Con­tác­te­nos: 2550 76 07

La Hora - - Tiempo Libre -

“Es ab­sur­do”. Esas dos pa­la­bras usa la be­lla Eli­za­beth Mi­not­ta pa­ra ca­li­fi­car al­go que le gus­ta mu­cho. Tras cua­tro me­ses en Chi­le la pro­ta­go­nis­ta de La co­lom­bia­na de­cla­ra: “Las ma­chas me en­can­ta­ron, pa­re­ce que la tem­pe­ra­tu­ra del agua de su mar ha­ce que los ma­ris­cos sean tan ri­cos. Pe­ro el sal­món que tie­nen es ab­sur­do, es que no me lo creo, es de­li­cio­so, el me­jor que he co­mi­do en mi vi­da”. Sen­ta­da en una van que la lle­va del ma­ti­nal de TVN rum­bo al Ca­sino de Vi­ña del Mar, la ac­triz de­ja fluir su sim­pa­tía, pa­tri­mo­nio de su na­tal Me­de­llín. “Nues­tro ca­ris­ma pue­de pa­sar por co­que­te­ría”, di­ce pa­ra abor­dar la dis­cri­mi­na­ción con­tra el in­mi­gran­te, te­ma cen­tral de la te­le­se­rie que pro­ta­go­ni­za jun­to a Fe­li­pe Braun y que su­ce­de­rá a El ca­mio­ne­ro a las 20 ho­ras. “A las pai­sa (co­mo le di­cen a las na­ci­das en Me­de­llín) nos pasa in­clu­so den­tro de Co­lom­bia. Co­mo no­so­tras so­mos más ca­ris­má­ti­cas, cuan­do yo me fui a Bo­go­tá los hom­bres creían que les estaba co­que­tean­do. Por eso creo que ha­blar en ge­ne­ral de un país es com­pli­ca­do. Por­que so­mos in­di­vi­duos y ge­ne­ra­li­zar nos qui­ta esa po­si­bi­li­dad. Hay mu­chas co­lom­bia­nas que son se­rias y no es­tá mal, es su for­ma de com­por­tar­se, por eso es bueno que la te­le­se­rie nos mues­tre que es un pre­jui­cio”, ex­pli­ca. La no­che del vier­nes, tras la ga­la de Vi­ña, a la que asis­tió en re­pre­sen­ta­ción de TVN jun­to al ac­tor Eyal Me­yer, Mi­not­ta dur­mió cua­tro ho­ras y lue­go de pa­sar por el set del Muy bue­nos días re­gre­só a San­tia­go. “Lo pa­sé muy bien, fui mi pri­me­ra al­fom­bra ro­ja. Y en mi ca­so no hu­bo tan­ta pre­pa­ra­ción, gra­bé ayer (jue­ves pa­sa­do) mu­chas es­ce­nas y me vi­ne a Vi­ña. Apos­ta­mos a al­go sen­ci­llo, por­que no po­de­mos ob­viar los in­cen­dios, por­que las cir­cuns­tan­cias so­cia­les son más im­por­tan­tes que cual­quier even­to. Por eso te­nía­mos una cin­ta ver­de co­mo es­pe­ran­za de que Chi­le pue­da re­cu­pe­rar sus tie­rras”, cuen­ta. Ca­da in­ter­ven­ción de es­ta in­tér- pre­te, que aca­ba de re­ci­bir una no­mi­na­ción en Co­lom­bia a los pre­mios In­dia Ca­ta­li­na co­mo ac­triz re­ve­la­ción, es muy cui­da­da, muy re­fle­xi­va, to­ma tiem­po y res­pon­de. “Yo los ad­mi­ro por la te­na­ci­dad, por sa­lir ade­lan­te des­pués de ca­da tra­ge­dia. Es co­mo si us­te­des di­je­ran next, bo­rrón y cuen­ta nue­va con sus te­rre­mo­tos y desas­tres”. -¿Qué po­de­mos apren­der so­bre los in­mi­gran­tes en La co­lom­bia­na? -A te­ner un co­no­ci­mien­to de que ser ex­tran­je­ro no im­pli­ca una per­so­na­li­dad, sal­vo as­pec­tos que for­man par­te de una cul­tu­ra. An­tes que co­lom­bia­na soy hu­ma­na y con eso me co­nec­to más con los chi­le­nos, ve­ne­zo­la­nos y el res­to del mun­do. No entiendo por qué nos te­ne­mos que pri­var de ver a otro so­lo por un pre­jui­cio. -¿Qué has he­cho en San­tia­go des­pués de las gra­ba­cio­nes? -En San­tia­go he sa­li­do a ca­mi­nar y es­toy enamo­ra­da de la ar­qui­tec­tu­ra de us­te­des, es­tán avan­za­dos en los es­pa­cios pú­bli­cos. Hay par­ques, la gen­te mon­ta en bi­ci, me pa­re­ce una ciu­dad or­ga­ni­za­da y se no­ta el gus­to por los de­ta­lles, a mí me enamo­ra, lle­vo cua­tro me­ses, no sé có­mo se­rá ya ins­ta­la­da, qui­zás si ha­bla­mos des­pués te cuen­to otras co­sas. -¿Cuán­to le ayu­da a una ac­triz ser gua­pa? -Cuán­to le sir­ve a una per­so­na ser gua­pa es una co­sa, cuán­to le sir­ve a una ac­triz es otra y no sé si le sir­ve mu­cho. Una bue­na ac­triz sa­be ver­se gua­pa o fea si así lo ame­ri­ta el rol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.