Ma­ría Riot, la ac­ti­vis­ta del fe­mi­nis­mo y la pros­ti­tu­ción

Pa­ra Ma­ría Riot, ser pros­ti­tu­ta, ac­triz porno y fe­mi­nis­ta no es una con­tra­dic­ción. Es­ta ar­gen­ti­na de 25 años ex­pli­ca que cuan­do el fe­mi­nis­mo plan­tea que hay que res­ca­tar a las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les, lo que es­tá ha­cien­do es vic­ti­mi­zar a la mu­jer y qui­tán­do

La Hora - - Portada - Tex­to Em­ma An­tón Cer­da. Fo­to­gra­fía Luis Fe­li­pe Quin­ta­na S.

Des­de su ado­les­cen­cia, Flo­ren­cia se sin­tió fuer­te­men­te atraí­da por to­do lo que es­tu­vie­ra re­la­cio­na­do con la se­xua­li­dad. Por ese mo­ti­vo, ha­ce cua­tro años de­ci­dió que la for­ma en que que­ría ga­nar­se la vi­da era ca­pi­ta­li­zan­do su ero­tis­mo: des­cu­brió que el tra­ba­jo se­xual la ha­cía sentir có­mo­da, le re­sul­ta­ba fá­cil y era em­po­de­ran­te.

Aho­ra tie­ne 25 años y es co­no­ci­da como Ma­ría Riot, pe­ro su ca­rre­ra co­men­zó cuan­do usaba web­cams pa­ra ha­cer shows eró­ti­cos de for­ma gra­tui­ta, en Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na.

Po­co des­pués de in­cur­sio­nar en es­te mun­do des­cu­brió que una com­pa­trio­ta ha­cía lo mis­mo, con la di­fe­ren­cia que ga­na­ba pla­ta. Se con­tac­tó con ella y em­pe­zó a tra­ba­jar en una ofi­ci­na, como un tra­ba­jo nor­mal, en don­de mar­ca­ba ho­ra de en­tra­da y sa­li­da.

To­do cam­bió cuan­do em­pe­za­ron a pre­gun­tar­le si ha­cía en­cuen­tros en la vi­da real. Ahí em­pe­zó a ba­ra­jar la po­si­bi­li­dad de ejer­cer el tra­ba­jo se­xual como pros­ti­tu­ción. Em­pe­zó a bus­car in­for­ma­ción, es­tu­vo me­ses le­yen­do so­bre el te­ma y des­cu­brió que ha­bía un mo­vi­mien­to gran­de en Ar­gen­ti­na so­bre el par­ti­cu­lar.

“Te­nía mu­cha con­fu­sión acer­ca de la pros­ti­tu­ción y mi vi­sión es­ta­ba tam­bién afec­ta­da por lo que di­cen los me­dios de las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les, en don­de siem­pre se usan imá­ge­nes y do­cu­men­tos muy ama­ri­llis­tas so­bre el te­ma”, ex­pli­ca.

Y es que la cla­ve de la pros­ti­tu­ción, se­gún Ma­ría, es que es un tra­ba­jo como cual­quier otro; la di­fe­ren­cia ra­di­ca en que la so­cie­dad adop­ta una pos­tu­ra mo- ral so­bre la se­xua­li­dad.

“No­so­tras en­ten­de­mos a la se­xua­li­dad como una he­rra­mien­ta más de nues­tro cuer­po. Vos que sos pe­rio­dis­ta usás tus dis­cur­sos, tus pre­gun­tas. Usás tu voz, tus ma­nos pa­ra es­cri­bir; no­so­tras usa­mos nues­tro cuer­po, nues­tros ge­ni­ta­les. La di­fe­ren­cia­ción es­tá en la vi­sión mo­ral que se tie­ne con las par­tes del cuer­po que uti­li­za­mos”, di­ce.

-Uno po­dría con­si­de­rar que en la pros­ti­tu­ción la mu­jer es me­ra­men­te un ob­je­to con el cual sa­tis­fa­cer una ne­ce­si­dad. ¿Có­mo eso se con­lle­va con el fe­mi­nis­mo?

