Chi­leno creó má­qui­na que pro­du­ce agua en ba­se a ai­re

Al ab­sor­ber las par­tí­cu­las de hu­me­dad pre­sen­tes en el ai­re, el ar­te­fac­to crea una nu­be que al llo­ver pro­du­ce agua li­bre de so­dio, clo­ro y flúor.

La Hora - - Portada - Isa­beau La­van­de­ros

El ar­te­fac­to crea una nu­be que, al llo­ver, pro­du­ce has­ta 29 li­tros dia­rios de agua li­bre de so­dio, clo­ro y flúor. Su crea­dor, el in­ge­nie­ro Héc­tor Pino, ya la ha­bi­li­tó pa­ra be­ne­fi­cio de co­mu­ni­da­des del nor­te del país.

La hi­ja de Héc­tor Pino na­ció con un pro­ble­ma en los ri­ño­nes. Por eso tu­vo que to­mar an­ti­bió­ti­cos des­de muy cor­ta edad. A los 10 años, la ni­ña ya pa­de­cía un prin­ci­pio de pie­lo­ne­fri­tis (in­fec­ción en los ri­ño­nes). Tras ob­ser­var las gra­ves con­se­cuen­cias de la en­fer­me­dad que pa­de­cía, Héc­tor co­men­zó una in­ves­ti­ga­ción so­bre los ti­pos de aguas exis­ten­tes, y des­cu­brió que si se al­te­ra­ba su com­po­si­ción se po­dían com­ba­tir sín­to­mas como los del cán­cer y del au­tis­mo. Es así como el in­ge­nie­ro fo­res­tal di­se­ñó una má­qui­na que pro­du­ce agua sin con­ta­mi­nan­tes. Des­de ahí, en el 2010, su hi­ja de­jó los me­di­ca­men­tos y hoy es una jo­ven sa­na.

Des­pués de ella, al me­nos mil per­so­nas han si­do beneficiadas por la fa­bri­ca­ción de la má­qui­na crea­da por el equi­po de Fresh­wa­ter, la que pro­por­cio­na un po­zo de agua ili­mi­ta­do a co­mu­ni­da­des de la zo­na nor­te del país que es­tán al­go ais­la­das. “No­so­tros so­mos la úl­ti­ma so­lu­ción don­de na­die quie­re cons­truir un al­can­ta­ri­lla­do”, cuen­ta Héc­tor Pino.

Pa­ra ins­ta­lar la má­qui­na se re­quie­ren de al me­nos seis me­ses en los que se rea­li­za un ar­duo tra­ba­jo con la co­mu­ni­dad. En ese tiem­po se re­co­no­ce la zo­na, se ca­pa­ci­ta a la gen­te en el fun­cio­na­mien­to y el cui­da­do del apa­ra­to y, por úl­ti­mo, cuan­do ya ha fun­cio­na­do un tiem­po se rea­li­za un se­gui­mien­to que de­ter­mi­na el com­por­ta­mien­to de los po­bla­do­res fren­te a es­te agen­te ex­terno. Es­te pro­ce­so es esen­cial ya que “ne­ce­si­ta­mos que la co­mu­ni­dad se em­po­de­re con el sis­te­ma y lo ha­ga su­yo”, di­ce el fun­da­dor de la or­ga­ni­za­ción.

Has­ta el mo­men­to Fresh­wa­ter man­tie­ne 30 má­qui­nas ac­ti­vas, sien­do el pue­blo de Ca­chi­yu­yo, ubi­ca­do en la Re­gión de Ata­ca­ma, la pri­me­ra lo­ca­ción que de­mues­tra la efectividad del ar­te­fac­to. Lo que en un prin­ci­pio par­tió como una ayu­da a los ni­ños del jar­dín in­fan­til lo­cal, ter­mi­nó re­per­cu­tien­do en una co­mu­ni­dad de apro­xi­ma­da­men­te 80 per­so­nas. Así es como mi­den el éxi­to de un pro­yec­to: se­gún el im­pac­to que pro­du­jo y no en cuán­tas má­qui­nas han ven­di­do.

FUN­CIO­NA­MIEN­TO

Pa­ra crear agua la má­qui­na si­gue el prin­ci­pio de con­den­sa­ción, es de­cir, captura la hu­me­dad pre­sen­te en el ai­re crean­do una nu­be que ha­ce llo­ver. Lue­go esa agua pa­sa por fil­tros que la pu­ri­fi­can y es­te­ri­li­zan eli­mi­nan­do el so­dio, clo­ro, flúor y otros quí­mi­cos. To­do es­to gra­cias una fuen­te de ener­gía, que pue­de ser eléc­tri­ca, de ba­te­rías o so­lu­cio­nes so­la­res al­ter­na­ti­vas.

Eso sí, el agua no es eter­na ya que pro­du­ce de 9 a 29 li­tros al día. “Si tú or­de­ñas a la má­qui­na como una va­ca, vas a te­ner que es­pe­rar 24 ho­ras. Tu peor es­ce­na­rio es que si tu­vis­te que con­su­mir to­da el agua, a la ma­ña­na si­guien­te vas a te­ner agua igual”, ex­pli­ca Héc­tor Pino.

Di­se­ña­da en ba­se a tec­no­lo­gía mi­li­tar, la má­qui­na pe­sa 45 ki­los, mi­de po­co más de un me­tro y me­dio y tie­ne un cos­to de un mi­llón tres­cien­tos mil pe­sos. Los ma­te­ria­les pa­ra su cons­truc­ción son fá­ci­les de con­se­guir: dos ta­blas de ma­de­ra y dos plan­chas de po­li­car­bo­na­to. “La idea es que los po­bla­do­res la re­pa­ren si se rom­pe. Un po­li­car­bo­na­to lo cor­tas con un tip top y lis­to”, señala Pino.

Fresh­wa­ter tra­ba­ja a la par con fun­da­cio­nes y em­pre­sas pri­va­das que tie­nen re­la­ción con la co­mu­ni­dad. Ade­más, tra­ba­jan con otras en­ti­da­des que fi­nan­cian el pro­gra­ma, las que sue­len ser go­bier­nos ex­tran­je­ros, fun­da­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, o em­pre­sas pri­va­das. Por el mo­men­to no tra­ba­jan con par­ti­cu­la­res ni con el Es­ta­do.

“No­so­tros so­mos la úl­ti­ma so­lu­ción don­de na­die quie­re cons­truir un al­can­ta­ri­lla­do”. Héc­tor Pino, fun­da­dor de Fresh­wa­ter.

La má­qui­na es­tá re­ves­ti­da con ma­de­ra y po­li­car­bo­na­to, pe­sa 45 ki­los y mi­de un me­tro y me­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.