie­re que­dar­se en la ca­ba­ña le­yen­do so­la que ba­jar a la pla­ya ca­mu­flan­do mal la fa­ma de una lar­ga ca­rre­ra con ga­fas y un som­bre­ro. Aun­que los años han men­gua­do la glo­ria, los ma­los re­cuer­dos de esos tiem­pos la per­si­guen co­mo fan­tas­mas en los sue­ños. A ve­ces se le aso­man los di­vor­cios, la acu­sa­ción de pla­gio o el fra­ca­so de un dis­co mal ven­di­do. Con­tra eso pue­de, con te­ra­pia y go­ti­tas mi­la­gro­sas, pe­ro no con­tra lo otro, lo co­ti­diano, en­con­trar­se en una fi­la en el ban­co y que la se­ño­ra le pi­da un au­tó­gra­fo o que can­te al­go, un pe­da­ci­to, pa­ra el hi­jo, la so­bri­na o qué sé yo, mien­tras la gra­ba con el ce­lu­lar. Du­ran­te años, pa­sar inad­ver­ti­da fue su cru­za­da en un de­sier­to don­de ca­da vez más flo­re­cían fa­ma y can­cio­nes. Que­ría te­ner vi­da, su pro­pio mun­do don­de ha­cer lo que se le an­to­ja­ra y sa­ber que ma­ña­na no sal­dría en las re­vis­tas. Lo que la hi­zo cam­biar fue cuan­do lle­vó a su hi­jo a ur­gen­cias. Mien­tras es­pe­ra­ban pa­ra que le sa­ca­ran el apén­di­ce, los en­fer­me­ros cu­chi­chea­ban en­tre sí y se pe­ga­ban co­da­ci­tos cóm­pli­ces co­mo si ella fue­ra in­vi­si­ble. El doc­tor, al ver­los –al ver­la–, hi­zo su tra­ba­jo len­ta­men­te, aus­cul­tan­do al chi­co mien­tras la mi­ra­ba y le re­ci­ta­ba la le­tra de ca­da can­ción co­mo fa­ná­ti­co en­lo­que­ci­do. En­ton­ces di­jo bas­ta. Y de­ci­dió no vol­ver a can­tar. Aho­ra, le­yen­do so­la en la ca­ba­ña, lo cuen­ta co­mo si fue­ra co­sa de otra, pe­ro don­de va­ya, si se sien­te ame­na­za­da, pe­ga pri­me­ro y le pi­de un au­tó­gra­fo a cual­quie­ra. A la tía del jar­dín, al gás­fi­ter, al ta­xis­ta. Pa­ra que sien­tan ape­nas al­go de eso por lo que ella bus­ca el ol­vi­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.