-Los que ven a la mu­jer como ob­je­to son quie­nes tie­nen que re­plan­tear­se esa vi­sión que tie­nen de los de­más. Hay mu­cha con­fu­sión acer­ca de lo que es el fe­mi­nis­mo, pe­ro tam­bién hay mu­cha so­bre lo que es el tra­ba­jo se­xual, y es­to ha si­do por­que se le ha des­hu­ma­ni­za­do y se le ha qui­ta­do a las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les la po­si­bi­li­dad de ser las pro­pias due­ñas de sus vidas y de­ci­sio­nes. Si nos va­mos a las ba­ses del fe­mi­nis­mo, que nos di­cen que ca­da mu­jer es li­bre de ha­cer lo que quie­ra con su cuer­po y su vi­da, el tra­ba­jo se­xual pue­de ser vis­to des­de una óp­ti­ca fe­mi­nis­ta.

-¿Có­mo es el tra­ba­jo y en qué paí­ses ejer­ces la pros­ti­tu­ción?

-Ca­da tra­ba­ja­dor tie­ne sus con­di­cio­nes, el pre­cio que co­bra, los ho­te­les o lu­ga­res don­de se mue­ve, y las co­sas que ha­ce o no. Hay un con­tra­to, tan­to por par­te del clien­te como de la per­so­na que ofre­ce el ser­vi­cio se­xual, que el clien­te de­be poder acep­tar pa­ra lle­var a ca­bo el en­cuen­tro. Lo bueno del tra­ba­jo se­xual es que uno lo pue­de ejer­cer ge­ne­ral­men­te en cual­quier lu­gar, aun­que de­pen­de del país, por­que hay dis­tin­tas le­yes que ha­cen que uno ten­ga que ejer­cer de una ma­ne­ra más clan­des­ti­na o no. Ar­gen­ti­na es como el lu­gar prin­ci­pal, don­de ten­go más clien­tes, pe­ro he tra­ba­ja­do tam­bién en Es­pa­ña, Ho­lan­da y en Chi­le. -¿Qué es lo peor del tra­ba­jo se­xual? -Lo ma­lo no es por el tra­ba­jo se­xual en sí, sino por las co­sas que es­tán al­re­de­dor, como la po­li­cía que co­bra coimas a las

“Mu­chas per­so­nas se ofen­den por las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les y en la no­che mi­ran porno, cuan­do es­tán vien­do tra­ba­ja­do­ras se­xua­les en su pan­ta­lla”.

“En Chi­le fal­ta mu­cho aún pa­ra qui­tar un po­co es­ta mo­ra­li­na, hay mu­cha re­li­gión pre­sen­te que ha­ce que se si­gan man­da­tos y nor­mas que no son cues­tio­na­das en nin­gún mo­men­to”.

tra­ba­ja­do­ras se­xua­les o la gen­te que se apro­ve­cha por­que es un tra­ba­jo que no es­tá des­cri­mi­na­li­za­do. No sé có­mo es la si­tua­ción en Chi­le, pe­ro en Ar­gen­ti­na al me­nos no es ile­gal, pe­ro no es­tá re­co­no­ci­do como un tra­ba­jo, en­ton­ces no po­de­mos ano­tar­nos pa­ra apor­tar y te­ner una ju­bi­la­ción. Mu­chas tra­ba­ja­do­ras cuan­do en­ve­je­cen se que­dan sin poder ha­cer na­da.

-Lue­go de la pros­ti­tu­ción pa­sas­te a la in­dus­tria porno. ¿Có­mo se dio ese cam­bio?

-Con el pa­so del tiem­po des­cu­brí que exis­tía el porno fe­mi­nis­ta, que era otra for­ma de ha­cer porno o que al me­nos ha­bía gen­te tra­tan­do de ofre­cer otra al­ter­na­ti­va a la por­no­gra­fía. Me in­tere­só y em­pe­cé a con­tac­tar pro­duc­to­ras, por lo que tu­ve que via­jar a Es­pa­ña y em­pe­cé a tra­ba­jar ahí. -¿Có­mo es el porno fe­mi­nis­ta?

-Ha­ce hin­ca­pié en el buen tra­to y en con­di­cio­nes jus­tas la­bo­ra­les pa­ra quie­nes tra­ba­jan en él. Ade­más, de­fien­de la di­ver­si­dad de cuer­pos, que en el porno con­ven­cio­nal, si es­tán, son vis­tas como fe­ti­che o ba­jo una eti­que­ta con la que no

es­ta­mos de acuer­do. Por ejem­plo, a las per­so­nas trans se las eti­que­ta con el tér­mino she­ma­le, que es muy dis­cri­mi­na­dor pa­ra ellas, pe­ro el porno lo usa pa­ra ven­der. Con el porno fe­mi­nis­ta se ha­ce una in­clu­sión de las per­so­nas trans des­de un lu­gar nor­mal, pa­ra que pue­dan par­ti­ci­par sin ser eti­que­ta­das como fe­ti­che. -¿Te re­co­no­cen mu­cho en la ca­lle?

