La cri­sis del te­nis chi­leno: hay me­nos de la mi­tad de ju­ga­do­res que ha­ce una dé­ca­da

La fal­ta de re­fe­ren­tes, la jor­na­da es­co­lar com­ple­ta y la la­bor de las aca­de­mias, son al­gu­nos de los fac­to­res de la cri­sis.

La Hora - - Por­ta­da - Ga­briel Ar­ce Gra­ni­zo

El año 2013, el re­ti­ro de Fer­nan­do Gon­zá­lez y Ni­co­lás Mas­sú mar­ca­ba el fin de la épo­ca do­ra­da, el pe­río­do más exi­to­so en la his­to­ria del te­nis chi­leno. En me­dio del re­cam­bio y tras una dé­ca­da del peak en la can­ti­dad de te­nis­tas, hoy el cir­cui­to in­terno lu­ce de­sola­do, con me­nos de la mi­tad de jó­ve­nes ju­gan­do el de­por­te blan­co.

“Pa­ra mí el te­nis chi­leno es­tá en cri­sis. En­tre el año 2006 y 2007 te­nía­mos un uni­ver­so de 6 mil chi­cos ju­gan­do te­nis. En la ac­tua­li­dad de­ben ha­ber mil 600 en to­tal. Eso es cri­sis”, di­ce Fer­nan­do Fa­rías, psi­có­lo­go de­por­ti­vo que lle­va más de 12 años tra­ba­jan­do en el de­por­te.

Se­gún es­ti­ma­cio­nes de la Fe­de­ra­ción de Te­nis, el año 2006 ha­bía cer­ca de 1.400 ju­ga­do­res dispu­tan­do tor­neos li­ga­dos a la Fe­tech, en­tre cam­peo­na­tos sa­té­li­te del cir­cui­to na­cio­nal (G1, G2 y G3) y tor­neos fu­tu­ros. Hoy la ci­fra se­ría de apro­xi­ma­da­men­te 600 te­nis­tas a ni­vel na­cio­nal.

“La ba­ja se no­ta bas­tan­te, so­bre to­do en el ca­so de los ni­ños. Me to­ca ver a chi­cos ju­gar en las can­chas y aho­ra hay mu­chos me­nos. Acá es­tá de­sola­do”, se­ña­la el can­che­ro del Es­ta­dio Na­cio­nal Fer­nan­do Re­bo­lle­do (36). “Lle­vo 17 años tra­ba­jan­do en el te­nis y se no­ta que en la épo­ca del Chino Ríos, Gon­zá­lez y Mas­sú se ju­ga­ba más. Cuan­do lle­gué al Es­ta­dio Na­cio­nal ha­ce cin­co años ve­nían co­mo 60 chi­cos a ju­gar en ve­rano, un día co­mo hoy de­ben ve­nir unos 20”, agre­ga.

CAU­SAS DE LA DE­BA­CLE

Pa­re­ce di­fí­cil de pen­sar que uno de los de­por­tes más exi­to­sos del país, sino el más, ten­ga es­te os­cu­ro pre­sen­te tras una épo­ca tan fruc­tí­fe­ra en tér­mi­nos de re­sul­ta­dos: cua­tro me­da­llas olím­pi­cas, un nú­me­ro uno del mun­do, dos cam­peo­na­tos mun­dia­les por equi­pos en Düs­sel­dorf y múl­ti­ples se­ries ga­na­das en Co­pa Da­vis. Sin em­bar­go, y en me­dio de una épo­ca de re­cam­bio, va­rios sin­di­can a la fal­ta de re­fe­ren­tes, la po­ca cul­tu­ra de­por­ti­va e in­clu­so a la jor­na­da es­co­lar com­ple­ta obli­ga­to­ria.

“Hu­bo una épo­ca con el Chino, Mas­sú y Gon­zá­lez en que el au­ge lle­vó a los pa­dres a ver en sus hi­jos te­nis­tas una po­si­bi­li­dad de ser mi­llo­na­rios al ver el re­fle­jo de esos exi­to­sos te­nis­tas. Hu­bo mu­chos ni­ños de­di­ca­dos, pe­ro aho­ra se achi­có mu­cho el uni­ver­so”, afir­ma An­drés Vás­quez, je­fe téc­ni­co de la es­cue­la de te­nis de la Cor­po­ra­ción Es­ta­dio Na­cio­nal.

“Te­ne­mos el te­ma de que nos que­da­mos sin re­fe­ren­tes, ya no exis­te el quie­ro ser co­mo. Por otro la­do te­ne­mos el ré­gi­men es­co­lar que no fa­vo­re­ce en na­da a que un ni­ño prac­ti­que al­gún de­por­te”, aña­de el en­tre­na­dor.

“És­te fue uno de los de­por­tes que se vio más afec­ta­do por la ins­tau­ra­ción de la Jor­na­da Es­co­lar Com­ple­ta. Mu­chos chi­cos han de­ja­do de ha­cer te­nis por eso. Hay com­pe­ten­cia con otros de­por­tes que tie­nen ho­ra­rios más có­mo­dos, es­pe­cial­men­te pa­ra otros pa­dres”, se­ña­lan fuen­tes de la Fe­de­ra­ción.

“El co­le­gio no te ge­ne­ra la po­si­bi­li­dad de que los ni­ños va­yan des­cu­brien­do de­por­tes. Ne­ce­si­ta­mos de una gran ma­sa crí­ti­ca de ni­ños prac­ti­can­do te­nis pa­ra que sal­gan nue­vos te­nis­tas”, pro­po­ne Fa­rías.

“Si tú me­jo­ras el ni­vel, eso te obli­ga a de­jar de par­ti­ci­par en el co­le­gio. El sis­te­ma tra­di­cio­nal que te­nía­mos an­tes no era así y fo­men­ta­ba que más gen­te ju­ga­ra”, com­ple­men­ta Vás­quez.

“An­ti­gua­men­te los clu­bes eran for­ma­do­res de te­nis­tas, en al­gún mo­men­to apa­re­cie­ron aca­de­mias es­pe­cia­li­za­das que se lle­va-

me­nos de te­nis­tas des­de 2006 hay se­gún las apro­xi­ma­cio­nes de la Fe­de­ra­ción.

ron el grue­so de la for­ma­ción y las es­cue­las se de­sen­ten­die­ron del al­to ren­di­mien­to pa­ra pa­sar a ser clu­bes so­cia­les”, se­ña­lan des­de la Fe­de­ra­ción.

“Nor­mal­men­te su­ce­de que las mar­cas y las in­ver­sio­nes lle­gan cuan­do se es ren­ta­ble. Hoy el te­nis no lo es pa­ra la te­le­vi­sión, las mar­cas, la ra­dio y ni si­quie­ra pa­ra los clu­bes”, di­ce el psi­có­lo­go de­por­ti­vo Fa­rías. “Con es­te pro­ble­ma, los pri­me­ros en aban­do­nar son las aca­de­mias. Por un te­ma de cos­tos mu­chas es­cue­las se ce­rra­ron”, aco­ta por su par­te Vás­quez.

“Nos que­da­mos sin re­fe­ren­tes, ya no exis­te el quie­ro ser co­mo”. An­drés Vás­quez, en­tre­na­dor del Es­ta­dio Na­cio­nal.

“Hoy el te­nis no es ren­ta­ble pa­ra na­die, ni si­quie­ra pa­ra los clu­bes” Fer­nan­do Fa­rías, psi­có­lo­go de­por­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.