-Me pa­sa mu­chas ve­ces que voy en el sub­te, pe­ro en ge­ne­ral no me sa­lu­dan, me es­cri­ben lue­go por in­ter­net di­cién­do­me que me vie­ron. La gen­te que me re­co­no­ce y me sa­lu­da me di­ce co­sas muy bue­nas, me agra­de­cen por la mi­li­tan­cia o por­que les he he­cho cam­biar su vi­sión so­bre el tra­ba­jo se­xual. Tam­bién agra­de­cen mu­cho el tra­ba­jo que ha­ce­mos en Am­mar (Aso­cia­ción de Mu­je­res Me­re­tri­ces de la Ar­gen­ti­na). Igual a ve­ces me da un po­co de ti­mi­dez y no sé qué de­cir, pe­ro sí me pa­sa. -¿Tu fa­mi­lia sa­be a lo que te de­di­cas?

-Me lle­vó un tiem­po poder de­cír­se­lo a al­gu­nas per­so­nas que eran mis ami­gos más ín­ti­mos, que yo sa­bía que es­ta­ban abier­tos a es­cu­char­me y a en­ten­der­lo. Con el pa­so del tiem­po mis pa­dres tam­bién se en­te­ra­ron y la ver­dad es que su res­pues­ta fue mu­cho me­jor que la que es­pe­ré, des­de el primer mo­men­to me apo­ya­ron y me di­je­ron que yo te­nía que ha­cer lo que a mí me hi­cie­ra fe­liz. Sé que soy muy afor­tu­na­da por­que hay mu­chas com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros que le tie­nen que men­tir a la fa­mi­lia o sus fa­mi­lias no acep­tan su tra­ba­jo, en­ton­ces sé que en ese sen­ti­do ten­go mu­cha suer­te. -¿Crees que en La­ti­noa­mé­ri­ca hay una do­ble mo­ral so­bre la se­xua­li­dad?

-Hay mu­cha hi­po­cre­sía: pa­ra mu­chas per­so­nas que al­guien fa­mo­sa en la te­le mues­tre su es­co­te es al­go nor­mal, pe­ro cuan­do una ca­mi­na por la ca­lle y mues­tra

un po­co más de lo es­pe­ra­do ya es­tá ca­ta­lo­ga­da como pu­ta, lo que es con­si­de­ra­do un in­sul­to. Si el es­tig­ma a las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les no existiera, no se tra­ta­ría de pu­ta a las mu­je­res que se vis­ten como quie­ren o que tie­nen se­xo como quie­ren. Por eso tam­bién nos de­ci­mos pu­tas a no­so­tras mis­mas, pa­ra qui­tar­le esa ne­ga­ti­vi­dad que tie­ne la pa­la­bra y apro­piár­nos­la. Hay mu­cho con­ser­va­du­ris­mo.

-Aho­ra vi­ves en Bue­nos Ai­res y cons­tan­te­men­te via­jas a Bar­ce­lo­na, pe­ro a ve­ces pa­sas a Chi­le. ¿Tie­nes pen­sa­do ha­cer ac­ti­vis­mo aquí?

-En Chi­le fal­ta mu­cho aún pa­ra qui­tar un po­co es­ta mo­ra­li­na, hay mu­cha re­li­gión pre­sen­te que ha­ce que se si­gan man­da­tos y nor­mas que no son cues­tio­na­das en nin­gún mo­men­to. Jo­sé Car­los Henríquez (tra­ba­ja­dor se­xual chi­leno y au­tor de #So­yPu­to) em­pe­zó ha­ce unos años a mi­li­tar por el tra­ba­jo se­xual y eso ha re­vo­lu­cio­na­do Chi­le. Lo que nos gus­ta­ría es poder lle­gar y ayu­dar a que eso si­ga pa­san­do, nos gus­ta­ría ha­cer char­las en Santiago, Val­pa­raí­so y en los lu­ga­res que nos in­vi­ten pa­ra em­pe­zar a plan­tear el de­ba­te de tra­ba­jo se­xual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.